LA EVALUACIÓN DEL PROFESORADO: ¿PODEMOS POR FAVOR MEJORAR LA FORMA EN QUE LA HACEMOS?

He pasado varios días redactando el informe para mi evaluación como docente por parte de las autoridades regionales catalanas, un ejercicio que se realiza cada cinco años. Curiosamente, las autoridades españolas solo piden que solicitemos ser evaluados, también cada cinco años, y no he hecho ningún otro papeleo al respecto. Por el contrario, las autoridades catalanas exigen un informe largo (el mío se extiende a 18 páginas), seguido de tantos certificados como se puedan añadir, porque como sabemos aquí nadie confía en que los profesores universitarios hayan hecho realmente lo que decimos haber hecho. Mientras montaba las 65 páginas que el informe final ocupa (¡gracias Manuel por enseñarme que I Love PDF! existe ya a mezclar documentos), me pregunté qué burócrata las revisará. Mi impresión es que alguien usará la lectura de mi informe (tal vez solo echando un vistazo superficial) para justificar su tiempo de trabajo y no para realmente evaluar mi docencia. Sí, trabajamos para los burócratas.

Escribir este tipo de informes es inmensamente molesto porque se supone que debemos introducir toda nuestra información en la aplicación EGRETA, por lo que en teoría la propia aplicación debería generar cualquier documentación que necesitemos. En cambio, debemos hacer un seguimiento minucioso de cada cosa que hacemos actualizando constantemente nuestro CV en el ordenador de casa y, aun así, siempre perdemos de vista algo. Olvidé, por ejemplo, que las entrevistas anuales de evaluación con estudiantes de doctorado también cuentan para la evaluación. Mi impresión es que todo cuenta excepto lo que realmente sucede en el aula. He compilado para mis examinadores listas de cursos impartidos, disertaciones supervisadas, tribunales de los que he sido miembro, puestos administrativos y he escrito un largo ensayo sobre mi visión de la enseñanza en los últimos cinco años. Sin embargo, el segmento más débil ha sido el relacionado con la enseñanza en sí, porque, ¿adivinen qué?, las encuestas de los estudiantes sobre mi trabajo no fueron suficientes en número para que esa sección del informe fuera aceptable sin más pruebas.

Debo aclarar que la evaluación de los estudiantes sobre nosotros, el profesorado, solía hacerse en clase sobre papel tomando unos minutos prestados de cada asignatura. Esto consumía mucho tiempo y era costoso, por lo que la UAB optó por pasar las encuestas a una plataforma digital. El problema es que los estudiantes simplemente no están interesados en rellenarlas, lo cual entiendo totalmente. Yo misma solo me molestaría en completar una encuesta si quisiera decir algo muy positivo o muy negativo sobre el/la docente.

No realizo encuestas entre mis estudiantes al final del semestre, aunque puede que me equivoque al no hacerlas, pero revisando las que completaron, comencé a preguntarme si debería hacerlo. Una cosa que me gustaría hacer, después de este catastrófico curso académico en el que no he conseguido aprender mucho sobre los alumnos por la distancia (literal) que ha impuesto el Covid-19, es comenzar cada asignatura con un breve cuestionario para saber quién es cada estudiante como individuo con sus propios intereses y expectativas. Una joven miembro del personal que una vez fue mi estudiante me recordó que ya lo había hecho hace años, pero lo había olvidado. El problema de pasar una encuesta pidiendo opiniones al final del semestre es que para entonces es demasiado tarde para corregir nada, por lo que no estoy tan segura de que esto sea útil. Tal vez lo realmente útil es realizar encuestas (o sesiones de puesta en común) periódicamente, pero nunca lo he hecho y simplemente no tengo tiempo.

Los resultados de la encuesta que recibimos en la UAB consisten principalmente en números en una escala de 0-4 (no sé por qué, ya que usamos 0-10 con los estudiantes). Si obtienes, por ejemplo, un 3 en relación con la forma en que impartes tus lecciones, sabes que hay margen de mejora, aunque el problema es que sigues sin saber en qué sentido. En las encuestas a los estudiantes no se les hace este tipo de preguntas matizadas, sino que solo se les ofrece la oportunidad de ofrecer comentarios abiertos. En mi propia evaluación, no hubo muchos comentarios, pero en general el problema es que no sé qué cambiar o cómo mejorar lo que hago al leerlos. Creo que mi nota general fue lo suficientemente buena, y algunos estudiantes parecían satisfechos con mi trabajo, pero, claramente, otros no lo estaban. Realicé una sesión de debate al final de mi asignatura electiva de cuarto año en enero, y me pareció mucho más útil ya que pude hacer preguntas directas y valoré mucho que los estudiantes me ofrecieran una crítica constructiva muy directa. Con las encuestas oficiales, simplemente no la veo.

