Cuadernos para un confinamiento (XVI).-Se nos fue Luis Eduardo Aute (y II).

..       Escuché a Aute hace unos años en el Palau de la Música. Un concierto maravillosamente extenso, presionado por un público que no quería dejarle marchar y que él iba desgranando con una copa de vino y un repaso tranquilo a viejas canciones y a su último disco.

…       Me llamó la atención una bellísima pieza en catalán:  “Somnis de la la plaça Rovira”. Tampoco me canso de oírla. La verdad es que empecé a rascar en la letra –dónde estaba esa plaza, quién era Rovira i Trías…- y acabé estudiando cuestiones encabalgadas como la relación entre Rovira y Cerdà (en este me entretuve luego más, aunque Rovira me parece un profesional fascinante), las decisiones urbanísticas de los gobiernos centrales sobre Barcelona, etc.

De todos modos, la canción es, sobre todo, un homenaje a su padre, a los que nos precedieron. Por eso he transcrito la letra, con una traducción apresurada al castellano. No voy a repetir el tópico de la levedad de la tierra, pero sí me gustaría decir que no olvidaremos sus canciones, ni tampoco la fibra de su creatividad.

 

A veces, los sueños
viven la realidad
y, al revés, hay vida
que hace real lo soñado

como en esta noche dulce
de un agosto de entoldados
por las calles en fiesta
transportado al pasado, transportado al pasado…

Un pasado como un barrio
de futuro sin espejos
donde vivieron mis abuelos,
donde nacieron sus hijos.

Tengo recuerdos de mi padre
cuando, después del trabajo,
bajábamos a beber
las horchatas del Vall, las horchatas del Vall.

Plaça Rovira,
vieja Plaça Rovira
de mi barrio de Gràcia
y mi corazón adormecido, y mi corazón adormecido…
Plaça Rovira,
me remueves el ascua
de un fuego que ya era ceniza
y más que humo,
eres todo luz
esta noche.

Y por la noche nos íbamos
para cambiar un poco de ambiente
hasta el bar Comulada,
el palacio del Climent

donde las ensaladillas
de su buena patente,
hacían que el sabor de los sueños
fuera un gusto para el cliente.

La farmacia del Pere
y el quiosco decían «basta:
a cerrar que ya llega
el último 39
«.

Y el Cine Rovira
era un sueño adornado
con Charlot haciendo reír
a los grandes y los más pequeños, a los grandes y a los más pequeños..

Y en el primer sueño de los sueños,
cuando el tiempo ya se va,
mi padre me decía:
vamos a casa a dormir”.

y en silencio volvíamos
lentamente hacia arriba,
a la torre de los abuelos
y de todos sus difuntos.

Y entre el pozo y las piedras
del jardín de Massens,
la galaxia nos lloraba
lluvias de San Lorenzo

y mi padre me hablaba
señalándome el cielo:
dale, antes de tus sueños
un beso a tu estrella
”.

 

Plaza Rovira,vieja Plaza Rovira…

De vegades, els somnis
viuen la realitat
i a l’invers hi ha vida
que fa real lo somiat

com en aquesta nit dolça
d’un agost d’envelats
pels carrers fent la festa
que em transporta al passat,

que em transporta al passat.

un passat com un barri
de futur sense espills
on van viure els meus avis,
on van néixer els seus fills.

Tinc records del meu pare
quan, després del treball,
ens baixàvem a beure
les orxates d’en Vall,

les orxates d’en Vall..

Plaça Rovira, vella Plaça Rovira
del meu barri de Gràcia,
i el meu cor adormit,i el meu cor adormit…
Plaça Rovira, em bategues guspires
d’un foc que ja era cendra…
I, més que fum,
ets tota llum
aquesta nit.

I a la nit ens n’anàvem
per canviar un poc d’ambient,
fins el Bar Comulada,
el palau d’en Climent

on las ensaladilles,
de la seva patent,
feien que el tast dels somnis
fos un gust pel client.

La farmàcia d’en Pere
i el quiosc deien «prou,
a tancar que ja arriba
el darrer trenta-nou”.

I el Cinema Rovira,
va ser un somni guarnit
amb Charlot fent rialles
pels grans i els més petits.

pels grans i els més petits..

.

Plaça Rovira, vella Plaça Rovira…

I al primer son del somnis,
quan el temps va partir,
el meu pare em deia:
«anem a casa a dormir».

I en silenci tornàvem
lentament cap amunt
a la torre dels avis
i tots els seus difunts.

I entre el pou i las pedres
del jardí de Massens,
la galàxia ens plorava
pluges de Sant Llorenç.

I el meu pare em parlava
assenyalant-me el cel:
«fes-li, abans dels teus somnis,
un petó al teu estel».

 

Plaça Rovira, vella Plaça Rovira…

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Diarios para un confinamiento y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.