Brexit and freedom of establishment. Tax, business, and immigration issues (Atelier, Barcelona, 2021)

The book Brexit y libertad de establecimiento. Aspectos fiscales, mercantiles y de extranjería has recently been published by Atelier (ISBN: 978-84-18244-53-7). It contains most of the presentations given at the Seminar held the 4th and 11th December 2020. We have revised them to incorporate the debate that took place and the Trade and Cooperation Agreement. It begins with the presentation made by professor M.ª Dolores Arias. Thanks to being a member of the research team, she explains the background of the project, its main milestones, summarizes the chapters of the book, and exposes the methodology used.The first chapter is written by Rafael Arenas, one of the Spanish scholars who has published the most and best about Brexit. The Professor of International Private Law analyses the negotiations between the United Kingdom and the European Union from the British perspective. He examines the main questions arisen by the withdrawal process, such as the tension between the British Government and Parliament, the possibility of withdrawing the decision to leave the Union, the extensions of the stay of the United Kingdom in the Union by not approving the Withdrawal Agreement and the solution for Northern Ireland.

The following four chapters deal with Tax Law. José Antonio Fernández adopts a generalist perspective. Concerned about the tax situation of British nationals who reside in the European Union, and Europeans who live in the United Kingdom, he studies the tax repercussions of Brexit around the principle of non-discrimination. First, he explains its meaning in the EU legal system; then, how it has been established in the Trade and Cooperation Agreement; and finally, its meaning in the Treaty against the Spanish-British Double Taxation.

Miguel Ángel Sánchez investigates the tax risks that the United Kingdom generates for the Union, given its economic importance and the close links it has with various tax-havens. He explores some issues of the EU tax fraud prevention regime to ascertain which measures could be applied to the United Kingdom. “All of this with a double purpose: on the one hand, to highlight any shortcomings and needs, both in the establishment of instruments and application mechanisms. And, on the other hand, to show the need for some precautions or specific measures in relation to the new third State that results after the Brexit process” (page 99).

Teresa Pontón, lecturer at the Cadiz University and an expert on Gibraltar, writes about the International Agreement on Taxation and the Protection of Financial Interests between the UK and Spain regarding Gibraltar. She holds that it will have great importance for the determination of tax residence and for administrative cooperation and emphasizes that the Agreement entails the disqualification of Gibraltar as a tax haven. Closely related to professor Pontón work is the chapter of Zuley Fernández Caballero. She focuses on the tax regime for cross-border workers, which is essential for Gibraltar. She exposes the situation of Spanish and Gibraltarian workers based on the premise that the Agreement to avoid Double Taxation between the United Kingdom and Spain is not applicable.

The following five contributions are more heterogeneous, but they have in common that they delve into specific problems generated by the withdrawal of the United Kingdom. Miguel Gardeñes Santiago enlightens about the residence and movement rights of the British who reside in one of the twenty-seven Member States after the end of the transitional period or of the Europeans who do the same in the United Kingdom. Therefore, it scrutinizes Part Two of the Withdrawal Agreement, the rules of which allow these people and their families to partially maintain the rights they enjoyed before the exit of the United Kingdom.

The following two chapters focus on Company Law. Jorge Miquel takes a general perspective and explains the great influence that the United Kingdom has had on Community Directives, on EU capital markets, especially concerning its practice, and on corporate governance. Due to her status as a lecturer of Private International Law, Vésela Andreeva puts the spotlight on the transnational mobility of companies. In particular, she refers to cross-border transformation, the criteria for determining the lex societatis, and Directive 2019/2121.

Continuing with these specific issues, I deal with Competition Law. I explain how the departure from the United Kingdom will affect the EU and the British Antitrust Laws. After recalling the situation that existed before February 1, 2021, I comment on the provisions of the Withdrawal Agreement and the Trade and Cooperation Agreement that deal with competition rules. Next, I refer to the possible evolution of the EU and British Antitrust Law and warn about the damages that their distancing may cause.

Diana Marín closes this third part. She deals with programs to attract investment in exchange for citizenship or residence; especially on the doubts generated by the application of the Spanish program, established in the Act on Supporting Entrepreneurs and their Internationalization 2013, to British citizens after Brexit. She highlights the competition between the Member States’ programs, the reaction of the European Union, and the prospects.

Federico Fabbrini puts the finishing touch to the book with some reflections on the consequences of Brexit for its parts. The Professor of European Law and founding director of the DCU Brexit Institute is very critical of the United Kingdom, as leaving the Union has generated serious institutional and social crises in the country, has harmed its economy, and has reduced its international appeal. The situation does not seem so negative for the European Union, although it will also suffer harmful consequences. The reason is that the EU has been able to stay together throughout the process and is using the occasion to make progress in areas where the UK’s presence blocked it.

