Cuarentena

Anotábamos el otro día el poema que nos faltaba, de la mano de Marcel Riera. Algunos amigos me han pedido una posible traducción y, con algunos ajustes rápidos, propongo lo siguiente.

 

CUARENTENA

 

Supura la herida, y en un tirabuzón

se enrosca en el pasado, se deshilacha el tiempo,

las pestes resucitan, toma forma el horror.

 

Sin fosas comunes ni humo de hogueras,

sin incienso ni bendiciones, queda el asombro

por la ausencia de Dios en la vida diaria.

 

Una mente confusa mide las distancias,

palpa el aire más nítido, la frialdad de la luz

y el miedo a la oscuridad, que es otra transparencia.

 

Por la rendija asoma lo que no tiene nombre,

metido entre las horas, y un velo de polvo muy fino

flota como un visillo sobre todas las cosas.

 

Y en la hora desolada de los mercados y las plazas,

de la estática espera de una bondad que cure,

querríamos que el mañana apareciese benigno.

 

Como un espejo roto, la inquietud nos enfrenta

con nosotros mismos ante todo aquello

que habíamos olvidado, mientras nos mece el silencio.

 

En la balanza está justo lo que teníamos

y el lastre de la incertidumbre,  ahora sólo queda

la arisca evidencia de saber que esto es vivir.

 

 

J.Amenós. Traducción de «Quarentena«, de Marcel Riera.

***

 

 

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Diarios de un profesor disperso, Diarios para un confinamiento y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.