De todas las cosas que construimos

Sierra de Guadarrama, enero de 2150

Varado en la rec√≥ndita playa de este centro geri√°trico donde resido desde hace una d√©cada, a menudo me pregunto si a√ļn hay alguien que se acuerde de todas las cosas que construimos. A nuestra familia, la familia Llopis, siempre nos ha atra√≠do la noble labor de inventar, de dise√Īar y construir m√°quinas destinadas a hacernos m√°s pl√°cida la existencia, avanzando hacia la consecuci√≥n de nuestros anhelos como especie inteligente del Universo.


Cuando llegó el momento, acudimos sin dudarlo a la llamada de la religión de nuestros días: la exploración y posterior colonización de nuevos mundos ganados para la Humanidad. Primero fue la Luna, y enseguida le llegó el turno a Marte. Ya mi tatarabue
lo paterno, a quien debo mi nombre de Alberto, dedic√≥ gran parte de su talento como ingeniero aeroespacial al dise√Īo de peque√Īos robots con la misi√≥n de recoger muestras procedentes del arenoso suelo marciano. Muchos a√Īos despu√©s, siguiendo sus fecundos pasos, yo mismo tambi√©n cre√© mis propios robots, adaptados a las nuevas demandas provenientes del planeta rojo. Creamos una legi√≥n de aut√≥matas programados para poblar la regi√≥n de los polos con millones y millones de plantas siberianas modificadas gen√©ticamente, a fin de poder soportar temperaturas inferiores a los -100 grados cent√≠grados. A medida que crec√≠an sus ra√≠ces, el hielo inmemorial se derret√≠a en respuesta a su c√°lido abrazo, con lo cual se fueron llenando de agua dulce los resecos canales marcianos…

Dejando escapar un profundo suspiro, el octogenario anciano desconect√≥ con un chasquido de dedos su grabadora de voz. Hab√≠a trabajado un largo rato en su libro de memorias, y tocaba adecentarse un poco antes de bajar al comedor, donde le estar√≠a aguardando su nueva amiga, la adorable Mar√≠a de Lin, de setenta y tres primaveras, con la que manten√≠a extensas charlas marcadas por el cari√Īo y la comprensi√≥n mutuos.

Tras peinarse sus canas con esmero, el veterano ingeniero contempl√≥ su propia imagen reflejada en el espejo. El rostro enjuto de un hombre que no aparentaba m√°s de sesenta a√Īos le devolvi√≥ la mirada en silencio.

***

‚ÄĒ¬°Hola, querido amigo! -dijo Mar√≠a de Lin sonriendo.

‚ÄĒEst√°s cada d√≠a m√°s guapa -respondi√≥ Alberto besando la mano que su compa√Īera le ofrec√≠a.

Al poco, el estado an√≠mico del caballero ya hab√≠a sido escrutado por su pareja. Cuarenta a√Īos como psicoterapeuta le facultaban sobradamente para ello.

‚ÄĒAlberto, te noto triste. ¬ŅHas vuelto a trabajar en tu libro? ‚Äďinquiri√≥ ella.

Carraspeó ligeramente y acto seguido respondió.

‚ÄĒS√≠, algo he logrado escribir, pero la necesaria introspecci√≥n me hace tomar conciencia de mi propia soledad. Al principio de mi estancia aqu√≠ recib√≠ la visita de algunos investigadores, muy interesados en mi trayectoria. Pero pronto se olvidaron de m√≠, incluyendo a mi hijo. Ya hace dos a√Īos que no viene a verme -pesta√Īe√≥ nerviosamente mientras jugueteaba con las migas de pan.

‚ÄĒ¬°Vaya por Dios! Por eso mismo Jaime y yo decidimos no tener hijos. ¬°Cr√≠a cuervos…! -ambos sonrieron c√≥mplices- Apostamos por cuidar el uno del otro, disfrutando al m√°ximo de los numerosos viajes que hicimos juntos. A√ļn recuerdo el fin de semana que pasamos en la base lunar. ¬°Menuda aventura a baja gravedad! ‚Äďrio divertida.

‚ÄĒYo siempre tuve la ilusi√≥n de volar hasta Marte; aunque mi propensi√≥n al mareo no me lo ha permitido. Por cierto, Lin, ¬Ņsab√≠as que en el √ļltimo a√Īo ya son siete los residentes que han volado camino de Marte? -su amiga arque√≥ entonces las cejas formando sendos signos de interrogaci√≥n apaisados- Como lo oyes, hasta envidio a los Viejos, a quienes Ray Bradbury dedica uno de los cuentos inclu√≠dos en sus famosas Cr√≥nicas Marcianas.

Mar√≠a de Lin se apart√≥ el pelo de la cara y su mirada se perdi√≥ fugazmente en la nevada cima del macizo de Pe√Īalara, cuya majestuosa silueta estaba omnipresente al otro lado de los amplios ventanales del sal√≥n.