LA PROPIEDAD INTELECTUAL E INDUSTRIAL EN EL ACUERDO DE SALIDA

Reflexionar sobre los problemas jurídicos que ocasionará la salida del Reino Unido de la Unión Europea genera una sensación de vértigo. Son incontables las dudas que se suscitan, los trámites burocráticos que habrá que realizar y los costes que tanto el Reino Unido como los Estados miembros deberán afrontar. Entre los temas conflictivos se hallan muchos relacionados con la propiedad intelectual y, sobre todo, industrial, puesto que existe una gran armonización normativa en la Unión. A pesar de que la European Union Withdrawal Act 2018 haya incorporado al ordenamiento británico las normas comunitarias existentes, es significativo que el Reino Unido haya preparado un borrador de proyecto de Ley para abordar (algunas de) las cuestiones que se suscitarán (The Intellectual Property (Copyright and Related Rights) (Amendment) (EU Exit) Regulations 2018).

El llamado Acuerdo de Salida (Withdrawal Agreement, que puede consultarse aquí) dedica alguna de sus previsiones a la propiedad intelectual, en sentido amplio; en particular, los artículos 54 a 61. Conforman el Título IV de su Parte Tercera (Separate provisions). El Gobierno británico explica que la finalidad de esta “Parte” es garantizar la desconexión ordenada respecto de procesos, transacciones y acuerdos que estén en curso al finalizar el periodo transitorio (apartado 34 del documento EU Exit. Legal position on the Withdrawal Agreement, diciembre 2018, accesible aquí). A nuestro modesto entender, la finalidad es mantener el statu quo existente, al menos por lo que a la propiedad intelectual e industrial se refiere. En otras palabras, garantizar que los titulares de determinados derechos de exclusiva puedan conservar las facultades que detentan en la actualidad cuando finalice el periodo transitorio (o sea, el 31 de diciembre de 2020, según el art. 126 del Acuerdo). Así se deduce de la lectura de los preceptos implicados y de la declaración de la Oficina de la PropiedadIntelectual del Reino Unido. En un comunicado publicado el 2 de agosto de 2016y actualizado por última vez el 26 de octubre de 2018 (disponible aquí), declara que la voluntad del Gobierno Británico es continuar protegiendo todos las marcas y diseños comunitarios, tanto registrados como no registrados,existentes tras abandonar la Unión Europea. Se compromete a crear más de un millón y medio de derechos británicos comparables, que serán otorgados de forma automática y libres de costes.

Los aspectos regulados por los artículos 54 a 61 pueden agruparse en cuatro temas. El primero es la atribución a los titulares de determinados derechos unionistas de un derecho comparable y ejecutable en el Reino Unido,conforme a su legislación. El art. 54 se refiere a los siguientes: la marca comunitaria, el diseño comunitario registrado, las obtenciones vegetales, las indicaciones geográficas, las denominaciones de origen y las especialidades tradicionales garantizadas conforme a los Reglamentos 1151/2012, 1308/2013, 110/2008 y 251/2014. Así pues, por ejemplo, el titular de una marca comunitaria pasará a ser titular también de un marca británica análoga. El art. 56 establece una norma similar para los titulares de marcas o diseños internacionales registrados en la Unión conforme a los Sistema de Madrid y de La Haya, respectivamente. El Reino Unido deberá tomar las medidas necesarias para que sus titulares disfruten de una protección similar en su territorio.

Interesa destacar que la atribución de estos derechos no comportará gasto alguno para los titulares de la creaciones industriales referidas en el art. 54.1 y .2. Así lo dispone el artículo 55. Ordena a las autoridades británicas proceder a la creación o registro de los derechos “free of charge”, a partir de los datos disponibles en los registros de la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea, de la Oficina Comunitaria deVariedades Vegetales y de la Comisión Europea. Y el apartado segundo subraya que no puede exigirse presentar solicitud alguna, entablar un procedimiento administrativo o tener un domicilio o una dirección en el Reino Unido dentro de los tres años siguientes a la terminación del periodo transitorio. Surge la duda acerca de si estas normas también se aplican a las marcas y diseños comunitarios registrados en la Unión Europea conforme a los Sistemas de Madrid y de La Haya. La respuesta parece negativa, tanto por la letra del art. 55 como por la sistemática del Título IV. Es decir, sí se les podría exigir que asumieran los costes o que iniciaran un procedimiento.

El hecho de que la creación industrial en cuestión (por ejemplo, una marca comunitaria) no haya sido utilizada en el Reino Unido no empece para que exista la obligación de crear un derecho análogo en el Reino Unido, ni faculta para revocarlo. Así lo dispone la letra b) del apartado 5.º del art. 54: “the trade mark shall not be liable to revocation on the ground that the corresponding European Union trade mark had not been put into genuine use in the territory of the United Kingdom before the end of the transition period”. Por otra parte, los titulares de marcas comunitarias renombradas podrán prohibir el uso o el registro de signos idénticos o similares de acuerdo a los arts. 9.2.c) Reglamento 2017/1001 y del 5.3.a) de la Directiva 2015/2436.

