CÓMO NO CONTROLAR LAS CARRERAS QUE ESCOGEN LOS ESTUDIANTES: EL CASO AUSTRALIANO

Tengo una estudiante de doctorado australiana que es inmensamente talentosa y cuando le pregunté si había pensado en solicitar un trabajo en una universidad de su país, me sentí muy confusa porque comenzó a decirme que las tarifas de las matrículas han aumentado muchísimo, y esto complica las cosas. Claro, respondí, pero me refería a solicitar un trabajo, no a estudiar para otro título. Lo que ella quería decir, sin embargo, es que las matrículas han aumentado tanto para las titulaciones en Humanidades que muchos empleos docentes se están perdiendo debido a la menor demanda (como se verá, esto no es generalizable a todo el país). El aumento de los costes de las matrículas australianas me recuerda a lo que sucedió hace unos años cuando el Gobierno británico permitió que las universidades inglesas comenzaran a cobrar tarifas de alrededor de £9,000 por los Grados. El caso australiano, sin embargo, tiene un aguijón aún peor en la cola, ya que las tarifas subieron solo en algunos Grados pero no en otros, siguiendo una lógica retorcida que correspondía a un intento descarado pero fallido de hacer ingeniería social.

Hace unos días las universidades españolas publicaron sus notas de corte y, como cada año, los periódicos se llenaron de artículos sobre por qué algunas titulaciones son tan populares y otras menos atractivas. La nota de corte para cada Grado depende de la relación entre la oferta y la demanda y, por lo tanto, la altísima nota de corte del Grado combinado de Matemáticas y Física no se justifica porque atrae a una multitud de estudiantes, sino porque solo ofrece 20 plazas para una demanda posiblemente cinco veces mayor. Si ofreciera 500 plazas, su nota de corte sería baja porque no creo que haya una demanda tan grande. Durante muchos años, el grado en Traducción e Interpretación de la UAB ha sido uno de los más demandados, aunque las posibilidades de conseguir empleo como intérprete o traductor son bastante bajas, más aún con un trabajo bien remunerado. Es un Grado de moda, por razones misteriosas. En otros casos, como Medicina, el Grado tiene una enorme demanda que parece justificada por la alta demanda de médicos, sin embargo, las universidades españolas no están ofreciendo más plazas porque aparentemente los hospitales españoles carecen de puestos suficientes para formar médicos residentes.

En España, en definitiva, no existe una adecuada correspondencia entre las titulaciones de Grado que eligen los estudiantes y los posibles puestos de trabajo, ni entre las plazas ofertadas y la demanda. Nuestro principal problema, sin embargo, no es tanto ese desajuste sino que entre el 15% y el 35% de los estudiantes abandonan el Grado de su elección entre el primer y el tercer año (nuestros Grados se extienden a cuatro años), en muchos casos porque esa no era su primera opción. No hace falta decir que esto es muy costoso para las universidades públicas, que deben invertir mucho esfuerzo y recursos en estudiantes que nunca terminarán su carrera. Hay que pensar que nuestras tasas de inscripción son bastante bajas (1.202,32 € para el primer año en el Grado en Estudios Ingleses de la UAB) pero solo cubren alrededor del 15% del coste real de la matrícula.

Paso al caso australiano. En 2020, Dan Tehan, Ministro de Educación en el gabinete conservador del Primer Ministro Scott Morrison (Partido Liberal de Australia, 2018-2022), ideó un plan para redistribuir los costos universitarios. Afirmando que Australia necesitaba trabajadores capacitados en títulos STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas o CTIM), educación, construcción y salud en los próximos cinco años, Tehan redujo las tarifas de esos títulos en un 20% (con descuentos máximos del 62% para matemáticas y agricultura), y aumentó las tasas para Humanidades, ciencias sociales o derecho, hasta un 113% (ver BBC). En un discurso citado muchas veces en los medios australianos, Tehan argumentó que “las universidades deben enseñar a los australianos las habilidades necesarias para tener éxito en los trabajos del futuro”. Agregó que dado que las tarifas se fijan por ‘unidad’ (asignatura) y no a nivel de grado, “los estudiantes que estudian Artes aún pueden reducir su gasto eligiendo asignaturas optativas en materias como matemáticas, inglés, ciencias y TI dentro de su título”. Peculiar, como mínimo.

Un año después, en 2021, ya estaba claro que, como señaló el experto en educación superior de la Universidad Nacional de Australia Andrew Norton a The Boar, las políticas del Gobierno y el aumento de tarifas no habían tenido un impacto “dramático” en las decisiones de los estudiantes. Para junio de 2022, el estado de Nueva Gales del Sur incluso señalaba un aumento del 9% en la demanda de títulos de Humanidades en relación a 2020, incluso mucho más alto en grados específicos (ver SMH).

