Apps para organizarte mejor en tu pyme

Recientemente hemos empezado a colaborar con un cliente que nos reportaba la dificultad a la que se enfrenta para que el trabajo relativo a marketing salga adelante.

Plazos que no se cumplen, promociones que caducan antes de darle difusión, eventos importantes a los que no llegan a tiempo… Y tras analizar sus procesos vimos que el problema se fundamenta en la dificultad para organizarse internamente.

Puede parecer una cosa trivial o poco importante, pero para muchas empresas pequeñas que experimentan un gran crecimiento acelerado, puede ser un talón de Aquiles.

Así que en este post te traigo las herramientas y apps que usamos e implementamos para organizar el trabajo de comunicación y marketing. Esto permite a los equipos centrarse en lo que es realmente importante y potenciar al máximo sus acciones.

G Suite

Es la propuesta de Google que te permite tener centralizadas todas las funcionalidades más habituales que todo negocio necesita.

Para nosotros es una herramienta fundamental puesto que es una de las suites más completa y mejor integradas que existen.

Las apps que más utilizamos son:

  • Correo electrónico: probablemente Google cuenta con el mejor cliente de correo del mercado actual. Con la Suite de Google puedes usar tu Gmail de siempre con tu propio dominio, dando una imagen mucho más profesional. Además, te permite configurar recordatorios, programar envíos y emails de seguimiento a tu medida.
  • Calendario: la integración del correo electrónico con Google Calendar funciona como un reloj suizo para que no se te pase nada. Además, su app de calendario funciona perfectamente en todos los móviles Android, permitiéndote ver en una sola vista tus eventos personales y profesionales.
  • Almacenamiento en la nube: con la suite de Google adquieres más espacio en tu Google Drive. Para mí, es la herramienta más potente de todas junto al correo, puesto que las opciones de compartir y editar documentos con mis colaboradores es algo crucial en mi día a día.
  • Documentos de Google: sus apps de procesamiento de texto y de hojas de cálculo son excelentes y no tienen nada que envidiar a las que habitualmente usamos. Además, la edición online te permite ahorrar tiempos de carga y que tu ordenador vaya más relajado.
  • Chat interno: chatea con todos los miembros de tu empresa desde tu bandeja de correo electrónico. Más rápido y cómodo. Puedes realizar además videollamadas desde el propio chat.

Si te interesa la Suite de Google tienes el plan más básico a un precio más que razonable por todo lo que ofrece. Compara sus planes aquí.

Asana

Se trata de una App disponible tanto para escritorio como para móvil que te permite implementar procesos basados en las metodologías de trabajo ágil.

Puedes crear equipos de trabajo que pueden estar involucrados en diferentes proyectos. Cada proyecto se compone de tareas, que puedes organizar como más te convenga.

Nosotros por ejemplo los organizamos por columnas, siendo cada columna un estado diferente por el que pasa una tarea. Por ejemplo:

  • Backlog: columna donde vamos poniendo las tareas a medida que surgen.
  • Agendada: cuando una tarea tiene una fecha de entrega. Además, se le puede asignar a una persona del equipo.
  • En progreso: cuando alguien está trabajando en esa tarea. De esta forma todo el equipo puede ver que ya se está tratando este tema.
  • A revisar: cuando una tarea está finalizada pero requiere revisión por un superior o colaborador.
  • Publicada: cuando la tarea ya está publicada.

Asana dispone de plan gratuito y planes de pago. Aquí puedes comparar sus características.

Trello

Una versión más sencilla de Asana pero que te permite implementar metodologías ágiles igualmente.

En nuestro caso, la usamos durante un tiempo, pero con la colaboración de equipos más grandes vimos más completa la propuesta de Asana.

Trello también dispone de diferentes planes, uno de ellos es gratuito.

WeTransfer

Se trata de una herramienta de envío de archivos en la nube. Te permite enviar grandes archivos de hasta 2gb (con la versión gratuita) y que el receptor tenga X días para descargarlo. Tras esos días, se elimina el archivo.

Es muy útil para trabajar con clientes o colaboradores esporádicos. Les envías los archivos y te olvidas, básicamente.

