Brexit and freedom of establishment. Tax, business, and immigration issues (Atelier, Barcelona, 2021)

The book Brexit y libertad de establecimiento. Aspectos fiscales, mercantiles y de extranjería has recently been published by Atelier (ISBN: 978-84-18244-53-7). It contains most of the presentations given at the Seminar held the 4th and 11th December 2020. We have revised them to incorporate the debate that took place and the Trade and Cooperation Agreement. It begins with the presentation made by professor M.ª Dolores Arias. Thanks to being a member of the research team, she explains the background of the project, its main milestones, summarizes the chapters of the book, and exposes the methodology used.The first chapter is written by Rafael Arenas, one of the Spanish scholars who has published the most and best about Brexit. The Professor of International Private Law analyses the negotiations between the United Kingdom and the European Union from the British perspective. He examines the main questions arisen by the withdrawal process, such as the tension between the British Government and Parliament, the possibility of withdrawing the decision to leave the Union, the extensions of the stay of the United Kingdom in the Union by not approving the Withdrawal Agreement and the solution for Northern Ireland.

The following four chapters deal with Tax Law. José Antonio Fernández adopts a generalist perspective. Concerned about the tax situation of British nationals who reside in the European Union, and Europeans who live in the United Kingdom, he studies the tax repercussions of Brexit around the principle of non-discrimination. First, he explains its meaning in the EU legal system; then, how it has been established in the Trade and Cooperation Agreement; and finally, its meaning in the Treaty against the Spanish-British Double Taxation.

Miguel √Āngel S√°nchez investigates the tax risks that the United Kingdom generates for the Union, given its economic importance and the close links it has with various tax-havens. He explores some issues of the EU tax fraud prevention regime to ascertain which measures could be applied to the United Kingdom. ‚ÄúAll of this with a double purpose: on the one hand, to highlight any shortcomings and needs, both in the establishment of instruments and application mechanisms. And, on the other hand, to show the need for some precautions or specific measures in relation to the new third State that results after the Brexit process‚ÄĚ (page 99).

Teresa Pontón, lecturer at the Cadiz University and an expert on Gibraltar, writes about the International Agreement on Taxation and the Protection of Financial Interests between the UK and Spain regarding Gibraltar. She holds that it will have great importance for the determination of tax residence and for administrative cooperation and emphasizes that the Agreement entails the disqualification of Gibraltar as a tax haven. Closely related to professor Pontón work is the chapter of Zuley Fernández Caballero. She focuses on the tax regime for cross-border workers, which is essential for Gibraltar. She exposes the situation of Spanish and Gibraltarian workers based on the premise that the Agreement to avoid Double Taxation between the United Kingdom and Spain is not applicable.

The following five contributions are more heterogeneous, but they have in common that they delve into specific problems generated by the withdrawal of the United Kingdom. Miguel Garde√Īes Santiago enlightens about the residence and movement rights of the British who reside in one of the twenty-seven Member States after the end of the transitional period or of the Europeans who do the same in the United Kingdom. Therefore, it scrutinizes Part Two of the Withdrawal Agreement, the rules of which allow these people and their families to partially maintain the rights they enjoyed before the exit of the United Kingdom.

The following two chapters focus on Company Law. Jorge Miquel takes a general perspective and explains the great influence that the United Kingdom has had on Community Directives, on EU capital markets, especially concerning its practice, and on corporate governance. Due to her status as a lecturer of Private International Law, Vésela Andreeva puts the spotlight on the transnational mobility of companies. In particular, she refers to cross-border transformation, the criteria for determining the lex societatis, and Directive 2019/2121.

Continuing with these specific issues, I deal with Competition Law. I explain how the departure from the United Kingdom will affect the EU and the British Antitrust Laws. After recalling the situation that existed before February 1, 2021, I comment on the provisions of the Withdrawal Agreement and the Trade and Cooperation Agreement that deal with competition rules. Next, I refer to the possible evolution of the EU and British Antitrust Law and warn about the damages that their distancing may cause.