‚ÄĒMaravilloso libro Cr√≥nicas Marcianas, se halla entre mis favoritos ‚Äďdijo ella saliendo de su peque√Īo trance-. ¬ŅHas le√≠do acaso el cuento de La Sirena? ‚Äďsu compa√Īero neg√≥ con la cabeza- S√≠, es muy bueno, tambi√©n es de Bradbury. En √©l narra la historia de una especie de monstruo acu√°tico que una vez al a√Īo responde a la llamada de la sirena de un faro. Su soledad es eterna, pero el sonido de la sirena le reconforta, record√°ndole quiz√° a su compa√Īera perdida en tiempos remotos‚Ķ

Alberto permaneció el resto de la comida con los codos apoyados en la mesa, con las manos sosteniendo un rostro embelesado ante una historia tan hermosa.

***

De regreso en su habitaci√≥n, el ingeniero se dispuso a echar su siestecita de costumbre. Se acomod√≥ en su sill√≥n de relax y se dej√≥ arrastrar por las corrientes del sue√Īo. A su alrededor, unos inesperados escapes de calor y fuego comenzaron a derretir la nieve acumulada en los tejados del geri√°trico. El cielo adquir√≠a un tono cada vez m√°s rojizo.

Mientras tanto, en la recepci√≥n del centro, un hombre que vest√≠a traje y corbata se presentaba como un funcionario del Ministerio de Asuntos Marcianos. Pregunt√≥ por el se√Īor Alberto Llopis, pues ten√≠a el gran honor de comunicarle que se hab√≠a tomado la decisi√≥n de bautizar a la nueva ciudad colonial marciana con el apellido de su familia.

M√°s all√° de los abismos insondables y de los sue√Īos interplanetarios, la urbe de Llopistown resplandec√≠a al pie del Olympus Mons, acariciada por las cristalinas aguas que discurr√≠an por un antiguo canal marciano.

FIN

Bueno, espero que os haya gustado este relato. Para mí Crónicas Marcianas de Ray Bradbury es un libro muy especial, y espero haber estado a la altura en este merecidísimo homenaje al gran clásico del autor de Waukegan, Illinois.

Por cierto, el relato en parte est√° basado en hechos reales. Me explico: el tal Alberto existe realmente. Es un ingeniero aeron√°utico espa√Īol muy amigo m√≠o y de mi mujer. Trabaja a caballo entre Lisboa y Madrid, liderando diferentes proyectos, entre ellos uno donde est√°n desarrollando robots destinados a realizar diferentes misiones una vez que volemos hasta Marte, seguramente de la mano de la iniciativa privada.

56 comentarios en “De todas las cosas que construimos

  1. Hola Beri.¬ŅQu√© tal compa√Īero?
    Desde luego has escrito todo un relato de ciencia ficción bordando el género. No puedo imaginar cómo será nuestro planeta a tan largo plazo, pero miedo me da de solo pensarlo, bonita herencia que dejamos.

    De entrada me gusta mucho el título. También el recuerdo retro de cuando se pisó la luna, y luego Marte…y ya te metes de nuevo en primera persona contando los logros robóticos de la familia Llopis y de él mismo.
    Interesante el proceso de fundir el hielo con las plantas modificadas genéticamente.
    Me alegra comprobar que en esos futuros a√Īos seguir√° existiendo el coqueteo y la cortes√≠a entre personas y de edad avanzada, casi que con las mismas palabras y ritos que en siglos pasados. Las buenas maneras.
    Sobre los diálogos, algunos guiones depistados por ahí, (cortos en vez de largos)
    Te has apoyado en el mundo gestual para reforzar algunas escenas. Ej: carraspear, pesta√Īear nerviosamente, juguetear con las migas de pan, el rostro embelesado con los codos apoyados en la mesa. Esos gestos facilitan las im√°genes que nos quieres ense√Īar, y son de agradecer.
    En una de las estrofas, si me lo permites Beri, hay demasiadas palabras terminadas en mente, te las se√Īalo por si te es de ayuda: ‚ÄúMar√≠a de Lin se apart√≥ el pelo de la frENTE y su mirada se perdi√≥ fugazmENTE en la nevada cima del macizo de Pe√Īalara, cuya imponENTE silueta estaba omnipresente al otro lado de los amplios ventanales del sal√≥n.
    El Ministerio de Asuntos Marcianos deber√≠a de haberse denominado alg√ļn que otro Ministerio de esta candidatura, y no digo cuales.
    Beri, lo que no te perdono colega, es que por tu culpa he arqueado las cejas intentando formar signos de interrogaci√≥n apaisados ūüėČ
    En definitiva compa√Īero, un relato currado y muy espacial.