Cuando el receptor descarga el archivo, recibes una notificación indicándote que ya se ha descargado el archivo.

Si está a punto de caducar pero el receptor no lo ha descargado, también se envía un aviso a ambos.

De nuevo, se trata de una app que tiene varios planes de precios. También dispone de uno gratuito.

GoCardLess

Aunque esta App no es estrictamente organizativa, la considero un time saver esencial. Se trata de un servicio de pagos online que te permite olvidarte de estar reclamando al cliente el pago de una factura, sea puntual o recurrente.

Además, te permite obtener enlaces para que el cliente te pague directamente online con su tarjeta bancaria.

En todo caso, me parece una herramienta indispensable que nos ahorra un tiempo muy valioso que podemos estar dedicando a cosas que nos reporten más beneficio.

En este caso, GoCardless es una herramienta de pago solamente, sin versión gratuita. Echa un vistazo a su web.

Tu turno

¿Cual es tu App favorita para organizarte y ahorrar tiempo? ¿Conocías todas las que te he presentado? ¡Déjame tus comentarios!

3 razones por las que no tener blog

Parece que hoy en día tener un blog es obligatorio. Como si no tenerlo te convierte en un perdedor, o al menos en menos trendy aún que no tener Netflix.

Sin embargo, nosotros creemos que para la mayor parte de las empresas (eso es, pequeñas y medianas), un blog no tiene ningún sentido.

La página web de una empresa debe transmitir confianza y profesionalidad. A menudo, que esa web tenga un apartado de blog juega en contra de ello.

¿Por qué es mejor no tener un blog?

En Tips de Marketing Online hemos detectado tres razones. Para asegurarnos que son casos frecuentes, hemos contactado con Carolina López, antigua alumna de la UAB y diseñadora en Artilet, agencia de diseño web en Barcelona.

Carolina nos ha indicado que, efectivamente, las situaciones que explicamos a continuación se dan a menudo y que, además, ella también desaconsejaría tener un blog dado el caso.

#1 No tendrá continuidad

Muchos negocios aprovechan el proceso de diseño de su nueva página web para incorporar -sí o sí- un blog.

Tienen clarísimo que van a mantenerlo al día, que escribiran cada poco tiempo para que el blog no parezca muerto. Hay quien se emociona y habla de escribir cada semana e incluso cada pocos días.

¿Sabes qué es lo curioso?

Que mientras dicen eso, tienen su página de Facebook abandonada. Y eso, a menudo, es premonitorio.

No es fácil ponerte a escribir un blog. Además, no es solamente cuestión de encontrar tiempo.

Escribir requiere planificación. Por mucho que te sientes en una silla no vas a teclear sin parar hasta finalizar tu artículo.

Antes de escribir debes tener claro lo siguiente:

  • La temática: ¿sobre qué vas a escribir?
  • El lector: ¿quién te va a leer?
  • El objetivo: ¿qué espera obtener el lector de tu artículo?

Determinar esto lleva tiempo, sobretodo si no mucha experiencia previa en blogging.

Pero imaginemos que por la razón que sea tú tienes la respuesta a esas preguntas, bien porque conozcas a fondo a tu cliente, bien porque le hayas dedicado ya tiempo a la planificación.

¿Sabes de qué vas a darte cuenta?

Escribir, a menudo, es aburrido.

Habitualmente, quien se encarga de redactar artículos de blog en un negocio cualquiera no tiene como cometido principal dicha tarea. Ni siquiera se trata de una persona que en su día a día figura escribir textos.

¿Quién suele escribir las entradas de blog en una PYME?

El que se «encarga» de la temática del artículo. Por ejemplo, ¿queremos hablar de novedades? Pues que lo escriba el comercial. ¿Vamos a tratar la mejor forma de conservar el producto? Que se encargue el de atención al cliente.

¡Eso cuando no es el propietario del negocio el que escribe sobre cualquier cosa!

La cuestión es que esas personas pueden tener el conocimiento e incluso ser expertos en la materia. No obstante, otro tema es poner negro sobre blanco.

No todo el mundo sirve para escribir. Y eso se descubre pronto. Cuando tienes que escribir sí o sí, por obligación, sin que te guste, vas construyendo una resistencia a hacerlo.

