23 años ya.

Esto quiere decir que mis alumnos ya no vivieron lo que nos tocó a nosotros: notar el peso de un  asesinato paso a paso, con la muerte cabalgando en cada segundo. Sería instructivo que lo supiera esta generación del what’s up y del tiempo real. Quizá sus padres les hayan explicado algo. En la escuela confío poco. Supongo que vendrán correctamente adoctrinados.

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Diarios de un profesor disperso. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.