Diana Mar√≠n closes this third part. She deals with programs to attract investment in exchange for citizenship or residence; especially on the doubts generated by the application of the Spanish program, established in the Act on Supporting Entrepreneurs and their Internationalization 2013, to British citizens after Brexit. She highlights the competition between the Member States’ programs, the reaction of the European Union, and the prospects.

Federico Fabbrini puts the finishing touch to the book with some reflections on the consequences of Brexit for its parts. The Professor of European Law and founding director of the DCU Brexit Institute is very critical of the United Kingdom, as leaving the Union has generated serious institutional and social crises in the country, has harmed its economy, and has reduced its international appeal. The situation does not seem so negative for the European Union, although it will also suffer harmful consequences. The reason is that the EU has been able to stay together throughout the process and is using the occasion to make progress in areas where the UK’s presence blocked it.

Trade and Cooperation Agreement

El Reino Unido y la Unión Europea han llegado a un acuerdo sobre su relación futura el 24 de diciembre de 2020. Puede consultarse el Trade and Cooperation Agreement, así como otros documentos relevantes, en https://ec.europa.eu/info/european-union-and-united-kingdom-forging-new-partnership/publications-and-news/documents-related-work-task-force-relations-united-kingdom_en?. Entrará en vigor provisionalmente el 1 de enero de 2021 y deberá ser aprobado y ratificado conforme a la normativa de las dos partes.

Para entender su alcance hay que tener en cuenta que el 31 de diciembre de 2020 termina el periodo transitorio establecido por el Acuerdo de Retirada, que esencialmente dispon√≠a la aplicaci√≥n del Derecho de la Uni√≥n en y al Reino Unido. Por lo tanto, el √ļltimo ya no forma parte del mercado com√ļn ni de la uni√≥n aduanera, con lo que cesan las libertades de movilidad de personas, mercanc√≠as, servicios y capitales. De ah√≠ la importancia del Acuerdo, que la Comisi√≥n Europea descompone en cuatro elementos

1. Comercio libre, leal y sostenible.- La Comisión destaca que el Acuerdo contiene medidas para garantizar la lealtad concurrencial de las partes, la preservación del medio ambiente y la tutela de los derechos de los trabajadores. En segundo lugar, no establece tarifa ni cuota alguna al comercio de mercancías, siempre que se respete la regla del país de origen. Tercero, se han simplificado los procedimientos aduaneros, aunque serán más exigentes que antes pues el Reino Unido ya no forma parte de la unión aduanera. Cuarto, el régimen de prestación de servicios es más libre que el previsto por la Organización Mundial del Comercio, aunque no alcanza el umbral de que disfrutan los nacionales de los veintisiete Estados miembros.

2. Cooperaci√≥n econ√≥mica, social y medioambiental.- El Acuerdo contiene medidas para asegurar la conectividad de los transportes, de modo que el tr√°fico de pasajeros y de mercanc√≠as entre el Reino Unido y la Uni√≥n Europea no se resienta. Ahora bien, las empresas brit√°nicas pierden la llamada quinta libertad: el derecho a embarcar y desembarcar pasajeros, mercanc√≠as o correos con destino o precedentes de un tercer Estado. Adem√°s, la Comisi√≥n subraya que se han dise√Īado medidas para evitar que los operadores brit√°nicos compitan deslealmente. Algo parecido sucede en el √°mbito energ√©tico. Se han adoptado medidas para garantizar que contin√ļen los flujos entre las dos partes. Adem√°s, existen previsiones para fomentar las energ√≠as renovables y luchar contra el cambio clim√°tico. Igualmente existe un Acuerdo sobre la energ√≠a nuclear. Tambi√©n se ha llegado a un pacto sobre pesca, uno de los principales escollos durante el proceso de negociaci√≥n. La participaci√≥n de la flota europea en aguas brit√°nicas ir√° disminuyendo gradualmente durante los cinco primeros a√Īos y despu√©s se negociar√° anualmente. En cuarto t√©rmino, el Reino Unido podr√° continuar participando en programas financiados por la Uni√≥n Europea a fin de promover la investigaci√≥n y el desarrollo. Por √ļltimo, existen normas sobre Seguridad Social para proteger a los trabajadores europeos en el Reino Unido y a los brit√°nicos que presten sus servicios en alguno de los veintisiete Estados miembros.

