Xavier Rambla Sociologia

Altre lloc Blogs.uab.cat

Archive for abril, 2012

abr. 17 2012

¿Una política educativa basada en la evidencia?

El debate sobre la aplicación de la investigación científica a las políticas públicas ha llegado a la educación. ¿Es posible determinar qué medidas funcionan en la distribución de recursos, la organización de las escuelas, la articulación entre programas educativos y sociales, o bien otras áreas que afectan a la educación?

Hoy en día se extiende el interés por las iniciativas que se apoyan en una respuesta afirmativa y tajante a esta pregunta. Puesto que disponemos de indicadores muy sofisiticados sobre el aprendizaje cognitivo, y es posible desagregar las correlaciones estadísticas teniendo en cuenta los efectos derivados de las características individuales, de las interacciones en un aula, de los tipos de escuela, y de los distintos barrios, afirman los defensores de esta respuesta, es también posible medir con suficiente rigor la contribución de un profesor, de una escuela o de un programa concreto al aprendizaje del alumnado. Incluso es posible determinar qué valor añaden a este aprendizaje comparando los rendimientos académicos antes y después de una determinada intervención. El video Evidence-Based Education resume esta posición.

También se ha propuesto una respuesta afirmativa basada en métodos cualitativos. El objetivo en este caso no es tanto medir la contribución específica de un programa como favorecer el aprendizaje entre iguales. Si la comunidad profesional especializada en una cuestión llega a un amplio acuerdo sobre las “buenas prácticas” en este ámbito, todos los participantes aprenden nuevos métodos de trabajo por el simple hecho de reconocer cuáles son estas buenas prácticas y en qué circunstancias se han llevado a cabo. Por ejemplo, este es el método adoptado por el Knowledge System for Lifelong Learning de la Unión Europea para buscar soluciones “basadas en la evidencia” al problema del abandono escolar prematuro.

Finalmente un tercer enfoque sugiere una respuesta mucho más matizada. Tal como ha puesto de relieve la sociología de la ciencia, no es fácil desentrañar los intereses científicos de los intereses políticos que influyen en el conocimiento. La presencia de los segundos no anula la validez científica de un estudio, sino que ayuda a enteder el entorno histórico en que se han formulado las preguntas, diseñado las investigaciones e interpretado los hallazgos. Esta doble implicación de la evidencia científica es todavía más acusada en los estudios dedicados a cuestiones donde la incertidumbre es muy elevada, como ocurre con gran parte de programas educativos e innovaciones pedagógicas. En este contexto, por tanto, es imprescindible considerar qué “teoría del cambio” adopta cada programa, qué intereses científicos y políticos alientan esta aproximación al tema, qué aspectos de esta teoría se apoyan en conclusiones sólidas de las investigaciones especializadas (no sólo de las evaluaciones del programa) y qué impactos provocan las intervenciones que comparten una misma “teoría del cambio”. La propuesta de Ray Pawson, en el sentido de elaborar una “síntesis realista” de las evaluaciones, precisamente apunta en este sentido. El equipo de estudio especializado en Globalisation, Education and Societies de la Universidad de Bristol ha analizado desde esta perspectiva las prácticas sociales, ideas, conflictos y decisiones políticas que están tejiendo la llamada “europeización” de la política educativa.


No hi ha comentaris

abr. 06 2012

Desigualtats socials

La distribució dels recursos és desigual quan les persones no disposen de les mateixes oportunitats per viure molts anys, tenir uns ingressos mínims, exercir una feina digna o finalitzar l’educació secundària. L’estudi de les desigualtats abasta molts temes per tal com ha de tenir en compte les capacitats humanes bàsiques (seguretat, salut, pensament, autonomia, etcètera) i les recursos necessaris perquè tothom desplegui aquestes capacitats (ingressos, ocupació, sistema sanitari, ensenyament, formació al llarg de tota la vida, urbanisme, etcètera). En conseqüència, encara que l’estudi de les desigualtats econòmiques d’ingrés permet veure les desigualtats socials, cal tenir en compte que tan sols pot captar una part d’aquest problema social.

Podeu aproximar-vos a les desigualtats socials tot comparant països de la Unió Europea o municipis de la província de Barcelona. L’Institut d’Estadística de la UE (EUROSTAT) us proporciona l’Índex de Gini, que té un valor més elevat allà on les desigualtats d’ingrés són més agudes. A partir d’aquesta informació, per exemple, sovint es busquen les pistes a favor i en contra de les diferents hipòtesis sobre si la política social aconsegueix reduir la pobresa.

Però també podeu fer un cop d’ull a la taxa d’atur registrat i a la renda familiar disponible per càpita dels municipis de Barcelona, tal com recull la base de dades HERMES de la Diputació de Barcelona. Per exemple, per què la taxa d’atur registrat és del 13,40% a Barcelona però és molt superior en municipis com Berga, Igualada, Mataró o Terrassa? O bé, els homes i les dones pateixen la mateixa taxa d’atur registrat a tot arreu? Varia la seva taxa d’atur segons l’edat?


No hi ha comentaris