Diarios para un confinamiento (XIX).-También se recluyen.

Me alegra saber que las cosas van bastante mejor en España (y también atisban el final del túnel nuestros primos italianos). A veces, sin embargo, pienso en las pobres gentes de lejanos lugares, confinados de una manera muy diferente a la nuestra, casi con la esperanza rota, plantando cara a la vida…

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Diarios para un confinamiento. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.