puerta acorazada blindada

Puertas blindadas o acorazadas – Clases, resistencia y diferencias

Los propietarios que buscan aumentar la seguridad de su vivienda suelen reforzar su puerta de entrada instalando una puerta acorazada o una puerta blindada. Pero, ¿qué diferencia hay entre las puertas acorazadas y las puertas blindadas? ¿Son igual de resistentes? En este artículo os hablaremos de las diferencias entre ambas, sus características y la resistencia que ofrecen al ladrón.

Las puertas blindadas o acorazadas se diseñaron para proteger viviendas o negocios frente al ataque de ladrones. Son puertas pensadas para soportar intentos de apertura o forzado, aplicando una resistencia mayor que la mayoría de las puertas que vienen de serie en muchos edificios.

No obstante, hay muchas diferencias entre las puertas blindadas y las acorazadas debido a su composición y a su estructura.

¿Cuál es más resistente?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que las puertas acorazadas son más resistentes que las blindadas. Las puertas acorazadas tienen la hoja y el marco de acero, mientras que las blindadas lo tienen de madera, afectando a la estructura y la resistencia.

Ambos tipos de puertas cuentan con refuerzos de hierro en su interior para aumentar la resistencia frente a los ataques, pero las puertas acorazadas son mucho más resistentes.

De qué depende la resistencia de una puerta blindada o acorazada

Las puertas blindadas o acorazadas se pueden denominar puertas de seguridad si certifican al menos una clase 3 de resistencia.

No obstante, las puertas blindadas por su tipo de estructura nunca superan la clase 2.

La norma UNE EN 1627 es la que regula las clases de resistencia frente a la efracción: clase 1, clase 2, clase 3, clase 4, clase 5 y clase 6.

Clases de resistencia

Esta norma europea distingue las clases diferenciando entre tipo de ladrones, herramientas utilizadas, nivel de ruido y riesgo que corren al intentar robar.

Las clases más bajas como la 1 y la 2 hablan de ladrones oportunistas y que utilizan herramientas sencillas para intentar penetrar a la propiedad. El riesgo que corren es bajo y no tienen claro el tipo de botín que les espera. Suelen ser ladrones poco experimentados.

Las clases 3 y 4 se refieren a ladrones con cierta práctica y que asumen riesgos mayores a la hora de perpetrar el robo. No les importa el ruido que hagan y pueden utilizar herramientas más complejas para forzar la puerta.

Las clases de resistencia 5 y 6 se refieren a ladrones experimentados que esperan llevarse un gran botín a la hora de realizar el robo. Son ladrones que utilizan herramientas eléctricas y que actúan de forma resolutiva, mostrando un gran nivel de organización.

¿Cuál elegir?

Las puertas blindadas son puertas menos resistentes que las acorazadas y suelen tener una clase 1 o clase 2 como máximo. Es decir, un ladrón experimentado podría abrir una puerta blindada en cuestión de pocos minutos.

Las puertas acorazadas suelen tener clases o grados de resistencia mayores pero no siempre es así. Las puertas acorazadas, al tener refuerzos mejores suelen ofrecer resistencia superior a los ataques. En ciudades como Madrid, se suelen instalar puertas blindadas en pisos y puertas acorazadas en chalets independientes.

Aún con esto, debemos tener en cuenta que debemos regirnos por las clases de resistencia antes que por los términos “puertas acorazadas” o “puertas blindadas”. Las clases de resistencia es lo que prueba que la puerta aguanta ataques del exterior.

Debemos elegir aquella puerta se adapte a nuestras necesidades, valorando los precios y la resistencia. Es evidente que todos queremos una puerta de máxima seguridad como las puertas de clase 5, pero quizá sea tenga un precio demasiado elevado para el riesgo que solemos correr.

No recomiendo instalar puertas blindadas, sino que recomiendo puertas con al menos una clase 3 de resistencia. La clase 3 de resistencia es la opción más económica de las puertas que merecen la pena, porque ofrecen resistencia frente a la mayoría de ataques y el precio no se dispara.

No obstante, si queremos proteger más la vivienda o el negocio debemos instalar una puerta de seguridad de clase superior.

Precios

Precios de las puertas blindadas

Las puertas blindadas tienen precios inferiores que las puertas acorazadas al ser puertas de menor calidad y resistencia. Estas puertas suelen tener precios de entre 250 – 500€ y no superan las clases de resistencia 1 y 2.

Precios de las puertas acorazadas

Los precios de las puertas acorazadas son más variables porque suelen tener diferentes refuerzos y sistemas de seguridad que incrementan o reducen el precio.

Además, estas puertas suelen ser clases de resistencia superiores con blindajes compactos para mejorar la resistencia. Incluso hay algunas puertas acorazadas que cuentan con blindajes antibalas que permiten proteger el negocio o la vivienda frente a individuos armados. Según el tipo de cerradura, marco, sistema de apertura y cierre, el precio de una puerta acorazada varía de entre 600€ a 4.000€.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *