El elixir antiparlamentario en el corpus del Derecho p煤blico.

Entramado de v铆as de acceso a los nuevos talleres de Renfe.

(Fuente: aqu铆)

芦El instante cr铆tico del guardaagujas. A prop贸sito del libro de Esteve Pardo: El pensamiento antiparlamentario y la formaci贸n del Derecho P煤blico en Europa,

Historia Constitucional , 23 (2002).

*

聽聽聽聽聽聽聽聽 Se me fue la mano. Lo que iba a ser una rutinaria recensi贸n se convirti贸 en una reflexi贸n m谩s larga sobre la crisis de las democracias liberales y el papel del Derecho. No fue m茅rito m铆o: me comport茅 como un enano a hombros del gigante. Me refiero al profesor Esteve Pardo y su libro (que ya est谩 siendo traducido y ha logrado un inmediato 茅xito): El pensamiento antiparlamentario y la formaci贸n del Derecho p煤blico en Europa (Marcial Pons).

聽聽聽聽聽聽聽聽 El planteamiento era seductor: en los felices veinte de hace justamente un siglo y que pronto se arrugaron se condensan diversas propuestas y programas de una corriente antiparlamentaria que ha sido fundamental para entender 聽la evoluci贸n del Derecho p煤blico (y, especialmente, del Derecho Administrativo). Por ejemplo, la construcci贸n del control de constitucionalidad, que s贸lo puede entenderse desde una inicial desconfianza del Parlamento.

聽聽聽聽聽聽聽聽 Un libro vale la pena si te golpea, como dec铆a Kafka. Justamente eso me ocurri贸 e incluso me puse a pensar sobre el corporativismo (antiparlamentario por esencia) 聽y su aparici贸n en Argentina, un poco por el prurito de a帽adir un cuartillo a la profundizaci贸n que el libro hace de la experiencia jur铆dico-pol铆tica de cinco pa铆ses (Alemania, Francia, Italia, Portugal y Espa帽a), un poco 聽adem谩s por la admiraci贸n hacia la cultura legal de esa naci贸n hermana y otro poco, tambi茅n, porque alguna relaci贸n se me 聽viene a la cabeza mientras oigo por la radio que la bruja inflacionaria no vuelve a su cueva y nada parece augurar ni siquiera un inicio de felices veinte.

***

 

 

Esta entrada ha sido publicada en Derecho administrativo y etiquetada como , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.