Quant a Carles Górriz López

Professor Titular de Dret Mercantil. Aficionat al cine, a la literatura i a fer esport.

Protocolo de Irlanda y vacuna contra el covid19

Irlanda constituye una de las grandes preocupaciones del brexit. La salida del Reino Unido de la Unión Europea obligaba a instaurar una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Conscientes de la amenaza que esta situación supondría para la paz en la isla, durante todo el proceso se negociaron mediadas para neutralizar el peligro. El resultado fue el Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte (aquí), pensado para preservar los Acuerdos de Viernes Santo.

Desde el primer momento, el cumplimiento de las normas que conforman el Protocolo referido ha generado tensiones entre el Reino Unido y la Unión Europea. Como hemos destacado en otras entradas, Maros Sefcovic se ha quejado de la actitud de su contraparte al respecto; por ejemplo, de la lentitud del Reino Unido en implementar las medidas necesarias para la eficacia del Protocolo.

Las tornas cambiaron a finales de enero. La crisis de las vacunas contra el covid19 -en particular, la de AstraZeneca- provocó que la Comisión Europea aprobara el Reglamento de Ejecución 2021/111, de 29 de enero de 2021, por el que se supedita la exportación de determinados productos a la presentación de una autorización de exportación (aquí). Como explica el profesor Fernández Rozas (aquí), la finalidad era garantizar el acceso a las vacunas a través de medidas para incrementar la transparencia de las exportaciones fuera de la Unión. En particular, se exigía la autorización de los Estados miembros para poder exportarlas a terceros países.

El Reglamento generó mucha preocupación en el Reino Unido, pues se temía que pudiera incrementar los obstáculos a la libre circulación entre las dos Irlandas y poner en jaque los Acuerdos de Viernes Santo. De ahí que Michael Gove y Maros Sefcovic se reunieran e intercambiaran correspondencia para encauzar el problema. En una carta de 2 de febrero de 2021, el primero mostraba el pesar de los británicos por la voluntad inicial de la Unión Europea de activar el art. 16 del Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte sin informar previamente y buscar el consenso con el Reino Unido. Igualmente, reprochaba a su contraparte la aprobación del Reglamento 2021/111 sin haber informado antes al Reino Unido y le pedía que le garantizara que no se tomarían medidas para restringir el tráfico de mercancías entre Irlanda e Irlanda del Norte. Y aprovechó la ocasión para reclamar que se llegara a acuerdos sobre diversos extremos relacionados con el Protocolo, entre los que destaca el suministro a supermercados, el tráfico de productos de carne congelada, el correo postal, las medicinas y las cuotas de productos libres de tasas.

La réplica del representante europeo llegó el 10 de febrero a través de una misiva que puede consultarse aquí. Antes que nada, afirmaba que las medidas adoptadas por la Unión no creaban barreras entre las dos Irlandas, ni suponían un incumplimiento del Protocolo. A continuación, refería tres aspectos en los que la actuación del Reino Unido respecto de la implementación del Protocolo dejaba que desear: los puestos de control fronterizo, el acceso de la Unión Europea a los sistemas de control fronterizos británcios y la difusión de comunicados oficiales explicando que los comerciantes británicos no necesitaban facilitar determinada información a las autoridades aduaneras. Acto seguido, respondía a las peticiones del Canciller del Ducado de Lancaster explicando que la Comisión estaba valorando flexibilizar el régimen de las cuotas, pero que los demás extremos caían dentro del ámbito de aplicación del Protocolo. Finalizó mostrando su voluntad de continuar colaborando para conseguir lo mejor para ambas partes.

Acuerdo de Comercio y Cooperación en castellano

La Unión Europea ha publicado el Acuerdo de Comercio y Cooperación con el Reino Unido en las diferentes lenguas oficiales. Puede consultarse en https://eur-lex.europa.eu/legal-content/EN/TXT/?uri=uriserv%3AOJ.L_.2020.444.01.0014.01.ENG. También tiene gran interés el artículo del Financial Times “Brexit Trade Deal explained: the key parts of the landmark agreement”, publicado aquí; eso sí, es necesario estar suscrito.

