TJUE y br茅xit (orden de detenci贸n europea y petici贸n de asilo)

El TJUE ha tenido que pronunciarse en varias ocasiones sobre temas relacionados con el br茅xit. La 煤ltima, el 23 de enero de 2019, y confirma la doctrina que mantuvo en un fallo de 19 de septiembre de 2018. En ambas decisiones respondi贸 a peticiones de decisi贸n prejudicial formuladas por la High Court de Irlanda. Y los dos casos vinculaban a este Estado con el Reino Unido.

La sentencia de 19 septiembre 2018 (C-327/18 PPU), RO, versaba sobre la ejecuci贸n de dos 贸rdenes de detenci贸n europeas emitidas por autoridades judiciales brit谩nicas en relaci贸n a delitos presuntamente cometidos por R.O., quien se hallaba en prisi贸n provisional en Irlanda. El detenido se opuso. Esencialmente aleg贸 que el br茅xit posibilitar铆a que fuera sometido a un trato inhumano y degradante si era internado en la prisi贸n de Mahaberry, en Irlanda del Norte.

La sentencia de 23 enero 2019 (C-661/17), M.A. et al se refiere a solicitudes de asilo. S.A., nacional extracomunitario, entr贸 en el Reino Unido en 2010 con un visado de estudiante. Al a帽o siguiente, se le uni贸 M.A. en virtud de un visado de reagrupaci贸n familiar. Tuvieron un hijo en el Reino Unido en 2014. Cada a帽o renovaban sus visados hasta que el centro donde estudiaba S.A. cerr贸. Se desplazaron a Irlanda y en el 2016 presentaron solicitudes de asilo. El Comisionado para los Refugiados irland茅s recomend贸 su traslado al Reino Unido. S.A. y M.A. impugnaron esa decisi贸n al considerar que era contraria al art. 17 del Reglamento Dubl铆n III. El International Protection Appeals Tribunal confirm贸 la decisi贸n recurrida, lo que motiv贸 un nuevo recurso ante la High Court de Irlanda, que formul贸 cuestiones prejudiciales sobre si el br茅xit afectaba a la decisi贸n de traslado.

En las dos resoluciones, el TJUE niega que la salida del Reino Unido de la Uni贸n Europea afecte a la situaci贸n jur铆dica vigente y perjudique a las personas relacionadas con la orden de de detenci贸n europea y con las solicitudes de asilo. En primer lugar, hasta que el br茅xit no sea eficaz (id est, el 29 de marzo de 2019, si no hay pr贸rroga), el Reino Unido contin煤a siendo un Estado miembro, por lo que el Derecho comunitario sigue siendo aplicable en 茅l. En palabras de la autoridad judicial europea:

鈥溾a notificaci贸n por un Estado miembro de su intenci贸n de retirarse de la Uni贸n de conformidad con el art铆culo 50 TUE no produce el efecto de suspender la aplicaci贸n del Derecho de la Uni贸n en ese Estado miembro y que, por consiguiente, ese Derecho sigue plenamente en vigor en dicho Estado hasta su retirada de la Uni贸n鈥. (P谩rrafo 54 de la sentencia de 23 de enero de 2019).

V茅ase tambi茅n el p谩rrafo 45 de la STJUE de 19 de septiembre de 2018, que presenta una redacci贸n muy parecida. Y en el 48 declara que la notificaci贸n de salir de la Uni贸n Europea no constituye una circunstancia excepcional que permita negarse a ejecutar una orden de detenci贸n europea.

Y en segundo t茅rmino, eastatus quo del Reino Unido no variar谩 sustancialmente, por lo que se refiere a los derechos y libertades fundamentales, cuando sea eficaz su salida de la Uni贸n Europea. La raz贸n es que es parte de los principales convenios internacionales que regulan la cuesti贸n y los ha incorporado a su ordenamiento. As铆, en la sentencia de 19 de septiembre de 2018 se explica que los derechos invocados por el detenido se encuentra reconocidos por la legislaci贸n inglesa. En particular,

鈥淒ado que los derechos reconocidos en los art铆culos 26 a 28 de Decisi贸n Marco y los derechos fundamentales contemplados en el art铆culo 4 de la Carta est谩n protegidos por disposiciones de Derecho nacional no solamente en caso de entrega, sino tambi茅n en caso de extradici贸n, tales derechos no se encuentran supeditados a la aplicaci贸n de la Decisi贸n Marco en el Estado miembro emisor.鈥

En el fallo de 23 de enero de 2019 el Tribunal explica que el Reino Unido ha ratificado tanto la Convenci贸n sobre el Estatuto de los Refugiados (Ginebra, 28 julio 1951) y el Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados (Nuevo York, 31 de enero de 1967) como el Convenio Europeo para la Protecci贸n de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales (Roma, 4 de noviembre de 1950). Este hecho es importante porque el sistema europeo de asilo, y en particular el Reglamento Dubl铆n III, se basa en estas normas.