3. Seguridad de los ciudadanos.- La seguridad de los ciudadanos europeos y de los nacionales británicos constituye una de las principales preocupaciones de las dos partes. De ahí que existan medidas para luchar contra el crimen y el terrorismo transfronterizos; en particular, para conseguir la cooperación policial y judicial en materia penal, el intercambio de datos, así como la colaboración del Reino Unido con Europol y Eurojust. Eso sí, se desea garantizar el respeto de los derechos y libertades fundamentales. Asimismo, existen algunas restricciones al acceso del Reino Unido a las bases de datos de la Unión.

4. Gobernanza.- Como no pod√≠a ser de otro modo, sobre todo despu√©s de la desconfianza generada por la UK Internal Market Bill, el Acuerdo contiene normas sobre su interpretaci√≥n y aplicaci√≥n. La Comisi√≥n destaca que estas normas son √ļnicas para todo √©l, tal como hab√≠a exigido durante el proceso de negociaci√≥n. Al respecto destaca la creaci√≥n de un Consejo de Asociaci√≥n (‚ÄúPartnership Council‚ÄĚ), √≥rgano de referencia sobre la gobernanza. Se establece un mecanismo de resoluci√≥n de disputas, existiendo la posibilidad de someter los desacuerdos a arbitraje. Igualmente existen medidas de garant√≠a y ejecuci√≥n, que permiten que una parte suspenda el acceso al mercado o incluso alguna parte del Acuerdo en caso de que √©sta √ļltima haya incumplido sus obligaciones.

La Comisi√≥n subraya que no incluye ning√ļn acuerdo sobre pol√≠tica, seguridad y defensa exterior, a pesar de que la Declaraci√≥n pol√≠tica lo contemplaba. La raz√≥n es que el Reino Unido no ha querido llegar a ning√ļn compromiso en estos √°mbitos. Tampoco regula los servicios financieros, que tanta importancia tienen para la econom√≠a brit√°nica, la adecuaci√≥n del r√©gimen brit√°nico de protecci√≥n de datos ni de medidas sanitarias y fitosanitarias. Corresponde a la instituci√≥n europea pronunciarse unilateralmente acerca de si considera suficientes las normas del Reino Unido al respecto.

Noviembre de 2020: no news, good news?

Llevamos casi un mes de silencio oficial sobre el brexit. La √ļltima noticia aparecida en las p√°ginas web de la Uni√≥n Europea data de 21 de octubre de 2020 y hace referencia al discurso de Michel Barnier en la sesi√≥n plenaria del Parlamento europeo de 21.10.2020 (aqu√≠). La √ļltima ronda de negociaciones, la novena, tuvo lugar a principios de noviembre. Desde entonces, s√≥lo ha habido tweets. Y la misma estrategia ha seguido el Gobierno brit√°nico. Hay una actualizaci√≥n fechada el 9 de noviembre de 2020, pero no es sustancial. La √ļltima noticia publicada apareci√≥ el 8 de octubre y se refiere a la actualizaci√≥n del modelo operativo de la frontera entre el Reino Unido y la Uni√≥n Europea (aqu√≠).