Trade and Cooperation Agreement

El Reino Unido y la Unión Europea han llegado a un acuerdo sobre su relación futura el 24 de diciembre de 2020. Puede consultarse el Trade and Cooperation Agreement, así como otros documentos relevantes, en https://ec.europa.eu/info/european-union-and-united-kingdom-forging-new-partnership/publications-and-news/documents-related-work-task-force-relations-united-kingdom_en?. Entrará en vigor provisionalmente el 1 de enero de 2021 y deberá ser aprobado y ratificado conforme a la normativa de las dos partes.

Para entender su alcance hay que tener en cuenta que el 31 de diciembre de 2020 termina el periodo transitorio establecido por el Acuerdo de Retirada, que esencialmente disponía la aplicación del Derecho de la Unión en y al Reino Unido. Por lo tanto, el último ya no forma parte del mercado común ni de la unión aduanera, con lo que cesan las libertades de movilidad de personas, mercancías, servicios y capitales. De ahí la importancia del Acuerdo, que la Comisión Europea descompone en cuatro elementos

1. Comercio libre, leal y sostenible.- La Comisión destaca que el Acuerdo contiene medidas para garantizar la lealtad concurrencial de las partes, la preservación del medio ambiente y la tutela de los derechos de los trabajadores. En segundo lugar, no establece tarifa ni cuota alguna al comercio de mercancías, siempre que se respete la regla del país de origen. Tercero, se han simplificado los procedimientos aduaneros, aunque serán más exigentes que antes pues el Reino Unido ya no forma parte de la unión aduanera. Cuarto, el régimen de prestación de servicios es más libre que el previsto por la Organización Mundial del Comercio, aunque no alcanza el umbral de que disfrutan los nacionales de los veintisiete Estados miembros.

2. Cooperación económica, social y medioambiental.- El Acuerdo contiene medidas para asegurar la conectividad de los transportes, de modo que el tráfico de pasajeros y de mercancías entre el Reino Unido y la Unión Europea no se resienta. Ahora bien, las empresas británicas pierden la llamada quinta libertad: el derecho a embarcar y desembarcar pasajeros, mercancías o correos con destino o precedentes de un tercer Estado. Además, la Comisión subraya que se han diseñado medidas para evitar que los operadores británicos compitan deslealmente. Algo parecido sucede en el ámbito energético. Se han adoptado medidas para garantizar que continúen los flujos entre las dos partes. Además, existen previsiones para fomentar las energías renovables y luchar contra el cambio climático. Igualmente existe un Acuerdo sobre la energía nuclear. También se ha llegado a un pacto sobre pesca, uno de los principales escollos durante el proceso de negociación. La participación de la flota europea en aguas británicas irá disminuyendo gradualmente durante los cinco primeros años y después se negociará anualmente. En cuarto término, el Reino Unido podrá continuar participando en programas financiados por la Unión Europea a fin de promover la investigación y el desarrollo. Por último, existen normas sobre Seguridad Social para proteger a los trabajadores europeos en el Reino Unido y a los británicos que presten sus servicios en alguno de los veintisiete Estados miembros.

3. Seguridad de los ciudadanos.- La seguridad de los ciudadanos europeos y de los nacionales británicos constituye una de las principales preocupaciones de las dos partes. De ahí que existan medidas para luchar contra el crimen y el terrorismo transfronterizos; en particular, para conseguir la cooperación policial y judicial en materia penal, el intercambio de datos, así como la colaboración del Reino Unido con Europol y Eurojust. Eso sí, se desea garantizar el respeto de los derechos y libertades fundamentales. Asimismo, existen algunas restricciones al acceso del Reino Unido a las bases de datos de la Unión.

4. Gobernanza.- Como no podía ser de otro modo, sobre todo después de la desconfianza generada por la UK Internal Market Bill, el Acuerdo contiene normas sobre su interpretación y aplicación. La Comisión destaca que estas normas son únicas para todo él, tal como había exigido durante el proceso de negociación. Al respecto destaca la creación de un Consejo de Asociación (“Partnership Council”), órgano de referencia sobre la gobernanza. Se establece un mecanismo de resolución de disputas, existiendo la posibilidad de someter los desacuerdos a arbitraje. Igualmente existen medidas de garantía y ejecución, que permiten que una parte suspenda el acceso al mercado o incluso alguna parte del Acuerdo en caso de que ésta última haya incumplido sus obligaciones.