Y eso, el blog, lo acaba notando.

Redactar, también, es desagradecido

Son muchas las personas que, a pesar de las dificultades, lo ponen todo en los artículos de blog que escriben.

¿Y para qué? Mayormente, para que lo lean, como suele decirse, cuatro gatos.

La audiencia que tiene una PYME es muy limitada. Al menos al principio. Sobretodo si su web no está optimizada para SEO y jamás aparecerá en buena posición en los resultados de Google para consultas relacionadas.

Cuando uno escribe varios blogposts y no recibe feedback de ninguna forma, ni sabe qué tipo de repercusión han tenido, viene el cansancio: ¿por qué me mato a escribir algo chulo para nada?

Llegados a este punto, muchos empiezan a dejarlo, tanto en frecuencia de publicaciones, como en calidad. Finalmente, lo dejan y poco tiempo debe pasar para que el blog parezca muerto con un pasado glorioso.

#2 No será de interés

Por lo que hemos podido ir viendo, las empresas catalanas y españolas no escriben en su blog para educar a su audiencia, tal y como sugiere la buena prazis.

Al revés: usan el blog como altavoz comercial. Dicho de otra forma, se miran el ombligo.

A ver si este tipo de artículos te suenas:

  • Anuncio de asistencia a eventos.
  • Nuevo servicio o producto.
  • Por qué debes comprar mi producto / mi producto es el mejor.
  • Felices fiestas / Nos vamos de vacaciones.
  • Tenemos nueva web.

¿Verdad que has visto varios artículos que tienen esta temática?

Cuando se trata de tu empresa, entendemos que hagan ilusión y quieras contárselo a todo el mundo.

Sin embargo, estamos seguros que cuando lees esto sobre otros, a menudo no te importa un pimiento.

Estos acontecimientos, aunque importantes, no deberían figurar en el blog (sí en las redes sociales por ejemplo). Desgraciadamente, muchas empresas no lo ven o entienden así y llegan a llenar su blog de notícias de consumo interno.

#3 No estará (bien) trabajado

Este, según Carolina, es el motivo más evidente por el que no tener un blog.

Un blogpost, como toda pieza escrita, debe estar mínimamente trabajado:

  • Una introducción.
  • Un desarrollo.
  • Una conclusión.

Parece obvio, ¿verdad?

Pues muchas empresas no emplean esta estructura simple de toda pieza escrita.

Pero hay más requisitos para que un artículo funcione bien:

  • Debe tener en cuenta las necesidades del lector: su problema o motivación, así como su deseo de solventarlo o satisfacerla.
  • Usar un lenguaje directo y sencillo.
  • Que las frases y párrafos se entrelacen con palabras de transición.
  • Unos títulos que reflejen bien el contenido que hay en ellos.
  • Un formato que haga más fácil la lectura y la identificación de la información más relevante: negritas, listados, etc.

De nuevo, la praxis indica que las empresas no contemplan seguir estos requisitos.

Por ejemplo, muchas usan un lenguaje técnico que creen les hace parecer expertas en la materia pero solo las hace distantes.

Blog de empresa: ¿sí o no?

En Tips de Marketing Online estamos muy a favor de los blogs. Pero de aquellos que sean útiles para el lector y provechosos para el autor.

Si por alguna razón tu empresa no puede tener un buen blog, lo mejor es que no lo tenga.

No solamente no tiene nada de malo no tener un blog: es mejor no tenerlo a tener uno malo.

Si es tu caso, recomendamos que todo el tiempo y la energía que invertirías en un blog lo dediques a tener una buena página web.

¿Qué te parece? ¡Déjanos un comentario con tu opinión!

5 formas de conseguir más fans en una página de Facebook

Cuando uno se dispone hoy en día a crear una nueva página en Facebook ya tiene información suficiente para que la misma se vea bien.

¿El problema?

El contador de fans está a cero. Puede que el mismo creador le haya hecho like para inaugurar la cifra.

Hay dos cosas importantes para que una página de Facebook funcione:

  • Generar contenido interesante y de forma contínua.
  • Aumentar el número de fans o seguidores de la página.