    • Pues no hab√≠a le√≠do la rese√Īa donde explicas la amistad con el ingeniero aeron√°utico y su liderazgo en proyectos desarrollando robots ¬°qu√© interesante!, supongo que alucinar√°s, gust√°ndote tanto los CIFIS con el proyecto de tu amigo.
      También se nota tu gusto por la obra de Bradbury.
      Pues nada Beri, a disfrutar de este reto de ciencia ficción, que es lo tuyo.
      Un fuerte abrazo virtual.

      • Hola Isabel! Pues s√≠, estoy disfrutando como un enano (para qu√© enga√Īarnos). De todos modos, para m√≠ est√° siendo muy gratificante esta experiencia literaria en su conjunto. Muchas gracias por todo y un abrazo.

  2. Hola Isabel!!! Ante todo, agradecerte tu extenso y excelente comentario (no esperaba menos de ti). No quiero olvidarme asimismo de felicitarte por tu muy merecido Tintero de Oro. ¬ŅTe has dado cuenta de que ¬ęTara¬Ľ ha conseguido el primer premio precisamente en el certamen dedicado a la novela cuya acci√≥n se desarrolla en parte precisamente en ¬ęTara¬Ľ? ¬°¬°¬°Chica, estabas predestinada!!!

    En cuanto a tu comentario, has empezado estupendamente afirmando que ¬ęhe escrito un relato bordando el g√©nero de ciencia-ficci√≥n¬Ľ. Puedo afirmar a estas alturas de mi vida (ya tengo 49 tacos) que la ciencia-ficci√≥n es el g√©nero literario donde me muevo con m√°s soltura. De hecho, si te fijas, gran parte de los textos que tengo colgados en mi blog pertenecen al g√©nero de anticipaci√≥n. Por tanto, debo reconocer que para m√≠ no ha supuesto un gran esfuerzo escribir una historia de este tipo; aunque quer√≠a dejar el pabell√≥n lo m√°s alto posible. No en vano, Bradbury es de siempre uno de mis autores preferidos, y qu√© decir de sus Cr√≥nicas Marcianas…¬°Su lectura a los 15 a√Īos hizo que me enamorase de la ciencia-ficci√≥n, y en parte, y aunque suene curs√≠, me cambi√≥ la vida!

    Este relato lo escrib√≠ el pasado mes de enero, y me mor√≠a de ganas por poder ofrec√©roslo con todo mi cari√Īo (¬Ņse ha notado mucho la prisa con la que lo he colgado? jeje).

    Isabel, muchas gracias por tus siempre acertadas correcciones. Las tendré muy en cuenta, pues valoro mucho tu criterio (y talento) literario.

    Por cierto, tras poner el ¬ęFIN¬Ľ al final del relato, he hecho un breve comentario que no s√© si has llegado a leer y que piendo que puede ser de tu inter√©s.

    Muchas gracias de nuevo por todo y te leo… ¬°Recibe un fuerte abrazo!

  3. Hola, Beri. Pues, sí, se nota mucho que te encanta la ciencia ficción. Un relato muy bien ambientado y en un tono muy propio del género. Muy trabajado, como dice Isabel. Me ha gustado mucho también conocer ese punto de partida real en que se basa. Un abrazo y mucha suerte.

    • Hola Marta! Ante todo, te agradezco mucho tu comentario. S√≠, as√≠ es, la ciencia-ficci√≥n de siempre me ha fascinado. La literatura de anticipaci√≥n siempre me ha resultado muy inspiradora y evocadora. Para m√≠ es la imaginaci√≥n en su m√°xima expresi√≥n, invit√°ndonos asimismo a la reflexi√≥n sobre el devenir de la humanidad. Te leo y un abrazo!

  4. ¬°Hola de nuevo Beri!
    Un placer disfrutar de tu nuevo relato y además con esa connotación que aportas al final, comentando que está basado en hechos reales, lo que seguramente te habrá motivado mucho más a la hora de construir esta historia sin duda alguna de ciencia ficción, donde por supuesto te has dejado llevar por la inspiración de esta historia con un claro argumento: una introducción a través de una grabación para conocer el pasado científico del protagonista, después el nudo situando al protagonista en el presente y con una romántica cita en un geriátrico y un desenlace feliz para deleite del lector.
    Destaco la parte central con la escena romántica y donde tanto el diálogo como la descripción del lenguaje corporal me ha gustado mucho.
    Ya veo que has tenido en cuenta las estupendas observaciones que generosamente te ha facilitado nuestra compa√Īera Isabel, por lo que el relato ha quedado mucho mejor.
    Esta vez has subido la calidad de tu narrativa, por lo que me alegro que tengas siempre presente esa superación tan importante a la hora de escribir.
    Te deseo todo lo mejor por tu empe√Īo en poner lo mejor de tu parte y que en esta ocasi√≥n obtengas un buen puesto.

