En el adi贸s de Rosendo Gervilla. Un respeto.

聽聽聽聽聽聽聽聽 Hay, en primer lugar, una Historia del Poder: en el rostro supremo acu帽ado en la moneda, en la commemoratio labrada en la piedra, en el hito que proclama la victoria militar鈥as aisladas se帽as de la memoria que iban los imperios salpicando por las tierras se hicieron, l贸gicamente, mucho m谩s sistem谩ticas con la irrupci贸n y perfeccionamiento del Estado. Cuentan las cr贸nicas que se ha alcanzado ya un nivel realmente totalitario, decidiendo el Poder qu茅 debe ser olvidado o mantenido, reorganizando d铆a a d铆a el pasado desde los planes educativos (cada vez m谩s arbitrarios) y desde los programas para el premio y la subvenci贸n.
聽聽聽聽聽聽聽聽 Es verdad que, desde Herodoto, Occidente fue acerc谩ndose al ideal de una historia objetiva. Jam谩s logr贸 ser una ciencia, ciertamente, pero, al menos, se fue alejando de la pseudociencia y de la narraci贸n interesada. Todos hemos conocido a alg煤n sabio sensible y erudito, a alg煤n hombre honesto desentra帽ando un archivo. Esperemos que resistan.
聽聽聽聽聽聽聽聽 Finalmente, alg煤n lugar ha de darse a los recuerdos de cada uno que funcionan tambi茅n como alimento colectivo. Me pas贸 hace unos d铆as, cuando le铆 el nombre: 鈥Gervilla鈥. Me acuerdo perfectamente. Era el apellido de un h茅roe, que dio su vida (y esto es textual) por todos los que, en los a帽os de plomo, nos mov铆amos por una Barcelona que era objetivo habitual de ETA. Gracias al escrito que ahora transcribir茅, supe que detr谩s de aquel h茅roe hab铆a 鈥揷omo m铆nimo- dos m谩s (un padre y una madre). Tambi茅n David Gervilla, claro, que ha tenido el acierto de publicar esta rese帽a en Linkedin. Le ped铆 permiso para a帽adirla aqu铆, ya que la vida de Rosendo, su padre,聽 era un puntal para la historia de todos y, adem谩s, con este humilde gesto pod铆a agradecer, aunque fuera m铆nimamente, la contribuci贸n de este pu帽ado de h茅roes a nuestra vida en com煤n.

聽 聽芦Rosendo es un ejemplo de libro de c贸mo las dos Espa帽as -tanto la casposa y fascista, como la moderna y pseudo-democr谩tica; olig谩rquicas las dos hasta la n谩usea- han intentado igualmente helar el coraz贸n a algunos afortunados. Y de c贸mo la resiliencia humana es casi infinita.

De entrada, digamos que el nacer en una familia rural, an贸nima y paup茅rrima, en agosto de 1936, en las Alpujarras granadinas, limitaba ya algo sus opciones de futuro. Por quitarle, le traspapelaron sin soluci贸n hasta su apellido paterno, que mira que ya es quitar.

Tras una infancia en B茅rchules ayudando a su padre en el pastoreo y sin haber pasado m谩s de unos pocos meses en la escuela, toma solo con doce a帽os un tren a Barcelona para huir del hambre y la miseria. Un tercio de sus hermanos y hermanas no llegar谩n a la adolescencia y 茅l apenas volver谩 a ver a su madre. All铆, en escuelas nocturnas acabar谩 una formaci贸n b谩sica.

A principios de los sesenta, reci茅n casado, emigra solo a Alemania donde trabajando como soldador a destajo perder谩 la visi贸n de un ojo. Su esposa le acompa帽ar谩 a帽os despu茅s y en Nuremberg nacer谩 su hijo Miguel, al que llevar谩n a la guarder铆a en un cochecito repleto de bolsas de agua caliente entre temperaturas bajo cero. En 1968, decidir谩n volver a Barcelona, a pesar de la insistencia en contra de sus jefes, compa帽eros y amigos alemanes.

En los ochenta, el desgaste de a帽os de esfuerzos f铆sicos desmesurados le provocar谩 una grave hernia discal y tendr谩 que jubilarse anticipadamente. El a帽o 2000, el terrorismo caviar etarra asesinar谩 a su primog茅nito. Su esposa nunca llegar谩 a superar esa tragedia y morir谩 poco despu茅s. Durante la crisis de 2008 y con el benepl谩cito vergonzoso del Congreso de los Diputados, perder谩 gran parte de sus ahorros en la estafa de las preferentes.

Y a pesar de todo, Rosendo ha seguido derrochando alegr铆a, humildad, empat铆a, inteligencia, generosidad, con todos los que le han rodeado.

Qu茅 privilegio poder estar a tu lado ahora, frente a pandemias y carcinomas, luchando a煤n valientemente para no marchar sin resistencia hacia esa noche eterna. Tu resiliencia me seguir谩 inspirando hasta el 煤ltimo de mis d铆as.

Gracias por tanto. Te quiero, Papa. Siempre.禄

***

Esta entrada ha sido publicada en In memoriam y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.