La Comisión subraya que no incluye ningún acuerdo sobre política, seguridad y defensa exterior, a pesar de que la Declaración política lo contemplaba. La razón es que el Reino Unido no ha querido llegar a ningún compromiso en estos ámbitos. Tampoco regula los servicios financieros, que tanta importancia tienen para la economía británica, la adecuación del régimen británico de protección de datos ni de medidas sanitarias y fitosanitarias. Corresponde a la institución europea pronunciarse unilateralmente acerca de si considera suficientes las normas del Reino Unido al respecto.

¿Brexit? “La vida sigue igual”

En 1968 Julio Iglesias ganó el Festival de Benidorm con “La vida sigue igual”. El pasado sábado, Ursula von der Leyen y Boris Johnson interpretaron esta canción en relación al brexit. En un comunicado de prensa conjunto (aquí) reconocieron que se ha avanzado en las negociaciones pero continúan existiendo tres obstáculo: la lealtad concurrencial, la pesca y la gobernanza de un posible acuerdo de libre comercio. Instaron a los equipos negociadores a reemprender las negociaciones el lunes 7 de diciembre (aquí).

A menos de cuatro semanas para que termine el periodo transitorio, el pacto parece difícil; sobre todo si tenemos en cuenta que ambas partes tienen que hacer frente a los problemas generados por el coronavirus, que la situación política de Boris Johnson no es precisamente envidiable y que el Consejo Europeo que se reunirá los días 10 y 11 de este mes debe tratar los temas siguientes: el paquete presupuestario, el fondo de recuperación, el acuerdo sobre los objetivos de reducción de emisiones de dióxido de cargo para 2030 y las relaciones con Turquía.

Pero más difícil resulta que el acuerdo de libre comercio apruebe conforme a los procedimientos y mayorías legalmente establecidos; sobre todo si afecta a competencias de los Estados miembros. De ahí que se hayan empezado a elaborar toda clase de propuestas para superar los obstáculos existentes. El periodista Nacho Alarcón da buena cuenta de ellas en el artículo “Si hay acuerdo del Brexit, ¿qué ocurre después?: las entrañas de la ratificación”, publicado en El Confidencial, el 5 de diciembre de 2020.

Para terminar, recordarles que este viernes 11.12.2020 tenemos la segunda parte de nuestro seminario on-line sobre el brexit. Pueden ver el programa y los enlaces para conectarse en la entrada anterior (aquí).

SEMINARIO ONLINE SOBRE EL BREXIT

Fechas: 4.12.2020 y 11.12.2020
Horario: Viernes 4.12.2020 de 9.45 a 14.30 y viernes 11.12.2020 de 9.30 a 14.30
Lugar de celebración: on-line a través de Microsoft Teams. No es necesaria inscripción previa: basta con conectarse a través de los enlaces siguientes:

Organización: Miembros del Proyecto de Investigación Brexit y libertad de establecimiento: aspectos societarios, fiscales y de extranjería. DER2017-88910-P

 

Hemos tenido que alterar el orden de los ponentes puesto que Clara Martínez Alberola no podrá asistir al estarse negociando todavía el acuerdo sobre la relación futura. El programa queda configurado así:

Viernes 4.12.2020

9.45 Inauguración: Enric Fossas (Decano de la Facultad de Derecho de la Universitat Autònoma de Barcelona) (enlace).

10.00 – 11.30. La retirada del Reino Unido de la Unión Europea (moderador José Antonio Fernández Amor) (enlace)

  • Rafael Arenas (Catedrático de Derecho internacional privado.UAB): El proceso visto desde el Reino Unido
  • Federico Fabbrini (Full Professor of European Law and Founding Director of the Brexit Institute, Dublin City University): The implementation of the Withdrawal Agreement and the Northern Ireland Protocol: Challenges towards Future EU-UK relations
  • Carlos Górriz (Profesor titular de Derecho mercantil. UAB): Brexit: pasado, presente y ¿futuro?