El silencio no significa que no se haya avanzado; quiz√°s todo lo contrario, conforme al conocido aforismo ‚Äúno news, good news‚ÄĚ. Los dos equipos negociadores han estado reunidos y trabajando. Ajenos a los focos medi√°ticos, es probable que hayan ido reduciendo las diferencias que les separaban y que el acuerdo est√© m√°s pr√≥ximo. Buena prueba de ello podr√≠a ser la dimisi√≥n de Dominic Cummings, uno de los principales impulsores del brexit en el Gobierno Johnson, el viernes pasado (aqu√≠ y aqu√≠). Sin embargo, queda muy poco tiempo para que termine el periodo transitorio (42 d√≠as). Y para colmo, debe producirse un alto en las negociaciones debido a un positivo entre los miembros del UKTF (aqu√≠).

El RU y la UE reemprenden las negociaciones

Una parte de la prensa (aqu√≠ y aqu√≠) informa de que la Uni√≥n Europea y el Reino Unido han reemprendido las negociaciones sobre las relaciones futuras. Explican que hay avances significativos, aunque todav√≠a hay extremos en que las posiciones contin√ļan alejadas (lealtad concurrencial y pesca, como siempre). De momento no hay comunicados oficiales y nada nuevo aparece en la p√°gina web de la Comisi√≥n que informa sobre el desarrollo de las negociaciones; continua anclada en la novena ronda. Es posible que estemos ante un cambio de estrategia y que se prefiera avanzar en silencio. Continuaremos informando

Consejo Europeo de 15 y 16 de octubre de 2020

Mediados de octubre parec√≠a la fecha clave para conocer el desenlace final de las negociaciones sobre las relaciones futuras; es decir, para saber si se llegar√≠a a un acuerdo de libre comercio entre la Uni√≥n Europea y el Reino Unido. De un lado, Boris Johnson hab√≠a afirmado que deber√≠a haber consenso al respecto antes del 15 de octubre. De otro, durante ese d√≠a y el siguiente ten√≠a lugar una reuni√≥n del Consejo Europeo. Pues bien, hemos superado esa fecha y el cielo no ha ca√≠do sobre nuestras cabezas. Es cierto que la tensi√≥n ha aumentado y el acuerdo parece m√°s dif√≠cil, pero las partes contin√ļan negociando.

https://historiaconminusculas.blogspot.com/2013/03/el-unico-miedo-de-los-galos.html

Antes que nada cabe referirse a la tercera reuni√≥n del Comit√© Especial sobre Irlanda e Irlanda del Norte de 9 de octubre de 2020. Urg√≠a al Reino Unido a acelerar los trabajos para que los controles fronterizos estuvieran operativos el 1 de enero de 2021 y para diferenciar la identificaci√≥n tributaria de los empresarios norirlandeses de la del resto del Reino Unido. Igualmente consideraba que deb√≠a avanzarse en los encargos realizados por el Comit√© mixto; en particular, garantizar los derechos de los representantes de la Uni√≥n Europea en el Reino Unido, en la identificaci√≥n de los ‚Äúbienes en riesgo‚ÄĚ (aqu√©llos que transitan desde Gran Breta√Īa a Irlanda del Norte y pueden entrar en la Uni√≥n Europea), en las ayudas en agricultura y en las exenciones tarifarias brit√°nicas en materia de pesca.

El 15 de octubre el Consejo Europeo confirm√≥ que ha habido avances pero que no son suficientes para llegar a un acuerdo conforme a las directrices de 25 de febrero de 2020. Ped√≠a a Michel Barnier continuar con las negociaciones, instaba al Reino Unido a dar los pasos necesarios para conseguir el consenso y exhortaba a los Estados miembros a adoptar las medidas necesarias para el caso de que no pudiera alcanzarse el fin deseado. Pueden verse las conclusiones de la reuni√≥n aqu√≠. En la conferencia de prensa que Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, y Michel Barnier dieron el 15 de octubre el √ļltimo reiter√≥ que estaban determinados a llegar a un acuerdo con el Reino Unido, aunque no a cualquier precio. Y anunci√≥ que viajar√≠a a Londres el lunes para reunirse con el equipo de David Frost, al que propon√≠a intensificar las negociaciones.