Uno sin otro no tienen sentido.

Por un lado, por muchos fans que puedas conseguir, si no eres capaz de compartir con ellos algo que les interese, perderás seguidores, disminuirá tu alcance y tu página parecerá muerta (pobre engagement).

Por otro lado, aunque generes el mejor contenido de tu sector, si no eres capaz de conseguir fans para tu página de Facebook, no estarás haciendo otra cosa que perder el tiempo y quedarme cartuchos.

Trucos para aumentar los fans en una página de Facebook

#1 – Invitar a tus amigos (el decepcionante)

invitar amigos like pagina facebook

Esta forma de lograr más Me gusta es la más evidentente.

De hecho, el mismo Facebook te la aconseja tan pronto tienes publicada tu página.

Como positivo está que no cuesta dinero, invitar a tus amigos es totalmente gratuito.

Como (gran) punto negativa está el hecho de que conseguirás pocos resultados. Parece mentira pero tus amigos no están por la labor de ser fans de tu negocio.

Nuestro consejo es que los invites y que personalices el mensaje para que parezca escrito por ti, en vez de la frase por defecto que envía Facebook si no rellenas ese apartado.

Pero no tengas ningún tipo de expectativas. Si consigues obtener más amigos que se hagan fans que dedos en las manos tienes, ¡date por super satisfecho!

#2 – Comprar seguidores en Facebook (el peor)

Existen muchas páginas que ofrecen el servicio de venta de fans para páginas de Facebook.

La tentación es grande. En unos clics, por un precio atractivo y en cuestión de horas, podrías tener miles de fans en tu página.

¿El problema?

Las personas que consigues:

  • Pueden perfectamente ser falsas.
  • Muchos tendrán como país de origen uno diferente al de España.
  • No están interesados, en caso de ser reales (no es lo habitual). Pueden cobrar un céntimo por el hecho de hacer like y mantenerse como fan.

Así pues, ¿de qué sirve aumentar fans comprándolos?

Para marcar paquete, nada más.

A largo plazo los odiarás. No tendrán ningún tipo de engagement.

#3 – Hacer publicidad para lograr ‘me gusta’ (el caro)

Esta es la forma de conseguir seguidores que más le gusta a Facebook. Lógico, ¿verdad?

Y te la recomendamos.

El coste por like suele ser de unos pocos céntimos, si los anuncios están bien diseñados.

A cambio de ello obtienes fans que son reales y están realmente interesados en tu negocio.

¿Y lo mejor?

Lo has podido segmentar. Por ejemplo, si tienes una tienda de zapatos para hombre, puedes dirigir tus anuncios únicamente a hombres de tu localidad y que tengan cierta edad.

¿Te interesa? Aquí tienes un manual de cómo crear estos anuncios:

https://es-es.facebook.com/business/help/507612906001199?id=2223788217707136

#4 – Invitar a los que hacen like a las publicaciones (el sorprendente)

Este método de aumentar fans es raro de que exista.

¿Por qué?

Pues porque es gratuito.

La cosa está en que, si tienes una publicación que ha conseguido reacciones, puedes hacer clic en el número que indica las reacciones.

Entonces te saldrá un listado de las personas que han reaccionado con tu publicación. Puede que haya algunas que no sean fans y desde allí mismo, Facebook te facilita invitarlas a que se hagan fans.

¡Aprovéchalo mientras exista!

#5 -Trabajar la marca fuera de Facebook (el a largo plazo)

Esto vía es la más sólida aunque requiere de mucho trabajo y mucho tiempo.

Se trata de que tu negocio se convierta en una referencia en el sector. No es necesario que sea a nivel de España, puede ser a nivel local.

Para ello hay que trabajar muchas cosas:

  • Tener una página web bien diseñada y que sea útil.
  • Construir una cartera de clientes.
  • Tener testimonios y recomendaciones.
  • Salir bien posicionado en Google.

Cada punto daría para un post específico. Quizás nos animemos 😉

Bien, hasta aquí nuestros consejos rápidos para aumentar fans.

¿Qué te han parecido? ¡Déjanos un comentario!