11.45 – 13.30. Aspectos fiscales del Brexit (moderador Carlos Górriz) (enlace)

  • José Antonio Fernández Amor (Profesor titular de Derecho financiero y tributario. UAB): Repercusiones del Brexit en el intercambio de datos tributarios entre UK y los Estados de la UE
  • Zuley Fernández Caballero (Profesora investigadora postdoctoral de Derecho financiero y tributario. UAB):La fiscalidad directa de los trabajadores transfronterizos de España y Gibraltar tras el Brexit
  • Teresa Pontón (Profesora de Derecho financiero y tributario. Universidad de Cádiz): Brexit y Gibraltar
  • Miguel Ángel Sánchez Huete (Profesor agregado de Derecho financiero y tributario. UAB): Los otros efectos del brexit: el riesgo fiscal

13.45-14.30 Comunicaciones (moderador Carlos Górriz) (enlace)

 

Viernes 11.12.2020

9.30 – 11.15. Acuerdo de Retirada y cuestiones particulares del brexit (moderador Miguel Ángel Sánchez Huete) (enlace)

  • Vessela Andreeva (Profesora asociada de Derecho Internacional Privado. Universitat de Girona): Transformaciones transfronterizas de sociedades y Brexit 
  • Miguel Gardeñes (Profesor titular de Derecho Internacional Privado. UAB): Circulación y residencia de personas físicas en el acuerdo de retirada
  • Carlos Górriz (Profesor titular de Derecho mercantil. UAB): Brexit y Derecho de la competencia
  • Jorge Miquel (Profesor titular de Derecho mercantil. UAB): Brexit y sociedades

11.30 – 13.30. Lecciones del brexit (moderador Jorge Miquel) (enlace)

  • Ángel Espiniella (Profesor acreditado a Catedrático de Derecho internacional Privado. Universidad de Oviedo): Crisis empresariales y brexit: lecciones para el futuro
  • Araceli Mangas (Catedrática de Derecho internacional público y relaciones internacionales. Universidad Complutense de Madrid): Líneas jurídicas e interpretación judicial de las negociaciones del Acuerdo de retirada
  • Albert Sánchez Graells (Catedrático de Derecho económico. Universidad de Bristol): UK Internal Market Bill/Law

13.45 – 14.30 Comunicaciones (moderador Jorge Miquel) (enlace)

Noviembre de 2020: no news, good news?

Llevamos casi un mes de silencio oficial sobre el brexit. La última noticia aparecida en las páginas web de la Unión Europea data de 21 de octubre de 2020 y hace referencia al discurso de Michel Barnier en la sesión plenaria del Parlamento europeo de 21.10.2020 (aquí). La última ronda de negociaciones, la novena, tuvo lugar a principios de noviembre. Desde entonces, sólo ha habido tweets. Y la misma estrategia ha seguido el Gobierno británico. Hay una actualización fechada el 9 de noviembre de 2020, pero no es sustancial. La última noticia publicada apareció el 8 de octubre y se refiere a la actualización del modelo operativo de la frontera entre el Reino Unido y la Unión Europea (aquí).

El silencio no significa que no se haya avanzado; quizás todo lo contrario, conforme al conocido aforismo “no news, good news”. Los dos equipos negociadores han estado reunidos y trabajando. Ajenos a los focos mediáticos, es probable que hayan ido reduciendo las diferencias que les separaban y que el acuerdo esté más próximo. Buena prueba de ello podría ser la dimisión de Dominic Cummings, uno de los principales impulsores del brexit en el Gobierno Johnson, el viernes pasado (aquí y aquí). Sin embargo, queda muy poco tiempo para que termine el periodo transitorio (42 días). Y para colmo, debe producirse un alto en las negociaciones debido a un positivo entre los miembros del UKTF (aquí).

