Para prepararse para el éxito, piense en planificar una dieta saludable como una serie de pasos pequeños y manejables en lugar de un gran cambio drástico. Si aborda los cambios gradualmente y con compromiso, tendrá una dieta saludable antes de lo que cree.

Simplificar

En lugar de preocuparse demasiado por contar calorías o medir el tamaño de las porciones, piense en su dieta en términos de color, variedad y frescura. De esta manera debería ser más fácil tomar decisiones saludables. Concéntrese en encontrar alimentos que le gusten y recetas fáciles que incorporen algunos ingredientes frescos. Gradualmente, su dieta se volverá más saludable y más deliciosa.

Siga consejos de un porta nutricional a diario

¿Entras en el diario o les el periódico todos los dias?  es hora de cambiar ese habito y empezar a leer un portal de nutrición o varios todos los días para familiarizarse con comidas mas saludables, no decimos que sea fácil, Con tantas revistas de comida y dieta por ahí, es fácil perderse tratando de mantenerse al día. Parece que aparece uno nuevo todos los días. Los artículos de este tipo de portales suelen estar bien escritos, lo que los convierte en una excelente opción para una lectura relajada.

Comience despacio y haga cambios a sus hábitos alimenticios con el tiempo

Tratar de hacer que su dieta sea saludable de la noche a la mañana no es realista ni inteligente. Cambiar todo a la vez generalmente lleva a hacer trampa o renunciar a su nuevo plan de alimentación. Haga pequeños pasos, como agregar una ensalada (llena de verduras de diferentes colores) a su dieta una vez al día o cambiar de mantequilla a aceite de oliva cuando cocine. A medida que sus pequeños cambios se conviertan en un hábito, puede continuar agregando más opciones saludables a su dieta.

Los pequeños cambios importan

Cada cambio que haces para mejorar tu dieta importa. No tiene que ser perfecto y no tiene que eliminar por completo los alimentos que disfruta para tener una dieta saludable. El objetivo a largo plazo es sentirse bien, tener más energía y reducir el riesgo de cáncer y enfermedades. No dejes que tus errores te desvíen, cada elección de comida saludable que tomes cuenta.

Beber agua

Considere el agua como uno de los componentes centrales de su dieta. El agua ayuda a limpiar nuestros sistemas de desechos y toxinas, pero muchas personas pasan la vida deshidratadas, causando cansancio, poca energía y dolores de cabeza. Es común confundir la sed con el hambre, por lo que mantenerse bien hidratado también lo ayudará a elegir alimentos más saludables.

La moderación es la clave

Las personas a menudo piensan que la alimentación saludable es una propuesta de todo o nada, pero una base clave para cualquier dieta saludable es la moderación. A pesar de lo que ciertas dietas de moda le harían creer, todos necesitamos un balance de carbohidratos, proteínas, grasas, fibras, vitaminas y minerales para mantener un cuerpo sano.

Trate de no pensar en ciertos alimentos como «prohibidos».

Cuando prohíbe ciertos alimentos o grupos de alimentos, es natural querer esos alimentos más y luego sentirse como un fracaso si cede a la tentación. Si le atraen los alimentos dulces, salados o poco saludables, comience por reducir el tamaño de las porciones y no las coma con tanta

Piense porciones más pequeñas

Los tamaños de las porciones han aumentado recientemente, especialmente en los restaurantes. Cuando salga a cenar, elija un entrante en lugar de un plato principal, divida un plato con un amigo y no ordene nada de gran tamaño. En casa, use platos más pequeños, piense en tamaños de porciones en términos realistas y comience con poco.