Al d√≠a siguiente Boris Johnson replic√≥ que se est√°n preparando para el caso de que no se llegu√© a un acuerdo sobre las relaciones futuras, que a estas alturas considera harto improbable (aqu√≠ y aqu√≠). Volvi√≥ a repetir que el Reino Unido s√≥lo pide el mismo trato que otros Estados -en particular, Canad√°- con los que la Uni√≥n Europea ha concluido tratados de libre comercio, y le recrimin√≥ que quisiera seguir controlando la legislaci√≥n y la pesca brit√°nicas ‚Äú‚Ķin a way that is obviously unacceptable to an independent country‚ÄĚ. Con todo, mantiene la puerta abierta a seguir negociando, aunque advierte que debe ser la Uni√≥n la que haga el siguiente paso. Ese paso pod√≠a ser el viaje de la delegaci√≥n comunitaria a Londres, que anunci√≥ Michel Barnier. Sin embargo, seg√ļn la prensa, David Frost le pidi√≥ ayer que no lo hiciera ya que no hay base para continuar con las relaciones. Pero tambi√©n se informa de que se comunicar√°n por tel√©fono.

La conclusi√≥n es que contin√ļan las negociaciones, aunque es m√°s dif√≠cil alcanzar un acuerdo dado que la tensi√≥n ha aumentado, que cada vez hay menos tiempo, que no se ha recuperado la confianza rota por la UK Internal Market Bill y que el coronavirus est√° acaparando casi toda la atenci√≥n.

Novena ronda de negociaciones (29 de septiembre – 2 de octubre)

El brexit no deja de sorprender. Si en la entrada anterior explic√°bamos el pesimismo existente debido a la falta de avances significativos en las negociaciones, al progreso legislativo de la UK Internal Market Bill y a los reproches de MaroŇ° ҆efńćovińć, ahora parece que algo se mueve en sentido contrario. Es decir, que podr√≠a haber un acuerdo sobre las relaciones futuras. La raz√≥n es que el Reino Unido ha enviado a la Comisi√≥n varios documentos que acercan las posiciones de las partes sobre pesca, lealtad concurrencial, cooperaci√≥n judicial y policial, cooperaci√≥n nuclear civil y coordinaci√≥n en materia de Seguridad Social, seg√ļn informaba The Guardian.

Parecer√≠a que la propuesta brit√°nica ca√≠a en saco roto pues, de nuevo seg√ļn la prensa (por ejemplo, aqu√≠ y aqu√≠), Ursula von der Leyen envi√≥ una carta al Gobierno Johnson reproch√°ndoles el incumplimiento del Acuerdo de Retirada y d√°ndole un plazo de un mes para responder. Interesa subrayar que el incumplimiento aparece referido al art. 5, que obliga a las partes a negociar de buena fe, y no al Protocolo de Irlanda e Irlanda del Norte, pues el proyecto de Ley todav√≠a no se ha aprobado ni se ha adoptado medida infractora alguna. Ahora bien, la presidenta de la Comisi√≥n Europea tambi√©n afirm√≥ que la prioridad de la Uni√≥n Europea es alcanzar un acuerdo sobre las relaciones futuras. Y en esa clave debe interpretarse el hecho de que el plazo dado al Reino Unido para contestar sea de un mes, que finalizar√≠a al terminar octubre o comenzar noviembre. Para esa fecha, ya deber√≠a haber un acuerdo (o el avance deber√≠a ser tan significativo que llevara a los dos partes a seguir negociando), pues Boris Johnson advirti√≥ que la fecha m√°xima era el 15 de octubre, que es precisamente cuando debe tener lugar una nueva reuni√≥n del Consejo Europeo. Y de ah√≠ tambi√©n que el Gobierno brit√°nico est√© retrasando la tramitaci√≥n legislativa de la UK Internal Market Bill y que sea posible que desaparezcan de ella las disposiciones m√°s conflictivas.