SEMINARIO INTERNACIONAL: BREXIT Y LIBERTAD DE ESTABLECIMIENTO

Fechas: 4.12.2020 y 11.12.2020
Horario: Viernes 4.12.2020 de 9.45 a 14.30 y viernes 11.12.2020 de 9.30 a 14.30
Lugar de celebración: on-line a través de Microsoft Teams

Organización: Miembros del Proyecto de Investigación Brexit y libertad de establecimiento: aspectos societarios, fiscales y de extranjería. DER2017-88910-P

 

Viernes 4.12.2020

9.45 Inauguración: Enric Fossas (Decano de la Facultad de Derecho de la Universitat Autònoma de Barcelona) (enlace).

10.00 – 11.30. La retirada del Reino Unido de la Unión Europea (moderador José Antonio Fernández Amor) (enlace)

  • Clara Martínez Alberola (Deputy Head of United Kingdom Task Force): La negociación del acuerdo sobre las relaciones futuras
  • Federico Fabbrini (Full Professor of European Law and Founding Director of the Brexit Institute, Dublin City University): The implementation of the Withdrawal Agreement and the Northern Ireland Protocol: Challenges towards Future EU-UK relations
  • Carlos Górriz (Profesor titular de Derecho mercantil. UAB): Brexit: pasado, presente y ¿futuro?

11.45 – 13.30. Aspectos fiscales del Brexit (moderador Carlos Górriz) (enlace)

  • José Antonio Fernández Amor (Profesor titular de Derecho financiero y tributario. UAB): Repercusiones del Brexit en el intercambio de datos tributarios entre UK y los Estados de la UE
  • Zuley Fernández Caballero (Profesora investigadora postdoctoral de Derecho financiero y tributario. UAB):La fiscalidad directa de los trabajadores transfronterizos de España y Gibraltar tras el Brexit
  • Teresa Pontón (Profesora de Derecho financiero y tributario. Universidad de Cádiz): Brexit y Gibraltar
  • Miguel Ángel Sánchez Huete (Profesor agregado de Derecho financiero y tributario. UAB): Los otros efectos del brexit: el riesgo fiscal

13.45-14.30 Comunicaciones (moderador Carlos Górriz) (enlace)

 

Viernes 11.12.2020

9.30 – 11.15. Acuerdo de Retirada y cuestiones particulares del brexit (moderador Miguel Ángel Sánchez Huete) (enlace)

  • Vessela Andreeva (Profesora asociada de Derecho Internacional Privado. Universitat de Girona): Transformaciones transfronterizas de sociedades y Brexit 
  • Miguel Gardeñes (Profesor titular de Derecho Internacional Privado. UAB): Circulación y residencia de personas físicas en el acuerdo de retirada
  • Carlos Górriz (Profesor titular de Derecho mercantil. UAB): Brexit y Derecho de la competencia
  • Jorge Miquel (Profesor titular de Derecho mercantil. UAB): Brexit y sociedades

11.30 – 13.30. Lecciones del brexit (moderador Jorge Miquel) (enlace)

  • Rafael Arenas (Catedrático de Derecho internacional privado.UAB): El proceso visto desde el Reino Unido
  • Ángel Espiniella (Profesor acreditado a Catedrático de Derecho internacional Privado. Universidad de Oviedo): Crisis empresariales y brexit: lecciones para el futuro
  • Araceli Mangas (Catedrática de Derecho internacional público y relaciones internacionales. Universidad Complutense de Madrid): Líneas jurídicas e interpretación judicial de las negociaciones del Acuerdo de retirada
  • Albert Sánchez Graells (Catedrático de Derecho económico. Universidad de Bristol): UK Internal Market Bill/Law

13.45 – 14.30 Comunicaciones (moderador Jorge Miquel) (enlace)

Comunicaciones

El comité organizador, compuesto por los miembros del proyecto de investigación DER2017-88910-P, seleccionará las comunicaciones más relevantes

Los autores de las comunicaciones seleccionadas dispondrán de 5 minutos para exponerlas en las sesiones previstas

Los candidatos deberán enviar el título y un breve resumen de la comunicación antes del 21 de noviembre de 2020 a la dirección electrónica siguiente: carles.gorriz@uab.cat

Los seleccionados deberán enviar el texto definitivo de su comunicación antes del 1 de diciembre de 2020 a la misma dirección electrónica