    Un gran abrazo.

    • Hola Estrella!!! Ante todo, much√≠simas gracias por tu extenso y trabajado comentario, repleto de interesantes reflexiones y de cari√Īosas palabras hacia mi relato y mi persona. Te lo agradezco mucho, de verdad.

      Te felicito personalmente por tu puesto de honor en el pasado certamen mensual. Tu relato estuvo entre mis favoritos, l√°stima que no haya sido m√°s valorado…

      Tienes razón en todo lo que has dicho. Para mí este certamen mensual ha sido muy especial por partida triple:

      1. El género de la ciencia-ficción es el que más me gusta y es el que más he cultivado a lo largo de mi vida. De hecho, casi todos los textos que aparecen en mi blog pertenecen a ese género.
      2. Ray Bradbury es uno de mis autores preferidos, y sus Crónicas me hicieron interesarme por la literatura en el ya lejano 1986.
      3. Pensando en un tema para mi relato me inspir√© en un buen amigo de la familia llamado Alberto, quien se dedica precisamente a la rob√≥tica espacial. Me lo imagin√© como el primero de una larga dinast√≠a de creadores de robots ¬ęmarcianos¬Ľ.

      Por los motivos anteriores, se puede afirmar que me he sentido en mi salsa; aunque para obtener un buen resultado han sido fundamentales consejos de escritura como los tuyos y los de Isabel-Tara, nuestra vigente campeona.
      Muchas gracias por todo y te leo. Un fuerte abrazo!!!

  5. Beri! Precioso el relato que nos presentas. Ciencia ficción pura donde has sabido mezclar, con gran atino, partes técnicas y científicas con sentimientos humanos. La verdad es que se nota que este terreno te gusta. La parte en donde describes cómo se acondicionó el planeta rojo da cuenta de ello. Esa en concreto está muy bien pensada y contada de tal modo que una imagen clara de ese páramo reconvertido ha poblado (valga la redundacia) por mi cabeza.
    La parte diálogada da un giro al tema argumental, y es que das a entender que sea aquí o en Marte, el ser humano es el ser humano y ya sea con un cielo azul y apacible o uno rojo y tormentoso, somos lo que somos. No obstante, el reconocimiento a la valía del prota pone en entredicho todo lo dicho, y es que al final, como decía en no sé qué anuncio, los seres humanos podemos ser la leche (XD).
    Me gustó mucho, y sobre todo el reconocimiento personal que le haces a tu amigo en forma de este fenomenal relato. Suerte y un abrazo!

    • Hola Pepe! Debo reconocer que tus cari√Īosas palabras me han emocionado grandemente. Yo sobre todo he cultivado la ciencia-ficci√≤n porque es un g√©nero que me apasiona y sus t√≥picos siempre me han resultado muy inspiradores: la exploraci√≥n de otros mundos, los viajes a trav√©s del tiempo, etc.
      Pero para esta ocasi√≥n tan especial, donde la obra homenajeada es mi libro favorito, quise escribir algo diferente, para lo cual me inspir√© en un personaje real que est√° aportando su granito de arena para hacer realidad alg√ļn d√≠a nuestro sue√Īo de convertir Marte en una segunda Tierra.
      Pepe, muchas gracias por tu apoyo y muchas felicidades por tu merecidísimo tercer puesto en el pasado concurso. Te leo y un abrazo!!!

  6. Hola Beri. Dentro de una historia de Ciencia Ficci√≥n has conseguido hacer un hueco para la ternura, con esa escena entra√Īable de los dos ancianos que ya en el ocaso de sus vidas rememoran su pasado, sin dejar de mirar hacia el futuro.
    El relato tiene, como no podía ser de otro modo, un sabor genuino a la novela homenajeada en esta edición, con ambientación terrestre pero constante presencia del planeta rojo y un par de menciones a la obra.
    Como aporte cient√≠fico, que no debe faltar en cualquier buen relato de este g√©nero, has optado por la terraformaci√≥n de Marte, tan de actualidad en las publicaciones de corte cient√≠fico-espacial en estos tiempos, un tema sin duda apasionante y que quiz√°s alg√ļn d√≠a podamos llevar a cabo.
    En definitiva un relato que re√ļne los ingredientes del g√©nero, digna primera apuesta en una edici√≥n que sin duda nos reserva apasionantes sorpresas.
    Un abrazo y mucha suerte en el Tintero.

    • Hola Jorge! Ante todo, muchas gracias por tu comentario tan extenso y afinado. Aprovecho para felicitarte por tu cuarto puesto en el pasado certamen. Tu relato me gust√≥ mucho.
      Para mí es fundamental incidir en las historias de ciencia-ficción en el aspecto humanista. El interés estaría más en imaginarse cómo afectarán a las personas los cambios a nivel de la ciencia y la tecnología, más que esos cambios como tales.
      Muchas gracias por todo y te leo. Un abrazo!