En medio de este ambiente ha tenido lugar la novena ronda de negociaciones, del 29 de septiembre al 2 de octubre. Las dos partes reconocen que ha habido avances, aunque las posiciones todav√≠a se mantienen muy alejadas. En un escueto comunicado, David Frost se mostraba optimista, pues vislumbraba un acuerdo. No obstante, reconoc√≠a que las posiciones todav√≠a est√°n muy alejadas en cuanto a las cuotas de pesca y a la competencia leal. ‚ÄúThese issues are fundamental to our future status as an independent country‚ÄĚ.

Tambi√©n se mostraba parco Michel Barnier, cuya nota de prensa 2 de octubre puede dividirse en dos partes. En la primera repasaba el estado de las negociaciones, subrayando los extremos en los que hab√≠a acuerdo, aqu√©llos en los que hab√≠a habido un progreso (seguridad a√©rea, coordinaci√≥n de la seguridad social, y cooperaci√≥n judicial y pol√≠tica en temas penales), aqu√©llos en los que no se hab√≠a conseguido ning√ļn avance (protecci√≥n de los datos personales y lucha contra el cambio clim√°tico) y los temas en los que persist√≠an las divergencias, que son los que m√°s interesan a la Uni√≥n, seg√ļn el representante europeo. En la segunda parte recordaba los tres temas que deb√≠an resolverse para alcanzar un acuerdo sobre las relaciones futuras: la lealtad concurrencial, la pesca y la gobernanza. En cuanto al primero, destacaba que no pod√≠a aceptarse que el Reino Unido rebajase los est√°ndares sociales, fiscales y medioambientales. Respecto del segundo, la Uni√≥n desea un acuerdo estable y duradero, por lo que la oferta brit√°nica de cuotas decrecientes durante los pr√≥ximos tres a√Īos no es admisible. Por √ļltimo, el representante europeo puso el acento en la gobernanza, exigiendo ‚Äú‚Ķa comprehensive agreement, with robust enforcement and dispute settlement mechanisms, as well as effective remedies‚ÄĚ. La raz√≥n es la desconfianza generada por el proyecto de ley brit√°nico sobre el mercado interno. A diferencia de en otros comunicados de prensa, no conclu√≠a reiterando que la voluntad de la Uni√≥n era alcanzar un acuerdo de libre comercio. Esta vez informaba de que mantendr√≠an una actitud respetuosa y calmada, permaneciendo unidos hasta el final de las negociaciones. ¬ŅInterpretando el papel de ‚Äėpoli malo‚Äô?

Tercera Reunión del Comité Mixto (28.9.2020)

Ayer, 28 de septiembre de 2020, El Confidencial sorprendía a sus lectores al informar acerca de la posibilidad de un acuerdo de libre comercio entre el Reino Unido y la Unión Europea. Celia Maza afirmaba que crecía el optimismo acerca de un final feliz. Con todo, también reconocía que ese desenlace no está exento de dificultades.

El comunicado de prensa de MaroŇ° ҆efńćovińć acerca de la tercera reuni√≥n del Comit√© Mixto, que tambi√©n tuvo lugar ayer, nos devolv√≠a a la realidad. La reuni√≥n ten√≠a por objeto la implementaci√≥n y aplicaci√≥n del Acuerdo de Retirada y el representante de la Uni√≥n Europea se mostr√≥ cr√≠tico con su contraparte, m√°s que en ocasiones anteriores. Como era de esperar, explic√≥ que la Uni√≥n y los Estados miembros est√°n tomando las medidas necesarias para asegurar que se reconocen los derechos de los nacionales brit√°nico en el territorio comunitario. No puede decirse lo mismo del Reino Unido, pues parece establecer diferentes estatus para los ciudadanos europeos que residen en Gran Breta√Īa. ҆efńćovińć se mostr√≥ tajante: ‚ÄúWe cannot have two classes of beneficiaries of the Withdrawal Agreement‚ÄĚ.