El RU y la UE reemprenden las negociaciones

Una parte de la prensa (aquí y aquí) informa de que la Unión Europea y el Reino Unido han reemprendido las negociaciones sobre las relaciones futuras. Explican que hay avances significativos, aunque todavía hay extremos en que las posiciones continúan alejadas (lealtad concurrencial y pesca, como siempre). De momento no hay comunicados oficiales y nada nuevo aparece en la página web de la Comisión que informa sobre el desarrollo de las negociaciones; continua anclada en la novena ronda. Es posible que estemos ante un cambio de estrategia y que se prefiera avanzar en silencio. Continuaremos informando

Consejo Europeo de 15 y 16 de octubre de 2020

Mediados de octubre parecía la fecha clave para conocer el desenlace final de las negociaciones sobre las relaciones futuras; es decir, para saber si se llegaría a un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Reino Unido. De un lado, Boris Johnson había afirmado que debería haber consenso al respecto antes del 15 de octubre. De otro, durante ese día y el siguiente tenía lugar una reunión del Consejo Europeo. Pues bien, hemos superado esa fecha y el cielo no ha caído sobre nuestras cabezas. Es cierto que la tensión ha aumentado y el acuerdo parece más difícil, pero las partes continúan negociando.

http://historiaconminusculas.blogspot.com/2013/03/el-unico-miedo-de-los-galos.html

Antes que nada cabe referirse a la tercera reunión del Comité Especial sobre Irlanda e Irlanda del Norte de 9 de octubre de 2020. Urgía al Reino Unido a acelerar los trabajos para que los controles fronterizos estuvieran operativos el 1 de enero de 2021 y para diferenciar la identificación tributaria de los empresarios norirlandeses de la del resto del Reino Unido. Igualmente consideraba que debía avanzarse en los encargos realizados por el Comité mixto; en particular, garantizar los derechos de los representantes de la Unión Europea en el Reino Unido, en la identificación de los “bienes en riesgo” (aquéllos que transitan desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte y pueden entrar en la Unión Europea), en las ayudas en agricultura y en las exenciones tarifarias británicas en materia de pesca.

El 15 de octubre el Consejo Europeo confirmó que ha habido avances pero que no son suficientes para llegar a un acuerdo conforme a las directrices de 25 de febrero de 2020. Pedía a Michel Barnier continuar con las negociaciones, instaba al Reino Unido a dar los pasos necesarios para conseguir el consenso y exhortaba a los Estados miembros a adoptar las medidas necesarias para el caso de que no pudiera alcanzarse el fin deseado. Pueden verse las conclusiones de la reunión aquí. En la conferencia de prensa que Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, y Michel Barnier dieron el 15 de octubre el último reiteró que estaban determinados a llegar a un acuerdo con el Reino Unido, aunque no a cualquier precio. Y anunció que viajaría a Londres el lunes para reunirse con el equipo de David Frost, al que proponía intensificar las negociaciones.

Al día siguiente Boris Johnson replicó que se están preparando para el caso de que no se llegué a un acuerdo sobre las relaciones futuras, que a estas alturas considera harto improbable (aquí y aquí). Volvió a repetir que el Reino Unido sólo pide el mismo trato que otros Estados -en particular, Canadá- con los que la Unión Europea ha concluido tratados de libre comercio, y le recriminó que quisiera seguir controlando la legislación y la pesca británicas “…in a way that is obviously unacceptable to an independent country”. Con todo, mantiene la puerta abierta a seguir negociando, aunque advierte que debe ser la Unión la que haga el siguiente paso. Ese paso podía ser el viaje de la delegación comunitaria a Londres, que anunció Michel Barnier. Sin embargo, según la prensa, David Frost le pidió ayer que no lo hiciera ya que no hay base para continuar con las relaciones. Pero también se informa de que se comunicarán por teléfono.

La conclusión es que continúan las negociaciones, aunque es más difícil alcanzar un acuerdo dado que la tensión ha aumentado, que cada vez hay menos tiempo, que no se ha recuperado la confianza rota por la UK Internal Market Bill y que el coronavirus está acaparando casi toda la atención.