  7. Saludos desde Venezuela, gran relato como siempre donde se conjugan realidad, vivencias, miedos, y un mundo futuro incierto. Yo estoy trabajando en el m√≠o, espero llene las expectativas esta vez. Aunque de verdad, he aprendido mucho aqu√≠ con ustedes. Es muy d√≠ficil llegar a su experiencia, as√≠ que me toca estar all√≠ entre los √ļltimos, pero hasta eso es un honor jajaja.

    • Hola Raquel! Ante todo, gracias por comentar. Ante lo de ¬ęgran relato¬Ľ no puedo por menos que sonrojarme. La ciencia-ficci√≥n es mi g√©nero favorito de siempre; de ah√≠ que ante este reto haya estado especialmente motivado. Seguro que Cr√≥nicas Marcianas tambi√©n te inspirar√° a ti y te permitir√° escribir un relato merecedor de un puesto destacado. Te leo y un saludo!

  8. Hola Beri. Tu historia es ciencia ficción a la manera de Bradbury, es decir, usas el futuro, los viajes interplanetarios y la colonización marciana como pura anécdota, un fondo sobre el que se desarrolla vidas humanas. En este caso la soledad del anciano y los romances tardíos, muy bien narrados como nos tienes acostumbrado.
    Un saludo y mucha suerte en la nueva convocatoria.

  9. Hola Bruno. Pues me has descubierto, para qu√© negarlo. S√≠, confieso que para m√≠ lo m√°s importante de una historia de ciencia-ficci√≥n no es tanto mostrar las maravillas cient√≠ficas que nos depara el futuro; sino explorar en qu√© medida el ser humano lograr√° adaptarse a esos cambios a nivel de la ciencia y la tecnolog√≠a. Y ese es precisamente el estilo de Bradbury, manera de entender la literatura de anticipaci√≥n que a m√≠ particularmente me cautiv√≥ cuando a los 15 a√Īos le√≠ sus famosas Cr√≥nicas.
    Bruno, muchas gracias por tus generosas y amables palabras. Te leo y recibe un fuerte abrazo.

  10. Hola, Beri.
    En lo primero que me he fijado ha sido en la delicadeza del trazo, la elegancia de las palabras que hacen que imagines una vida en armonía y tranquila. Has aprovechado un mundo exterior para relatar el interior que es lo más interesante.
    Tal vez las edades de los protagonistas yo las habr√≠a subido algo. No me imagino un cient√≠fico como el que se muestra acabado para el mundo de la ciencia con setenta y cuatro a√Īos. Igual en ese universo es as√≠ y a los ‚Äúmayores‚ÄĚ se les retira. Otra cosa es una tilde que no debe llevar ri√≥ y no me digas por qu√©.
    Buen relato. Un saludo.

    • Hola Isan! Ante todo, gracias por comentar. Me complace que destaques lo que describes como ¬ędelicadeza en el trazo¬Ľ. Hace tiempo que me propuse cuidar el aspecto emocional en mis narraciones, apostando por el llamado intimismo. Eso s√≠: unas veces la apuesta sale mejor que en otras. Oye, te agradezco mucho tus sugerencias, pero perm√≠teme que te explique por qu√© ¬ęaparqu√©¬Ľ al bueno de Alberto en el geri√°trico. Bien, simplemente quise reflejar algo que acostumbra a suceder con las personas que hacen grandes contribuciones al progreso de la Humanidad. Me refiero al hecho de que es bastante habitual que sean terceras personas las que recojan y disfruten de los frutos de esos descubrimientos e invenciones. De hecho, a menudo los reconocimientos suelen llegar a t√≠tulo p√≥stumo. Tomo buena nota sobre lo que comentas sobre la tilde en ¬ęri√≥¬Ľ. Muchas gracias por todo y te leo. Un abrazo!

  11. Hola Beri

    Entra√Īable relato de ciencia ficci√≥n lleno de sentimiento y dulzura aunque no falta un reproche a los hijos poco agredecidos.
    Lo he disfrutado un montón.

    Suerte y abrazos

    • Hola Paola! Muchas gracias por comentar. Pues s√≠, tambi√©n he querido reflejar la ingratitud que los hijos demostramos a menudo hacia nuestros mayores, quienes con su labor y logros nos han permitido disfrutar en la actualidad de aquellas cosas que hacen nuestra existencia mucho m√°s c√≥moda. Yo tambi√©n he disfrutado mucho con tu relato. Mucha suerte para ti tambi√©n. Besos.