El representante europeo tambi√©n censur√≥ la actitud brit√°nica respecto del Protocolo entre Irlanda e Irlanda del Norte, que est√° en el ojo del hurac√°n debido a la UK Internal Market Bill, de la que informamos en una entrada anterior. Urg√≠a al Reino Unido a acelerar la implementaci√≥n los mecanismos necesarios para poner en marcha los controles sanitarios y fitosanitarios, las aduanas relacionadas con los sistemas de informaci√≥n y tecnolog√≠a y el registro de los comerciantes norirlandeses en relaci√≥n con el IVA. Y, c√≥mo no, reiter√≥ la exigencia de que el Reino Unido eliminase las disposiciones del Internal Market Bill incompatibles con el Protocolo. ‚ÄúThe Withdrawal Agreement is to be implemented, not to be renegotiated ‚Äď let alone unilaterally changed, disregarded or disapplied.‚ÄĚ

Las dos partes tambi√©n repasaron la situaci√≥n de las bases brit√°nicas en Chipre y de Gibraltar, la implementaci√≥n de los acuerdos financieros y los extremos pendientes. La pr√≥xima reuni√≥n del Comit√© Mixto tendr√° lugar a mediados de octubre, que es la fecha m√°xima para haber llegado a un acuerdo sobre las relaciones futuras, seg√ļn Boris Johnson.

Veremos que nos depara la novena ronda de negociaciones sobre las relaciones futuras que empieza hoy, 29 de septiembre, y debería terminar el viernes 2 de octubre.

Octava ronda de negociaciones

El ruido generado por la UK Internal Market Bill, de la que nos ocupamos en una entrada anterior, ha hecho que pasara desapercibida la octava ronda de negociaciones sobre las relaciones futuras. Tuvo lugar entre los d√≠as 8 y 10 de septiembre y, a la luz de las declaraciones de Michel Barnier, result√≥ infructuosa. La raz√≥n es que siguen los desacuerdos sobre temas b√°sicos para la UE: la lealtad concurrencial del Reino Unido, la gobernanza del acuerdo de libre comercio, la prestaci√≥n de garant√≠as sufientes que permitan la cooperaci√≥n judicial (id est, la voluntad del Reino Unido de aplicar la Convenci√≥n Europea de Derechos Humanos) y la pesca. O sea, nada nuevo bajo el sol. O s√≠, pues Michel Barnier a√Īadi√≥ a los temas anteriores las dudas existentes sobre el r√©gimen sanitario y fito-sanitario brit√°nico a partir del 1 de enero de 2021.

La suma de estos dos obst√°culos (la UK Internal Market Bill y los desencuentros sobre aspectos clave de la relaci√≥n futura) nos hacen ser pesimistas sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo de libre comercio. Sin embargo, las declaraciones del negociador jefe de la Uni√≥n ofrecen un (muy tenue) rayo de esperanza, pues informa de que el Reino Unido hizo una declaraci√≥n a favor de la lealtad concurrencial (“A new approach to subsidy control”). Esencialmente significa que el Reino Unido seguir√° las recomendaciones de la OMC sobre subvenciones p√ļblicas. Aunque la Comisi√≥n europea lo considera insuficiente, constituye un avance.

Posible incumplimiento del Acuerdo de Retirada (UK Internal Market Bill)

El Gobierno brit√°nico ha publicado el proyecto de Ley del mercado interior (United Kingdom Internal Market Bill) cuya aprobaci√≥n podr√≠a significar el incumplimiento del Acuerdo de Retirada; en particular del Protocolo de Irlanda / Irlanda del Norte. La raz√≥n es que permitir√≠a a los ministros brit√°nicos sancionar normas que posibilitar√≠an la circulaci√≥n de mercanc√≠as desde Irlanda del Norte sin cumplir las disposiciones aduaneras europeas, a pesar de que exista el riesgo de que acaben en el mercado comunitario, y conceder ayudas p√ļblicas sin notificarlas a la Uni√≥n (v√©ase Peter Foster, Sebastian Payne y Jim Brunsden: ‚ÄúUK plan to undermine withdrawal treaty puts Brexit talks at risk‚ÄĚ, The Financial Times, 6.9.2020; los primeros que informaron sobre el tema).