Novena ronda de negociaciones (29 de septiembre – 2 de octubre)

El brexit no deja de sorprender. Si en la entrada anterior explicábamos el pesimismo existente debido a la falta de avances significativos en las negociaciones, al progreso legislativo de la UK Internal Market Bill y a los reproches de Maroš Šefčovič, ahora parece que algo se mueve en sentido contrario. Es decir, que podría haber un acuerdo sobre las relaciones futuras. La razón es que el Reino Unido ha enviado a la Comisión varios documentos que acercan las posiciones de las partes sobre pesca, lealtad concurrencial, cooperación judicial y policial, cooperación nuclear civil y coordinación en materia de Seguridad Social, según informaba The Guardian.

Parecería que la propuesta británica caía en saco roto pues, de nuevo según la prensa (por ejemplo, aquí y aquí), Ursula von der Leyen envió una carta al Gobierno Johnson reprochándoles el incumplimiento del Acuerdo de Retirada y dándole un plazo de un mes para responder. Interesa subrayar que el incumplimiento aparece referido al art. 5, que obliga a las partes a negociar de buena fe, y no al Protocolo de Irlanda e Irlanda del Norte, pues el proyecto de Ley todavía no se ha aprobado ni se ha adoptado medida infractora alguna. Ahora bien, la presidenta de la Comisión Europea también afirmó que la prioridad de la Unión Europea es alcanzar un acuerdo sobre las relaciones futuras. Y en esa clave debe interpretarse el hecho de que el plazo dado al Reino Unido para contestar sea de un mes, que finalizaría al terminar octubre o comenzar noviembre. Para esa fecha, ya debería haber un acuerdo (o el avance debería ser tan significativo que llevara a los dos partes a seguir negociando), pues Boris Johnson advirtió que la fecha máxima era el 15 de octubre, que es precisamente cuando debe tener lugar una nueva reunión del Consejo Europeo. Y de ahí también que el Gobierno británico esté retrasando la tramitación legislativa de la UK Internal Market Bill y que sea posible que desaparezcan de ella las disposiciones más conflictivas.

En medio de este ambiente ha tenido lugar la novena ronda de negociaciones, del 29 de septiembre al 2 de octubre. Las dos partes reconocen que ha habido avances, aunque las posiciones todavía se mantienen muy alejadas. En un escueto comunicado, David Frost se mostraba optimista, pues vislumbraba un acuerdo. No obstante, reconocía que las posiciones todavía están muy alejadas en cuanto a las cuotas de pesca y a la competencia leal. “These issues are fundamental to our future status as an independent country”.

También se mostraba parco Michel Barnier, cuya nota de prensa 2 de octubre puede dividirse en dos partes. En la primera repasaba el estado de las negociaciones, subrayando los extremos en los que había acuerdo, aquéllos en los que había habido un progreso (seguridad aérea, coordinación de la seguridad social, y cooperación judicial y política en temas penales), aquéllos en los que no se había conseguido ningún avance (protección de los datos personales y lucha contra el cambio climático) y los temas en los que persistían las divergencias, que son los que más interesan a la Unión, según el representante europeo. En la segunda parte recordaba los tres temas que debían resolverse para alcanzar un acuerdo sobre las relaciones futuras: la lealtad concurrencial, la pesca y la gobernanza. En cuanto al primero, destacaba que no podía aceptarse que el Reino Unido rebajase los estándares sociales, fiscales y medioambientales. Respecto del segundo, la Unión desea un acuerdo estable y duradero, por lo que la oferta británica de cuotas decrecientes durante los próximos tres años no es admisible. Por último, el representante europeo puso el acento en la gobernanza, exigiendo “…a comprehensive agreement, with robust enforcement and dispute settlement mechanisms, as well as effective remedies”. La razón es la desconfianza generada por el proyecto de ley británico sobre el mercado interno. A diferencia de en otros comunicados de prensa, no concluía reiterando que la voluntad de la Unión era alcanzar un acuerdo de libre comercio. Esta vez informaba de que mantendrían una actitud respetuosa y calmada, permaneciendo unidos hasta el final de las negociaciones. ¿Interpretando el papel de ‘poli malo’?