      • Hola Beri! Has sabido reflejar con maestr√≠a el paisaje exterior e interior de los personajes. Coincido con los compa√Īeros en que se ve el estilo de Bradbury en tu texto. He de confesar que a mi tambi√©n me encanta que en un universo cambiante sigan siendo las emociones el tema principal.
        Un saludo compa√Īero!

        • Hola Araceli! Muchas gracias por tu comentario. Tienes toda la raz√≥n: dentro del universo de la ciencia-ficci√≥n es el estilo ¬ęc√°lido¬Ľ de Bradbury con el que m√°s me identifico. Cu√≠date y un abrazo!!

  12. Salud Beri!
    Eres, como el Gran Bradbury, un rom√°ntico de la ciencia ficci√≥n. Sus relatos, y el tuyo, est√°n llenos de humanidad y ternura as√≠ como de la crueldad de la sociedad que nos rodea. ¬ę¬°Chapeau!¬Ľ dir√≠an los franceses.
    Un abrazo y mucha suerte.

  13. Hola Juana! Ante todo, muchas gracias por comentar. Aprovecho para felicitarte personalmente por tu sexto puesto logrado en el anterior certamen mensual. Chica, te confieso que me he sonrojado cuando he le√≠do que me comparabas con el ¬ęGran Bradbury¬Ľ (¬°¬°¬°madre m√≠a, qu√© subid√≥n!!!). Te deseo lo mejor en esta nueva edici√≥n de El Tintero de Oro. Te leo… ¬°Ah y un fuerte abrazo bradburiano! (jeje)

  14. Hola, Beri. Aqu√≠ estoy, y no solo devolvi√©ndote tu visita a mi blog sino tambi√©n por verdadera curiosidad. Pero as√≠ como hay quien se empe√Īa en decir que la curiosidad mat√≥ al gato, o yo de felino no tengo nada o bien es esta una excepci√≥n y he visto satisfecha mu curiosidad sin salir da√Īado, je,je.
    Un muy buen relato has logrado, s√≠ se√Īor. Me ha gustado especialmente esa alternancia de ambientes, entre la sofisticada alta tecnolog√≠a y las costumbres conservadoras. Me refiero a que, por ser un ingeniero de alto nivel, metido en grandes proyectos futuristas, no es √°bice para llevar una vida social convencional y rom√°ntica en ese refugio-residecia. Las t√≠picas historias de ciencia-ficci√≥n (aunque no estoy muy versado en ellas) parecen cetrarse casi en exclusiva en la vida en otros planetas, afrontando graves riesgos, y sus descubrimientos y relaciones con los malditos extraterrestres. Aqu√≠, en cambio, se mezcla con gusto y sensibilidad los recuerdos de un ingeniero aeron√°utico con la pl√°cida vida de retiro junto a una bella dama.
    Debo confesar que no he leído Crónicas marcianas, pero acabo de adquirir esta famosa obra a través de mi ebook, de este modo evito que tenga que venir un mensajero de Amazon a casa, infringiendo las recomendaciones sobre desplazamientos y evitando la contaminación atmosférica por parte de las furgonetas, je,je.
    He observado que has ido participando reiteradamente en las anteriores convocatorias del tinteto dorado. Entones seguro que te leí y dejé mi comentario en los casos en los que yo tambien participé.
    Un abrazo y suerte en el concurso.
    P.D.. Te he agregado a mi lista de favoritos, ja,ja,ja.

    • Hola Josep! Ante todo, gracias por el comentario y la visita. Espero asimismo que haya sido satisfecha tu curiosidad. Me alegra mucho que te haya gustado el relato. Un abrazo!

  15. Pues sí que lo has logrado, Beri. Me gusta como has construido la historia. Una mezcla de la realidad de la vejez solitaria, con la fantasía de la ciencia ficción inspirada en la obra de de Bradbury. Además del toque de ternura, que es un broche estupendo en homenaje del amigo ingeniero.
    Para mi gusto muy bien logrado el reto.
    Suerte en el Tintero. Un saludo.

    • Hola Carmen! Muy agradecido por tus palabras. Para m√≠ este reto ha sido muy especial, por cuanto Bradbury ha sido mi autor favorito de siempre. Tambi√©n ha sido un homenaje a nivel personal a mi amigo Alberto, como explico en la rese√Īa final. Un abrazo!

  16. Hola, Beri! Un encantador aunque triste relato que muestra una clara oposici√≥n entre el abandono de los ancianos y el reconocimiento p√ļblico al darle su nombre al pueblo. Esas dos caras de una moneda que no paga en la realidad, sino en la fantas√≠a.
    Un abrazo

    • Hola Mirna! Ante todo gracias por comentar. El hecho de que nos olvidemos de nuestros mayores es algo que nos lo encontramos a cada paso que damos, siendo un fen√≥meno habitual tristemente. Sin embargo, quieras o no, el hecho de que Marte acabe convirti√©ndose al final del relato en una especie de segunda Tierra es un hito que se alcanza gracias precisamente a la labor brillante y abnegada desempe√Īada por nuestros antepasados, de lo cual todos debemos sentirnos orgullosos. Un abrazo!