Una estudiante declara en el artículo de The Boar que “La mayoría de las personas que conozco no escogieron sus Grados en función de los costos de las tarifas, elegimos nuestros temas en función del interés o la carrera futura, pero sé que eso depende de gozar de un cierto privilegio». Estas palabras son muy preocupantes porque sugieren que sólo pueden permitirse obtener títulos en Humanidades los estudiantes con más capacidad de soportar la carga de un préstamo estudiantil sustancial. Por otro lado, la profesora Catharine Coleborne, Presidenta del Consejo Australasiático de Decanos de Artes, Ciencias Sociales y Humanidades, señaló en el mismo artículo que “los aumentos de tasas también habían creado problemas para financiar” los Grados STEM, ya que las tarifas más bajas también significan menores ingresos para las universidades. El nuevo Ministro de Educación, Jason Clare, ha prometido revisar la política para formar “graduados listos para el trabajo” de su predecesor, como Tehan llamó a su extraño plan.

Como comenta el lector que firma como voiceinthewilderness, “Sólo un gobierno inhumano no querría que la gente estudiara humanidades”. No puedo estar más de acuerdo, pero también voy a jugar a hacer de abogado del Diablo al argumentar que los Grados de Humanidades deberían ser mucho más elitistas. Intelectualmente, no financieramente. Quizás todos los grados. Suponiendo que el Ministro Tehan fuera perfectamente honesto en su deseo de suministrar a Australia trabajadores bien capacitados en las áreas que su nación necesitará en un futuro cercano, aun así cometió el error de asociar la elección de título universitario al precio. Sin embargo, si se desea diseñar la composición de la fuerza laboral, se debe atraer talento vocacional, cuestión que no tiene nada que ver con el precio de la matrícula. Si quieres mejorar la enfermería, necesitas estudiantes con talento en este campo, para lo cual necesitas otorgar becas, no bajar las tasas. Hay que mantener las matrículas con precios moderados, para que cualquier persona que quiera estudiar pueda obtener un título, pero también hay que hacer los títulos mucho más competitivos y que los mejores estudiantes reciban becas. No hay que empeñarse en tener más estudiantes en un área u otra, sino mejores estudiantes en todas.

Gabriel Plaza, el alumno con la nota más alta para la prueba de acceso a la universidad (o Selectividad) de la comunidad de Madrid (13.964 sobre 14) ha optado por cursar un Grado en Filología Clásica, decisión que ha desatado una sorprendente tormenta de tuits. Plaza respondió a aquellos que se burlaban de él o lo acusaban de desperdiciar sus talentos que “prefiero la felicidad al éxito”, como si no pudiera ser feliz y exitoso en este campo del conocimiento. La reacción negativa a la decisión de Gabriel conecta con la impresión general de que los títulos de Humanidades son inútiles y están llenos de estudiantes con talentos limitados que no podrían ingresar en Grados más exigentes. De hecho, creo que los Grados de Humanidades deberían tener notas de corte mucho más altas para que solo los estudiantes con una calificación de Notable bajo de promedio fueran admitidos. Creo que Tehan se equivocó al aumentar las tarifas, debería haber hecho que las Humanidades fueran más selectivas por nota de acceso si es que hay una necesidad real de reducir el número de estudiantes en este área. Estoy segura de que un país rico como Australia puede permitírselos.

Podemos debatir hasta el infinito el problema de cuántos estudiantes de Humanidades debe educar una sociedad, pero aun nos quedaría por resolver el problema de por qué, como estamos viendo, tantas áreas profesionales tradicionales no tienen reemplazo generacional, mientras que las profesiones más nuevas no logran atraer empleados a pesar de ofrecer altos salarios. Tal vez lo que el caso australiano está revelando es otra cosa: que los estudiantes universitarios se ven a sí mismos principalmente como estudiantes y no pueden (o no quieren) verse como profesionales. Posiblemente, las Humanidades siguen siendo populares contra viento y marea precisamente porque no están destinadas a profesionalizar sino a educar a los estudiantes a un nivel superior, ofreciendo un espacio de crecimiento personal del que carecen los Grados más prácticos. Lo que parece claro en cualquier caso es que ningún sistema nacional de educación puede combinar a la perfección la vocación personal y el mercado laboral, y parece probable que las cosas continuarán de la misma manera desordenada actual durante mucho tiempo. Ni aquí ni en Australia hay quien pueda controlar las decisiones de los estudiantes – afortunadamente.

Publico una entrada una vez a la semana (sígueme en @SaraMartinUAB). ¡Los comentarios son muy bienvenidos! Descárgate los volúmenes anuales de https://ddd.uab.cat/record/116328 y visita mi sitio web https://gent.uab.cat/saramartinalegre/. La versión en inglés del blog está disponible en https://blogs.uab.cat/saramartinalegre/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.