Boris Johnson y sus ac√≥litos justifica este movimiento en la necesidad de mantener la unidad de mercado del Reino Unido en caso de que fracase la negociaci√≥n sobre las relaciones futuras (aqu√≠). Igualmente alegan que constituye una clarificaci√≥n del Protocolo referido, que no es suficientemente preciso en m√ļltiples aspectos (aqu√≠). Pero la propuesta se explica mejor por la voluntad de mantener la promesa electoral de que los empresarios norirlandeses podr√≠an acceder al mercado brit√°nico sin traba alguna. No obstante, no cabe descartar que se trate de una maniobra pol√≠tica para conseguir una posici√≥n de poder en la negociaci√≥n de las relaciones futuras (aqu√≠ y aqu√≠).

La aprobaci√≥n del proyecto de Ley podr√≠a tener consecuencias perjudiciales para el Reino Unido. En primer lugar, la Uni√≥n Europea podr√≠a activar las medidas previstas en el Acuerdo de Retirada para este tipo de situaciones, entre las que se halla la posibilidad de llevar el caso ante el Tribunal de Justicia, que podr√≠a imponer una dura sanci√≥n al Reino Unido. Igualmente, la Uni√≥n podr√≠a tambi√©n suspender parcialmente el Acuerdo de Retirada, imponer sanciones a las exportaciones brit√°nicas y empezar una guerra comercial contra su exmiembro, seg√ļn¬† informa la prensa inglesa (aqu√≠). En segundo t√©rmino, podr√≠a suponer el fin de la negociaci√≥n de las relaciones futuras, cuya octava ronda empieza precisamente hoy, diez de septiembre. Tercero, puede poner en jaque los Acuerdos de Viernes Santo, cuya preservaci√≥n era la finalidad del Protocolo de Irlanda e Irlanda del Norte (aqu√≠). Cuarto, ha generado ya una crisis pol√≠tica dentro de la Administraci√≥n Johnson y del partido conservador, cuya manifestaci√≥n m√°s expl√≠cita es la dimisi√≥n del jefe del Departamento Legal del Gobierno, Jonathan Jones (aqu√≠). Por √ļltimo, socavar√≠a la reputaci√≥n del Reino Unido en el √°mbito internacional ya que estar√≠a incumpliendo normas jur√≠dicas vinculantes. De ah√≠ que Nancy Pelosi, presidenta de la United States House of Representatives, haya advertido que la aprobaci√≥n de la Ley en cuesti√≥n dificultar√≠a en extremo un acuerdo entre el Reino Unido y los Estados Unidos de Am√©rica (aqu√≠).

Séptima ronda de negociaciones

El pasado 21 de agosto Michel Barnier hizo su habitual comunicado de prensa tras una ronda de negociaciones. Y de nuevo mostr√≥ su pesimismo sobre la posibilidad de conseguir un acuerdo de libre comercio entre la Uni√≥n Europea y el Reino Unido. Aunque ha habido algunos progresos en aspectos t√©cnicos (por ejemplo, cooperaci√≥n energ√©tica, participaci√≥n en los programas de la Uni√≥n y medidas contra el lavado de dinero), no son suficientes y cada vez queda menos tiempo. Una vez m√°s el representante europeo reprocha a los negociadores brit√°nicos la escasa voluntad en conseguir avances significativos en temas clave y advierte que ‚Äú(t)oday, at this stage, an agreement between the United Kingdom and the European Union seems unlikely‚ÄĚ.

Propone empezar a trabajar (semana del 7 de septiembre) en la consolidación de las propuestas de acuerdos presentadas hace algunos meses por las dos partes. Ahora bien, para que sea fructífera será necesario que los dos equipos negociadores colaboren estrechamente y que se aborden todos los temas de forma paralela.