Hubo dos comentarios que se me han quedado clavados por diferentes razones, ambos provienen de estudiantes de segundo año. Un estudiante escribió en un comentario negativo “la profesora es muy orgullosa”, una descripción con la que me cuesta identificarme y que me hizo pensar en serio sobre cuándo había me había mostrado ‘orgullosa’ en clase y cuál es el significado de ese adjetivo. ¿El estudiante quiso decir ‘exigente’? Bueno, sí, soy muy exigente, pero tengo una tasa de aprobados del 90%. ¿Quería decir el estudiante que de alguna manera despreciaba a los estudiantes? Esa sería la primera vez en mi carrera docente ya de 30 años. Desearía, con todo mi corazón, poder preguntarle a este estudiante ‘¿qué quieres decir?’, ‘¿estaba teniendo un mal día?’, ‘¿te refieres en general a cada clase?’ El comentario me dolió, como es evidente, y me siento aún perpleja por su sentido.

En relación al otro comentario, simplemente no sé qué hacer. Alguien se quejó de que incluyo demasiados comentarios sobre pintura y arquitectura, y no los suficientes sobre el contexto general en el curso de Literatura Victoriana. Sucede que tengo una presentación de PowerPoint para pintura y otra para arquitectura, y alrededor de siete u ocho para contexto social, político y cultural, dejando de lado las de autores específicos. Utilizo, por lo tanto, aproximadamente una hora para pintura y arquitectura en una asignatura de cincuenta horas. Recuerdo haber escuchado a un estudiante quejarse al final de la sesión correspondiente de que la pintura y la arquitectura estaban fuera de lugar en un curso sobre Literatura, así que supongo que el comentario fue suyo (no logro recordar quién es). Todavía estoy atónita. Llevo a clase tantas imágenes como puedo de la época victoriana, y podéis estar seguros de que no voy a suprimir el pequeño segmento sobre pintura y arquitectura solo porque le molesta a un estudiante en cinco años de enseñanza.

Hubiera sido mucho más útil para mí si el estudiante en cuestión hubiera protestado en clase cuando estaba haciendo mi presentación contra su uso, porque entonces habría podido explicarme. Esto me lleva a lo que realmente pienso sobre las encuestas de los estudiantes, no lo que dicen en ellas, sino cómo están organizadas. Imagina que estás teniendo relaciones sexuales con alguien y crees que te estás comunicando bien en la cama, pero cuando termináis, esta persona va a una junta de calificación pública y comenta tu aptitud, y solo entonces descubres que el sexo fue malo. ¿Cuál es el propósito de contarle a una tercera persona los defectos de tu amante? Yo no lo entiendo. Eso es lo que siento. La relación entre un profesor y sus estudiantes no debe funcionar sobre el principio de emitir opiniones sobre la calidad de la docencia a través de una tercera persona (o de una web pública como Rate my Professor) sino directamente. No evalúo a mis estudiantes pidiéndole a un colega que por favor les diga cómo les va; los evalúo personalmente y si hay algún problema los convoco a una tutoría. Creo que deberíamos seguir el mismo sistema entre alumnos y profesores: si no funciono bien en clase, necesito saberlo lo antes posible y de la forma más abierta posible.

Obviamente, el principal inconveniente en esto es que los estudiantes difícilmente pueden ofrecer puntos de vista sinceros sobre el trabajo de los profesores a la cara por temor a ser castigados con una calificación más baja si estos son negativos. Así que tenemos que elaborar un sistema que excluya ese miedo. Una posibilidad es invitar a los estudiantes a canalizar sus preocupaciones a través del delegado de clase, o a dejar notas anónimas en el buzón del docente. Por supuesto, esto es terriblemente incómodo. Puedo ver a un estudiante dejando caer una nota protestando por la inutilidad de mis PowerPoints de pintura y arquitectura, pero no sabría cómo abordar el tema en clase sin romper su anonimato. Al menos obtendría algún tipo de indicio. Se necesita un grupo muy especial de estudiantes capaces de decirle a su profesor cómo mejorar su docencia, especialmente si alguno de ellos percibe al profesor como una persona ‘orgullosa’, para establecer un diálogo cómodo. Suspiro a fondo. Mis alumnos de cuarto curso parecían mucho más cómodos diciéndome qué mejorar porque me conocen mejor, así que tomo nota mental para hablar lo antes posible con los alumnos de segundo y para recibir su feedback lo antes posible, y para explicar mejor en cada punto qué estoy haciendo y por qué.

Como veis, no me preocupa conseguir un 4/4, aunque tengo mucha curiosidad por saber quién tiene la calificación más alta en el Departamento (me lo imagino), la Facultad y la UAB; a las calificaciones solo pueden acceder los profesores evaluados y el Coordinador de Grado. Creo que siempre habrá estudiantes insatisfechos, con inevitablemente algunos odiando mis entrañas y otros disfrutando de mi (supuesta) inteligencia, posiblemente en una proporción similar. Una vez, una profesora terrible y temible que solíamos tener en el Departamento nos dijo a mí y a una colega que nos preocupamos demasiado por las encuestas de los estudiantes, mientras que ella obtenía siempre calificaciones muy bajas y no por ello había cambiado su modo de enseñar. Escribiré aquí lo que le dije entonces: no me importan las calificaciones, me importa hacer bien mi trabajo. En ese sentido, mi calificación favorita es la tasa de aprobados del 90%, nunca he entendido a los maestros que están orgullosos de suspender a más de la mitad de la clase.

Resulta, así pues, que sí soy una profesora “orgullosa”, espero que no en el sentido problemático del que se quejó el estudiante, sino que estoy “orgullosa” de perder muy pocos estudiantes a lo largo del semestre y de que los que aprueban lo hacen en base a un trabajo serio y riguroso. Reflexionaré a fondo sobre cómo hablar con ellos con más fluidez y con más frecuencia sobre lo que hacemos juntos, aunque es poco lo que puedo hacer para convencer a la UAB de que mejore el modo en que se hacen las encuestas de los estudiantes. Una pena.

Publico aquí una entrada semanal (me puedes seguir en @SaraMartinUAB). Los comentarios son muy bienvenidos. Los volúmenes anuales del blog están disponibles en https://ddd.uab.cat/record/116328. Si te interesa echar un vistazo, mi web es https://gent.uab.cat/saramartinalegre/

2 comentarios en “LA EVALUACIÓN DEL PROFESORADO: ¿PODEMOS POR FAVOR MEJORAR LA FORMA EN QUE LA HACEMOS?

  1. Molt d’acord, Sara. Salvant les distàncies, com a docents acabem treballant per a buròcrates. De cara a l’èxit professional sembla que importi tot menys la classe en sí.

    També crec que, al final, d’1 alumne de 50 que es queixi d’una cosa en particular no n’hem de fer un gra massa, ja que 49 no s’han queixat (o no ho han vist tant greu com per a fer-ho).

    Però què és la literatura si no un conjunt de totes les parts que retrata? Pintura i arquitectura incloses.

    De la mateixa manera que intentes associar valors i continguts victorians amb l’actualitat, per què hauries de deixar de fer-ho amb els mateixos aspectes de la societat victoriana?

    Sempre hem de tenir en compte les actituds i comentaris d’alumnes com a eina pedagògica, per a millorar; però també com a eina per a traçar línies vermelles («estic segura que això ho vull permetre?», «de veritat no he de fer aquest contingut que em fa gaudir la meva feina i que està vinculat amb la matèria?»).

  2. Gràcies, Albert! Sí, crec que el docent ha de mantenir alguns criteris i continguts opinin el que opinin els estudiants, però no deixa de preocupar-me que el que sembla em sembla d’utilitat evident, no li sembli a l’estudiant. Potser lo de la pintura i l’arquitectura és anecdòtic però no sé si els 49 estudiants de 50 que no diuen res estan contents… Hauria de poder preguntar un per un, però sempre anem massa atabalats.
    Gràcies de nou!
    Sara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.