INADMISIBILIDAD DEL RECURSO CONTRA LA DECISI脫N DEL CONSEJO QUE AUTORIZA LA APERTURA DE NEGOCIACIONES

El Tribunal General ha inadmitido un recurso de anulaci贸n contra laDecisi贸n del Consejo de la Uni贸n Europea por la que autoriza a la Comisi贸n a abrir negociaciones con el Reino Unido a efectos de celebrar el Acuerdo de su retirada de la Uni贸n y del Euratom. Se trata de la sentencia de 26 de noviembre de 2018 (T-458/17), Harry Shindler contraConsejo de la Uni贸n Europea, que puede consultarse aqu铆.

La autoridad judicial europea estima las alegaciones del Consejo de que la Decisi贸n recurrida no es impugnable por una persona f铆sica o jur铆dica y de que los demandantes carec铆an de legitimaci贸n. Empieza recordando que este recurso cabe contra todos los actos adoptados por las instituciones que puedan afectar a los intereses de la parte demandante. Conforme al art. 263 TFUE, la legitimaci贸n para interponerlo requiere que la persona en cuesti贸n sea la destinataria del acto impugnado o que, al menos, la afecte directamente. No sucede as铆. La Decisi贸n impugnada es obligatoria en todos sus elementos y produce efectos jur铆dicos entre la Uni贸n y los Estados miembros o entre las instituciones de la Uni贸n. Pero no afecta directamente a los demandantes; no modifica la situaci贸n jur铆dica de los nacionales del Reino Unido, aunque residan en alguno de los restantes Estados miembros. Fue el acto de notificaci贸n de la primera ministra del Reino Unido de 29 de marzo de 2017,anunciando la intenci贸n de su pa铆s de salir de la Uni贸n y de la Euratom, el que gener贸 los efectos no deseados por los demandantes. De ah铆 que la hipot茅tica anulaci贸n de la Decisi贸n impugnada no tuviera mayor incidencia para ellos. La corte europea comenta que 鈥溾o conllevar铆a ni la anulaci贸n del acto de notificaci贸n de la intenci贸n de retirarse ni la suspensi贸n del plazo de dos a帽os previsto en el art铆culo 50 TUE, apartado 3鈥 (p谩rrafo 46).

El Tribunal General a帽ade otros argumentos para desarbolar las alegaciones de los demandantes. Primero, califica la Decisi贸n recurrida como鈥渦n acto de tr谩mite鈥. Aunque聽 tiene plenos efectos jur铆dicos entre la Uni贸n y los Estados miembros o las instituciones de la primera, carece de transcendencia per se respecto de los ciudadanos. Segundo, el acto del Consejo recurrido no ratifica o acepta la notificaci贸n del Reino Unido; simplemente autoriza a la Comisi贸n para negociar con este Estado y le instruye sobre c贸mo proceder. La resoluci贸n de abandonar la Uni贸n no requiere el consentimiento de esta organizaci贸n internacional. Tercero, es cierto que la Decisi贸n impugnada no garantiza que los nacionales brit谩nicos puedan seguir disfrutando de los derechos que les confiere el ordenamiento europeo. Pero no es ese su cometido:se limita a empoderar a la Comisi贸n y darle instrucciones de cara a la negociaci贸n. Por eso, la autoridad judicial concluye que 鈥溾s un mero acto de tr谩mite que no prejuzga el contenido del eventual acuerdo definitivo, en particular en lo referente al 谩mbito de aplicaci贸n ratione personae de las eventuales disposiciones relativas a la salvaguarda del estatuto y de los derechos de los ciudadanos del Reino Unido en la Europa delos veintisiete鈥 (p谩rr. 64). Por 煤ltimo, resulta irrelevante para la validez del acto comunitario impugnado que se privase a los demandantes del derecho devoto en el refer茅ndum de 23 de junio de 2016 debido a la 鈥渞egla de los quince a帽os鈥. Se trata de una cuesti贸n particular del Reino Unido que no permite prescindir de los requisitos del recurso de anulaci贸n de un acto comunitario. Adem谩s, la corte europea subraya que la High Courtof Justice (England and Wales), Queen鈥檚 Bench Division (Administrative Court) desestim贸 una demanda sobre esa cuesti贸n en una sentencia de 28 de abril de2016. Y en otro fallo de 12 de junio de 2018 tambi茅n rechaz贸 una petici贸n similar relativa a la conformidad de las negociaciones por parte del Reino Unido con las normas constitucionales.