Si te preocupas por tu salud, deberás adoptar ciertas medidas para lograr una mejora sustancial. Si hay algo cierto es que somos lo que comemos, es por ello que el primer paso para lograr mejorar tu salud es alimentarte bien. Y no solo la alimentación es importante, también deberás dedicar tiempo a hacer ejercicios y entrenar.

Con esas dos simples cosas podrás notar un gran cambio en tu vida, en poco tiempo. Te sentirás con más energías y lleno de vitalidad para enfrentarte al día a día. Un buena forma de alimentarte es optar por una alimentación sostenible, estos productos tienes muchos beneficios para ti.

Muchas organizaciones internacionales como las Naciones Unidas y distintas organizaciones medioambientales abogan por esta práctica. De hecho, esto se encuentra perfectamente alineado con los objetivos de desarrollo sostenible.

Debido al constante crecimiento de la población, en un par de décadas se necesitarán al menos 60% más de alimentos en el planeta. Si los métodos no cambian estaremos en presencia de una mayor destrucción del ecosistema.

Es por ello que el día de hoy hablaremos sobre la alimentación sostenible, en que consiste y como puede llegar a mejorar tu vida.

Alimentación Sostenible

¿Qué es la alimentación sostenible?

Cuando hablamos de alimentación sostenible nos referimos a un tipo de comida ecológica que no daña el medio ambiente. Es decir, es una comida que no está procesada y no contienen ningún pesticida o químico. Si te gusta comer sano o vas a empezar una dieta, este tipo de alimentos son una muy buena opción para ti.

Este tipo de alimentos no solo te hará mucho bien para ti sino también para el medio ambiente. Apoyar este tipo de comidas reduce el uso de químicos que son nocivos para el medio ambiente. Además, las verduras, frutas y hortalizas que se cultivan con este método orgánico suelen contener un mayor número de nutrientes.

¿Qué beneficios tiene la alimentación sostenible?

Tiene muchos beneficios en tu salud, debido a que este tipo de alimentos es 100% orgánico y no requiere de ningún proceso o químicos, tiene menos efectos negativos en nuestro organismo. Se ha comprobado que los alimentos procesados aumentan el riesgo de contraer diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Además de los beneficios que tiene sobre nuestra salud, también tiene grandes beneficios en el medio ambiente. Al eliminar los pesticidas de la ecuación se reduce el impacto que esto tiene en la naturaleza.

También apoya el comercio local ya que los agricultores locales venden su producto allí mismo. Esto debido a que los alimentos no tienen conservantes no pueden viajar largas distancias y esto también reduce las emisiones de dióxido de carbono. Y esto, a su vez ayuda a combatir el cambio climático, protege bosques y evita la muerte de especies animales que se encuentran en peligro.

Se reduce la cantidad de desechos químicos y tóxicos que la actividad agrícola y ganadera vierte sobre ríos, lagos y océanos. Esto contribuirá a preservar el vital líquido que es un recurso no renovable.