Carácter mínimo de la motivación de los reglamentos: dejar constancia y aportar elementos razonables.

No se trata de convertir la motivación en una larga y cumplida justificación. Así lo indica el Tribunal Supremo  (y nos lo recuerda el insustituible Chaves):

«Tribunal Supremo dixit: control de mínimos en la motivación de reglamentos«.

***

Esta entrada ha sido publicada en Sin categoría y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.