Sábados exclusivos. Aportación personal al Observatorio Global del Español.

(Fuente:aquí).

               1.- En principio, parece una buena noticia para las personas interesadas en nuestro idioma la creación de este nuevo órgano denominado “Observatorio Global del Español”. Las personas impacientes, que deseen su conversión en persona jurídica (del Observatorio, quiero decir) aún deberán esperar un poco, pues el Decreto 431/2022 ya alude a ese posible paso futuro.

      Alguna persona tiquismiquis podría molestar aludiendo a la coincidencia con los cometidos de la Real Academia Española: estudios e informes técnicos sobre la situación del español; coordinación con otros observatorios; informes sobre la relación entre economía, nuevas tecnologías y lengua, etc. Cualquier persona atenta a los últimos proyectos de la RAE (dirigida por un insigne administrativista, por cierto)  verá la coincidencia entre lo que hace ahora mismo esta institución (con tecnología puntera)  y lo que se va a encargar al  flamante observatorio.

         No hay que ser una persona avispada para darse cuenta de que, probablemente, se ha creado un órgano  para emitir informes bajo apariencia de competencia técnica pero mucho más manipulables que los de la ya incómoda Academia. Sin embargo,  quizás una persona más reflexiva podría atenuar lo anterior aludiendo a la relevancia social y económica de la política pública en materia de lengua y a su necesaria dirección por el Gobierno (el presidente del órgano es el Ministro de Asuntos Exteriores).

*

         2.- Me estoy confundiendo un poco ¿verdad? Es cierto, pero no es culpa de mi liosa persona.  Yo ya me había ido maliciando cuando, en el artículo 3, se aludió al “debate entre personas expertas en torno al español”. Luego, ya en el número 1 del artículo 4 se sigue con los caprichos de las personas creativas y se dice que “en los casos de ausencia, vacante o enfermedad, la Presidencia [sí, un pelín raro, pero lo dejamos] será sustituida en  sus funciones por una de las personas que desempeñen las vocalías,…”. Bueno bastaba decir que el presidente será sustituido por un vocal, pero eso era quizá demasiado complicado. Como personas comprensivas, lo pasaremos por alto y valoraremos que al final del número 2 del artículo 4 aparece el infamante “vocal” de toda la vida aunque, eso sí, acompañado de otra persona: “Por cada vocal del Pleno será designada una persona como suplente…” (no se conviertan ustedes en personas asustadas ya que, simplemente, quiere decir que para cada vocal del pleno se designará un suplente).

         Ahora bien, la observación del español por parte de nuestro observatorio llega a su máximo esplendor personalista en el número 2 del artículo 4, que enumera las vocalías (la negrita es nuestra, claro):

     “2. Vocalías:

a) La persona titular de la Secretaría de Estado para Iberoamérica y el Caribe y el Español en el Mundo.

b) La persona titular de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

c) La persona titular de la Dirección del Instituto Cervantes.

d) La persona titular del Comisionado Especial para la Alianza por la Nueva Economía de la Lengua.

e) Una persona en representación del Ministerio de Educación y Formación Profesional.

f) Una persona en representación del Ministerio de Política Territorial.

g) Una persona en representación del Ministerio de Cultura y Deporte.

h) Una persona en representación del Ministerio de Ciencia e Innovación.

i) Una persona en representación del Ministerio de Universidades.

j) Una persona en representación del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Las personas representantes ministeriales ostentarán, al menos, el rango de titular de Subsecretaría.

Por cada vocal del Pleno será designada una persona como suplente, por el mismo procedimiento utilizado para su nombramiento.”

       De lo cual deduzco que una buena persona observadora de la lengua ya no dice con tranquilidad “el titular …” o “el representante de…”, sino que ha de tamborilear con “la persona titular” o el más ridículo “una persona en representación de…”. Aunque pido perdón porque sé, como persona intuitiva que soy, que estas precisiones se hacen para evitar que sean robots los que representen a los ministerios (sí, sí, no se rían, que hay muchas personas con apariencia de robots y robots con apariencia de personas).

**

         3.- La sede del órgano estará en el territorio de la Comunidad Autónoma de La Rioja e incluso se prevé que una vocalía esté ocupada por un representante del Gobierno de esa Comunidad. Magnifico homenaje a los orígenes del español. Me sumo a él y propongo que la primera obra de la nueva organización consista en la actualización de los versos de esa persona escritora riojana (fundamental en la historia de todo esto) que fue Gonzalo de Berceo. Sin duda habrán oído alguna vez su inmortal verso (que es, por cierto, un brindis a la claridad y a la precisión). Se trata de la segunda estrofa del Libro primero de La vida de Santo Domingo de Silos y cito la versión recomendada por la Biblioteca Virtual Cervantes:

         “Quiero fer una prosa          en romanz paladino

         en cual suele el pueblo      fablar con so vecino

         ca non só tan letrado         por fer otro latino,

         bien valdrá, como creo,     un vaso de bon vino”.

         Gonzalo de Berceo merece, como dije, una puesta al día, y ahí estoy yo, codo a codo con el recentísimo observatorio, para iniciar esta tarea:

         “Quiero hacer una prosa    en román paladino

         en el cual suele el pueblo    hablar con su persona vecina

         …”

***

Artículos relacionados: sábados exclusivos/ dissabtes exclusius.

Esta entrada ha sido publicada en General y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.