Tener plantas nos puede reportar un gran número de beneficios, tanto a nuestra salud como a la estética de nuestro piso o del lugar en el estén. El más conocido de ellos puede que sea su función de moderador de la temperatura ambiental, gracias al proceso biológico de la transpiración o intercambio de gases (oxígeno y dióxido de carbono), en el que el agua, después de haber sido absorbida por las raíces y transportada a lo largo de la planta hasta los estomas, se evapora tras absorber el calor, produciendo la citada disminución de la temperatura.

Una ventaja que, en cualquier caso, no es la única que puede citarse, ya que las plantas son un sublime aromatizante completamente natural, su cuidado reduce el riesgo de padecer depresión o falta de ánimo, mitigan el ruido (lo que es de un valor incalculable, para quienes residen en una gran ciudad), absorben los gases nocivos y los transforman en nutrientes… ¡Incluso pueden darnos de comer! (si producen frutos).

Una serie de beneficios que se pueden ver potenciados, de una forma muy considerable, si se apuesta por su conservación en macetas o jardines de madera, como los que ofrece Balaustres Martínez. Son muchas las razones que justifican esta elección, entre ellas, que este material refresca el ambiente en los días de verano, ofrece un magnífico aislamiento térmico para el suelo, contribuye al aislamiento de las raíces de los efectos más adversos del calor (también de los del frío), es bastante resistente (por lo que estos recipientes no suelen correr el riesgo de romperse, en el caso de caer o sufrir un golpe) y su diseño es altamente personalizable (pueden encontrarse de muchas tonalidades cromáticas, incluso el propio cliente puede tener la oportunidad de pintarlos a su voluntad).

El tamaño también es personalizable, ya que puede ser hecho a la medida exacta que el cliente necesite (esta tienda online es un buen ejemplo de ello). Su mantenimiento tampoco supone ningún problema añadido, ya que basta con aplicar, una vez al año, un tratamiento para conservar la madera, además de seguir otras pautas de cuidado muy sencillas, como procurar su colocación lo más lejos posible de conductos de ventilación, chimeneas y radiadores, así como en zonas donde la temperatura y la humedad no cambien constantemente. En resumen, una opción espléndida de cuidar nuestras plantas, que puede adquirirse a unos precios muy económicos, si se pulsa aquí.