Ridiculez desvelada.

Cuando el lenguaje asume sus funciones naturales, se libera inmediatamente de lastre. Desde hace más de un mes, no he oído todavía estas combinaciones: «sanitarios y sanitarias», «curados y curadas», «fallecidos y fallecidas», «muertos y muertas»…

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Llenguatge jurídic. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.