Nihil novum subsole. Una brillante reflexión histórica ante la ultimísima norma.

                El abogado Alfonso López-Ibor Aliño compara brillantemente–asumiendo ciertos riesgos- las normas de control de precios y de suministros dictadas en ciertos momentos de la Revolución Francesa y las últimas y sorprendentes congelaciones de rentas y  tarifas adoptadas por nuestro Ejecutivo. Vuelven los buenos tiempos para la Ley de máximo, como el artículo describe. Recuerdo que el viejo COU iniciaba la asignatura de Historia Contemporánea con un buen mesecito de Revolución Francesa. Tuve suerte con el gran profesor don Juanjo Miguélez. Supongo que ahora la cosa será más complicada, porque se les va a decir a los muchachos que la historia comenzó en 1812.

         El Decreto Económico del Gobierno y los jacobinos.

***

Esta entrada ha sido publicada en General y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.