  17. Muy emotivo, Beri. De todas las cosas que construimos permanecen las cosas materiales, mientras no sean conscientemente destruídas, ahí permanecen como legado de progreso para futuras generaciones, tal es el caso de tus robots; las sentimentales construidas se pierden a veces en el vacío inconsciente de pensamientos equivocados que nos llevan a distanciarnos incluso entre padres e hijos. Un abrazo.

    • Hola Carla! Te agradezco mucho la visita y el comentario. Es cierto que de las cosas que construimos suelen perduran en el tiempo las cosas m√°s materiales, como robots, edificios, puentes, etc. Pero las personas que, como nosotros, tenemos ciertas inquietudes art√≠sticas, tambi√©n aspiramos a dejar un legado a las generaciones venideras en cuanto a pensamientos, reflexiones, expresiones art√≠sticas, etc. El protagonista de mi relato es olvidado por su hijo y tambi√©n por muchas de esas personas que en su momento se interesaron por su brillante trayectoria profesional. A pesar de ello, al final de la historia podemos contemplar ese Marte convertido en una especie de segunda Tierra, y que forma indudablemente parte de su legado personal y tambi√©n del de su familia Llopis. Dehecho, el detalle de ponerle el nombre de su familia a la nueva ciudad colonial marciana (Llopistown) tambi√©n es un detalle bonito, ¬Ņo no piensas lo mismo? Te leo y un fuerte abrazo!!!

      • Es un hermoso detalle bautizar a la ciudad ¬ęLlopistown¬Ľ, al fin el protagonista se puede sentir resarcido.
        Es verdad que aspiramos a dejar un legado en la √°mbito que nos gusta, aqu√≠ estamos muchos unidos por la literatura y que contin√ļe! Un placer leer tus escritos siempre, Beri.
        Te devuelvo el abrazo!

  18. Hola, Beri. De tu notable relato destaco la imagen de las plantas derritiendo con su abrazo el hielo marciano. Y también esa ciudad, bautizada con el nombre de tu amigo, al pie del colosal Olimpo. Ahora mismo, casi estaríamos mejor en Marte. Disfruté la historia. Mucha Suerte en El Tintero. Un abrazo, Beri.

    • Hola, Pablo! Te agradezco mucho tu comentario. S√≠, es cierto lo que dices. Es una verdadera l√°stima que con la que est√° cayendo no podamos pasar una temporadita en Marte. Un abrazo y cu√≠date.

  19. Se trata de un relato de ficci√≥n muy entra√Īable y humano. Yo no domino mucho este g√©nero, pues nunca he sido lector del mismo, pero aprecio el lado m√°s humano con el que lo has tratado, pues nos muestra lo que hay detr√°s de cada proyecto. Personas volcadas en la vocaci√≥n de ir siempre un poco m√°s all√° de nuestros l√≠mites.
    Un abrazo y suerte.

    • Hola Francisco! Ante todo, muchas gracias por comentar. A m√≠ siempre me han gustado mucho las historias de ciencia-ficci√≥n, pero prestando una especial atenci√≥n al trasfondo humano, a c√≥mo afectan a las personas los cambios que se producir√°n a nivel de la ciencia y la tecnolog√≠a. Un abrazo y mucha suerte para ti tambi√©n.

    • Hola Barry. Te agradezco la visita y el comentario. S√≠, me apetec√≠a mucho hacerle este emotivo homenaje a nuestro amigo Alberto, aprovechando adem√°s este marco incomparable del homenaje que le estamos haciendo entre todos a Ray Bradbury y a sus maravillosas Cr√≥nicas Marcianas. Gracias a ti y recibe un fuerte abrazo.

  20. Hola Beri,
    Me parece fant√°stico ese personaje que has creado, Alberto, lleno de historias por contar y con una vida apasionante. A trav√©s de su vejez podemos ver el progreso de la humanidad en la aventura espacial que, actualmente, genera tanto de qu√© hablar. Adem√°s, tu historia se lee perfectamente, sin ning√ļn tipo de problema para entenderla. Me gustan mucho esos relatos tan bien elaborados en los que, tanto el pasado como el futuro, generan la misma expectaci√≥n que el presente que se relata. ¬°Enhorabuena por el trabajo!

    Un abrazo.

