Notas para aclararse en el magma de las corrientes feministas (I). Las preguntas.

Estatuas en la fuente de Atenea — Foto de Stock

(Fuente:*)

       1.-Llevo unos días releyendo a Pablo de Lora y su Lo sexual es político (y jurídico) (1)con la esperanza de orientarme en la esencia y tramitación de los informes de género en los planes urbanísticos. Amparado en ese magnífico cicerone, consultando también los trabajos de Agustín Laje y Christian Márquez y torturándome en mis propias cavilaciones, he ido dibujando un mapa  descriptivo del movimiento social y político quizá con más éxito en la bisagra de los siglos XIX y XX.

         Sería fácil elaborar un cuadro de doble entrada en el cual aparecieran en la parte de arriba las diferentes tendencias de este enorme caudal y, en un lateral, los interrogantes relevantes frente a los cuales deben manifestarse cada una de las posiciones. ¿Cuáles son esas dudas que reclaman un pronunciamiento? Vamos a verlo inmediatamente.

*

         2.-La primera cuestión parece absurda, pero es muy importante. Se trata de saber si la doctrina interpelada acepta la existencia objetiva de un dimorfismo sexual. Es decir, que el sexo masculino y el femenino son datos irrevocables impuestos por la naturaleza (del mismo modo que hay distintos colores de cabello o grupos sanguíneos).

         El segundo tema consiste en la admisión o inadmisión de ciertas consecuencias sociales derivadas de esa doble condición. Por ejemplo, que haya baños en lugares públicos  para cada uno de los sexos.

         En tercer lugar, es fundamental la opinión respecto a la categoría social y cultural del “género”. Estamos, probablemente, ante el bastión del credo feminista y sus distintas ramificaciones están obligadas a decir qué opinan respecto a él.

         Por último, admitida una duplicidad de género, debemos preguntarnos por el impacto social y legal de esa división. Por ejemplo, habrá que decidir si el ordenamiento jurídico ha de imponer una corrección forzosa de la “desigualdad de género” que se ha observado en la realidad,  si deben impulsarse “políticas de género” o si debe optarse más bien por un criterio abstencionista .

**

         3.-Quizás el lector esté desbordado por el carácter un tanto abstracto de algunos asuntos. Sin embargo, será más fácil dirimirlos a medida que vayamos diseccionando las diferentes oleadas y escuelas.

 

***

(1) Publicado en 2019 por Alianza Editorial.

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Feminismo, Informes urbanìsticos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.