23 a帽os ya.

Esto quiere decir que mis alumnos ya no vivieron lo que nos toc贸 a nosotros: notar el peso de un聽 asesinato paso a paso, con la muerte cabalgando en cada segundo. Ser铆a instructivo que lo supiera esta generaci贸n del what’s up y del tiempo real. Quiz谩 sus padres les hayan explicado algo. En la escuela conf铆o poco. Supongo que vendr谩n correctamente adoctrinados.

***

Esta entrada fue publicada en Diarios de un profesor disperso. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.