    • Hola Ulises! Ante todo, muchas gracias por tu visita y por comentar mi relato. Sinceramente, me ha hecho mucha ilusi√≥n recibir el comentario de un escritor que no est√° participando en este concurso de El Tintero de Oro. Siempre es estupendo conocer diferentes puntos de vista. Me he preocupado en buscar alguna informaci√≥n sobre ti en la Red y en ¬ęmegustaescribir.com¬Ľ he le√≠do que te gusta la ciencia-ficci√≥n y la fantas√≠a. Estos g√©neros son tambi√©n mis preferidos. Encantado con el hecho de que te haya gustado mi humilde homenaje a Cr√≥nicas Marcianas de Ray Bradbury. Si me indicas donde puedo hallar algunos de tus escritos, te leo y comento con sumo agrado. Cu√≠date mucho y recibe un fuerte abrazo.

  21. Hola Beri, ¬Ņc√≥mo est√°s? creo que soy de las √ļltimas en comentar en este reto. He comenzado por ti. tambi√©n has sido el primero en subir tu relato. Bravo por traernos un relato con tantos matices: historia futurista pero con datos reales, emotiva desde los personal por el v√≠nculo amistoso con ese protagonista que lo has envejecido y de esta forma queriendo trasmitir lo que podr√≠a ser el futuro 2150. No se si realmente, ser√°n as√≠ las residencias, pero de esta forma yo me he quedado en la Tierra imagin√°ndome esos viajes a Marte y esas plantas enraizadas en hielo… Un abrazo compa√Īero

    • Hola Emerencia! Gracias por comentar. Me gusta que destaques el hecho de que en mi historia futurista he incluido datos reales. Aparte de que en parte est√° basada en hechos reales, pienso que una buen relato de ciencia-ficci√≥n debe apoyarse siempre en la realidad. Si no es as√≠, estamos hablando de fantas√≠a (no es exactamente lo mismo, claro). Cu√≠date y un abrazo!

  22. Hola Beri, pintas con palabras un mundo de ciencia ficción que se nota te gusta por lo bien que te desenvuelves para llegar al lector. Me ha encantado como fluye el transcurrir del relato en el que nos haces disfrutar de esos mundos reales o imaginarios. A destacar la emotiva relación de los protagonistas, esas personas mayores con tan rica experiencia en todos los aspectos de la vida..
    Todo avance se apoya en el anterior y vemos que aquí ni el propio hijo reconoce la aportación de su padre. Una parte de denuncia, que al menos a mí, no me ha pasado desapercibida.

    Suerte en El tintero.

    • Hola Mar√≠a Pilar! Ante todo, gracias por tu visita y comentario. ¬°Chica, me has hecho sentir como un pintor y de los buenos! √öltimamente, estoy muy interesado en reflexionar sobre el papel de las personas mayores en la sociedad, quienes, a pesar de que son nuestro principal referente, en situaciones como la actual crisis por el coronavirus se ve lo olvidados que los tenemos. Cu√≠date y un abrazo!

  23. Hola, Beri. Tu relato me ha resultado muy entra√Īable y me ha propiciado una lectura muy serena y agradable. El tema, muy atractivo como siempre en el universo de la ciencia ficci√≥n, est√° envuelto con una escritura elegante. Me ha gustado mucho.
    Te deseo suerte en el concurso y te envío un fuerte abrazo, virtual, que no conlleva riesgo alguno en estos tiempos de zozobra.

  24. Un buen homenaje a Bradbury, por el contenido y por la mención de alguno de sus relatos. Una acertada crítica al abandono y soledad de los ancianos. Precisamente ellos son los que más están sufriendo este pandemia distópica que nos ha tocado padecer. Un saludo y suerte en el Tintero

  25. Hola Beri! Lo primero que he pensado es ¬Ņa√Īo 2150? ¬Ņsi que se trata de ciencia-ficci√≥n? A saber como tenemos el planeta en ese a√Īo!!!
    Bobadas a parte, me ha gustado la historia; es de esas a las que da la sensación que se le puede sacar más si no hubiera límite de palabras. Me encanta la parte dialogada, es algo que a mi me cuesta horrores y que has narrado con una enorme naturalidad.

    Un saludo.

    • Hola, David! Ante todo, gracias por comentar. Tienes toda la raz√≥n: con menos algunos han escrito novelones (jaja). No, en serio, de hecho la primera versi√≥n de este relato supera las mil palabras; aunque debo reconocer que la trama da para un relato bastante m√°s extenso. Me alegra que te gusten mis di√°logos. Cu√≠date y un abrazo.

  26. Hola José! Gracias por comentar. Cuando escribí este relato allá por el mes de enero me planteé hacer un triple homenaje: a la obra de Bradbury, a las personas mayores y a mi amigo Alberto, quien comparte profesión con el protagonista de esta historia de ciencia-ficción. Cuídate y un abrazo.

  27. ¬°Hola, Beri! Ya veo que en el futuro, nuestros mayores tambi√©n seguir√°n sinti√©ndose solos…no aprendemos. Muy bien recreado el relato. Mucha suerte en el Tintero. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *