Último recurso

Aún dura este siglo de pleno verano. Si nada lo impide, la pertinaz sequía acabará con la vida sobre la faz de la Tierra. Lo hemos probado todo: la desalinización del agua de mares y océanos, las lluvias artificiales, e incluso la importación de agua procedente de los casquetes polares de Marte. Sin embargo, las reservas de agua se agotan…

Parece ser que el ángel exterminador ha optado por matarnos de sed. Pero quizá haya una última esperanza. La sola idea de recurrir a esa solución nos hiela la sangre, mas la certeza de una muerte agónica nos obliga a actuar a la desesperada.

Un equipo de expertos nos desplazamos hasta el lugar donde se halla una especie de urna helada, en cuyo interior yace la criatura más monstruosa que la mente humana pueda imaginar. Su horrible imagen me recuerda a la de un demonio expulsado de la zona más profunda y sombría del mismo Hades. Es cierto que de sus entrañas puede surgir la salvación para la Humanidad, pues se cree que pertenece a una civilización mucho más avanzada que la nuestra. No obstante, no puedo evitar que mi alma se inunde de terror cuando comenzamos a romper el hielo.

Continuará…

Como un demonio expulsado de la zona más profunda y sombría del mismo Hades...

Como un demonio expulsado de la zona más profunda y sombría del mismo Hades…