Entrevista a la Dra. Roser Nadal

“Las enfermedades mentales tienen una incidencia muy importante y los recursos que se dedican a investigarlas no son proporcionales”

Imagen de El Periódico: http://www.elperiodico.com/es/ciencia/20161106/herdean-traumas-padres-ciencia-5611097

Nos explica la Dra. Roser Nadal, del grupo Neurobiología del estrés y la adicción, que el estudio Global Burden of Disease de la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula, para diferentes patologías, los años perdidos debidos al tiempo vivido sin un estado de salud plena (YLDs). A nivel mundial, las enfermedades mentales (depresión, ansiedad, adicción, trastorno de estrés postraumático, etc.) son las que causan más YLDs, y hasta podría ser que se hubiera infravalorado su impacto.

Hablamos con ella con motivo del Día Mundial de la Salud Mental:

  1. ¿Qué es la Salud Mental?

Según la OMS, va más allá de la ausencia de patología mental: incluye sentirse bien.

  1. ¿Por qué hay que dedicarle un día del año?

En el campo de la salud mental existe todavía mucho estigma, en la sociedad y también en la investigación. Las enfermedades mentales tienen una incidencia muy importante y los recursos que se dedican a investigarlas no son proporcionales. Además, normalmente estas enfermedades aparecen en edades tempranas, por lo que condicionan prácticamente toda la vida del individuo que las sufre.

  1. ¿Qué importancia tiene la genética en el desarrollo de un trastorno mental?

Hay muy pocos casos en los que la causa sea únicamente genética y debida a una mutación concreta. La mayoría de las veces se trata de muchos pequeños genes alterados que, de forma aditiva, interaccionando constantemente con el ambiente, incrementan la vulnerabilidad a sufrir un trastorno. Puede existir una cierta propensión de base genética y luego, en función de tus experiencias tempranas, de tu estilo de vida, etc., te haces más o menos vulnerable.

  1. ¿Crees que el modelo de sociedad actual favorece que haya más casos de trastornos mentales?

La vida que llevamos hoy en día no ayuda. La mayoría de la gente está sometida a mucho estrés.

  1. ¿Qué comportamientos o estrategias recomiendas para intentar prevenir la aparición de estos trastornos?

Aprender a gestionar este estrés y promover un estilo de vida saludable, haciendo deporte y manteniendo una dieta equilibrada, a poder ser empezando cuanto antes, desde la infancia o incluso antes.

  1. ¿Cómo antes?

Podríamos empezar a preparar la salud mental de nuestros hijos y nietos, actuando sobre la nuestra. Los cambios epigenéticos, que son aquellos cambios que el ambiente induce en nuestros genes, parece ser que pueden heredarse. Llevar un estilo de vida favorable podría modificar la expresión de nuestros genes, y estas modificaciones podrían transmitirse a nuestra descendencia.

  1. ¿Qué se podría hacer para mejorar la salud mental de nuestra sociedad?

Reducir las situaciones estresantes que nos afectan como sociedad, intentar conciliar más la vida laboral con la vida social, crear espacios para promover la relajación de las personas, cultivar nuestras relaciones sociales… cosas que nuestra sociedad ha ido perdiendo.

  1. ¿En qué trabaja vuestro grupo de investigación?

Estudiamos cómo el estrés aumenta o disminuye la vulnerabilidad a sufrir psicopatologías en etapas tempranas o en la edad adulta, utilizando un modelo animal.

  1. ¿Disminuye?

Aunque el estrés es el principal factor ambiental que nos hace vulnerables a sufrir trastornos mentales, ciertas formas de estrés pueden ejercer efectos protectores. Esta dicotomía entre vulnerabilidad y resiliencia es muy compleja y dependerá de cada sujeto, de su contexto social y del tipo de estrés: si nos parece que es controlable o no, su cronicidad, el grado de intensidad, etc.

  1. ¿Los factores que inducen vulnerabilidad versus resiliencia al estrés dependen de diferencias individuales?

Exacto. Según la edad, el género, la genética, las experiencias pasadas, y si se recibe apoyo social para afrontar la situación estresante, el efecto del estrés puede ser diferente.

  1. ¿Cuando hablas de situación estresante a qué te refieres?

Depende. Hay algunos estímulos que son estresantes para todas las personas, porque son muy aversivos, pero hay otros que serán estresantes para algunas personas y para otras no. Por ejemplo, unas tareas académicas complejas pueden generar estrés en un niño, pero no en otro que esté más preparado o que haya recibido más ayuda previamente.

  1. ¿Entonces hay que ayudar al máximo y dar todo el apoyo que podamos a los niños y niñas?

La sobreprotección tampoco es buena. Hay que dejar que los niños y niñas se enfrenten a retos progresivamente, a medida que van aprendiendo nuevas estrategias de afrontamiento. Que sientan que pueden controlar la situación.

  1. ¿Vosotros tratáis con pacientes?

No, en nuestro laboratorio, el Dr Antonio Armario y yo principalmente trabajamos en modelos animales. Sin embargo,  recientemente, gracias a que el Instituto ha firmado un convenio con el Hospital Parc Taulí para crear una Unidad mixta Traslacional en Neurociencias, hemos podido empezar a colaborar con grupos clínicos. Somos miembros del CIBERSAM (Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental), bajo la dirección del Dr. Diego J Palao, y en nuestro grupo trabajan diversos investigadores como los Dres. Xavier Labad, Narcís Cardoner, Montserrat Pàmias o José Monreal, entre otros.

  1. ¿Qué otros grupos de investigación en el Instituto trabajan estudiando trastornos mentales?

¡Hay muchos! Y cada uno aborda distintas patologías desde distintas perspectivas: el grupo del Dr. Raül Andero, los grupos de los Dres. Alberto Fernández y Rafael Torrubia, los del Dr. Jesús Giraldo y el Dr. Jordi Ortiz, el grupo de la Dra. Lydia Giménez, el de la Dra. Rosa Maria Escorihuela, el del Dr. Marc Pallarès, y los grupos coordinados por la Dra. Margarita Martí: el de la Dra. Gemma Guillazo, el de la Dra. Isabel Portell y el de la Dra. Pilar Segura.

  1. Y ya para acabar… ¿cuál de todos tus artículos salvarías de un incendio?

Quisiera resaltar un trabajo que publicamos con la Dra. Sílvia Fuentes como primera autora en la revista Frontiers in Behavioral Neuroscience. Trata de cómo las experiencias estresantes tempranas modifican a largo plazo la conducta y la reactividad al estrés en la etapa adulta. Resulta interesante que factores como el sexo del individuo y los cuidados maternales recibidos influyan sobre la vulnerabilidad y la resiliencia al estrés. Es el inicio de un grupo de trabajos que todavía estamos llevando a cabo y que iremos publicando.

Roser Bastida Barau