El artículo 54 también regula la renovación de los derechos británicos reconocidos. A esos efectos dispone que la fecha de renovación será la misma que exista conforme al ordenamiento europeo. Y lo mismo sucede respecto de la duración total de los diseños registrados y de las obtenciones vegetales. Algo parecido ocurre también respecto de la antigüedad: se respeta la fecha del registro inicial a los efectos de los arts. 39 y 40 del Reglamento 2017/1001.

Existen dos excepciones respecto de la atribución de un derecho de exclusiva británico. La primera es que no existe la obligación de crear una figura británica análoga respecto de los derechos cuya tutela deriva de un acuerdo internacional del que es parte la Unión Europea. Y segunda, el Reino Unido no tiene obligación de reconocer el derecho análogo referido cuando su referente “comunitario” sea anulado, revocado o declarado inválido a consecuencia de un procedimiento judicial o administrativo que estaba tramitándose el último día del periodo transitorio. Cabe entender que si el derecho británico ya ha sido creado, el Reino Unido podrá invalidarlo o privarlo de eficacia.

En segundo término, se ha acordado otorgar una protección similar a los diseños industriales comunitarios no registrados y a las bases de datos. En cuanto a los primeros, el art. 57 dispone que el Reino Unido debe atribuir a sus titulares un derecho de propiedad industrial con un nivel de protección similar. Su duración será la misma que la remanente en la Unión conforme al art. 11.1 del Reglamento 6/2002. Igualmente,el titular de un derecho sobre una base de datos que estuviera protegido en el Reino Unido conforme al art. 7 de la Directiva 96/9 antes de la finalización del periodo de transición, tendrá derecho a un derecho de propiedad industrial en ese país, que le proporcione una tutela jurídica similar. Eso sí, se le exige que siga cumpliendo los requisitos previstos en el art. 11 de la citada Directiva. De nuevo, la duración será, al menos, la misma que la restante en la Unión Europea.

Tercero, el Acuerdo de Salida también se ocupa de las solicitudes de derechos de exclusiva presentadas y no resueltas antes de la finalización del periodo transitorio. Dedica los arts. 59 y 60 a esta cuestión. El primero se refiere a las marcas y diseños comunitarios así como a las obtenciones vegetales. La idea es permitir que los solicitantes puedan obtener el derecho de exclusiva correspondiente en el Reino Unido. Para ello deberán presentar una solicitud a esos efectos dentro de los nueve meses siguientes a la finalización del periodo transitorio. El Reino Unido respetará la fecha de la solicitud en la Unión Europea, la prioridad y, en su caso, la antigüedad. El artículo 60 tiene por objeto los certificados complementarios de protección para medicamentos y productos fitosanitarios. Ordena aplicar los Reglamentos 1610/96 y 469/2009 a las solicitudes presentadas a una autoridad del Reino Unido antes de la finalización del periodo transitorio.

El último extremo contemplado es el agotamiento de los derechos de exclusiva. Como es bien sabido, la Unión Europea ha optado por el agotamiento comunitario (rectius, en el Espacio Económico Europeo). Dado que el Reino Unido se convertirá en un tercer Estado, el tema tiene enjundia. De ahí que se le haya dedicado el art. 61. Dispone que los derechos agotados tanto en la Unión Europea como en el Reino Unido antes de la terminación del periodo transitorio continuarán estando agotados en ambos.

Cabe comentar que el Acuerdo de Salida carece de referencias a las patentes. Esa omisión no debe sorprender. La razón es que, según el Gobierno británico, los instrumentos europeos relevantes han sido creados por convenios internacionales de los que es parte el Reino Unido. De un lado, el Sistema Europeo de Patentes no está regulado por una norma europea sino por el Convenio sobre concesión de Patentes Europeas, hecho en Múnich el 5 de octubre de 1973. En cuanto a la patente unitaria, el Tribunal Unificado de Patentes fue creado por un Acuerdo firmado en Bruselas el 19 de febrero de 2013. Ha sido ratificado por el Reino Unido el 26 de abril de 2018. El Gabinete de Theresa May considera que la salida de la Unión Europea no afectará a ninguna de estas normas y que el Estado que gobierna podrá continuar permaneciendo a ambas. Con todo, cabe recordar que el Tribunal de Justicia es competente para conocer de los recursos contra las decisiones del Tribunal Unificado de Patentes, lo que no parece compatible con la voluntad de los británicos de sustraerse a las injerencias judiciales europeas.

Algo parecido sucede con los derechos de autor. Como el Reino Unido es miembro de numerosos convenios y acuerdos internacionales, el Gobierno británico afirma que la mayor parte de las obras continuarán estando protegidas en la mayor parte del mundo tras la salida de la Unión Europea. No obstante, reconoce que algunos mecanismos transfronterizos dejarán de funcionar como sería deseable. Véase el comunicado sobre la propiedad intelectual y el Brexit al que nos hemos referido antes (aquí).

Carlos Górriz López