Somos esclavos.

De nuestros trabajos, de nuestras facturas, de nuestros deseos, de nuestras rutinas, de nuestras palabras, de nuestros pensamientos, de nuestras creencias.

Seguir leyendo