Mi tesis doctoral (Dra. Patricia Prada)

Los experimentos no suelen salir a la primera, pero eso te lleva a ser más crítico y resolutivo, y te ayuda a aprender a gestionar tus emociones.

La mitocondria es la principal fábrica de energía de las células de nuestro cuerpo. Defectos en cualquier componente de esta gran fábrica dificultan el funcionamiento de nuestros órganos, y pueden conducir a un conjunto de enfermedades muy graves, por las que actualmente no hay cura. Concretamente, el Síndrome de Leigh, la patología en la que se centró mi tesis doctoral, es una de las enfermedades mitocondriales más severas, afectando principalmente a niños. Este síndrome causa problemas neurológicos que suelen conducir a una muerte prematura.

Durante mi tesis doctoral, analizamos las alteraciones que hay en las proteínas de las células afectadas, y lo hicimos usando un modelo de ratón. La investigación nos permitió observar que no todas las células son igual de susceptibles a la deficiencia mitocondrial: las principales neuronas excitatorias (glutamatérgicas) e inhibitorias (GABAérgicas) son más vulnerables. Además, vimos que las alteraciones que se producen en estos dos tipos de células, derivadas del mal funcionamiento de sus mitocondrias, son diferentes. Esto puede ayudar a desarrollar terapias efectivas para los pacientes. Por otro lado, creamos una técnica molecular para estudiar qué pasa en el ARN mitocondrial de las células afectadas, ofreciendo una herramienta muy útil para la investigación en el campo de las enfermedades mitocondriales.

Realizar una tesis doctoral en neurociencias es sin duda un reto que conlleva un gran esfuerzo. Los experimentos no suelen salir a la primera, pero eso te lleva a ser más crítico y resolutivo, y te ayuda a aprender a gestionar tus emociones. Personalmente, he tenido la gran suerte de trabajar en un equipo con una gran humanidad y capacidad científica. Sin duda, una tesis doctoral no se puede realizar sin el apoyo y experiencia del resto de miembros del laboratorio. Si me preguntaran si la volvería a hacer, diria que sí. A pesar de las dificultades, la recompensa por el trabajo realizado y el crecimiento profesional y personal tienen un valor incalculable.

Patricia Prada

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.