Cuadernos para una confinamiento (XV).- Se nos fue Luis Eduardo Aute (I).

       Ya hacía dos o tres años que su corazón se había ido remansando.  Se me hace muy cuesta arriba seleccionar aquí algunas de las canciones que él creó y que han ido guiando nuestra vida. Me voy a quedar con una antología exclusivamente personal.

…       Comenzaría por “Las cuatro y diez”, donde una escena cotidiana –casi gris- se convierte en el símbolo de todas las historias de amor. Seguiría con “Mira que eres canalla”, porque “te has enamorado, si eso no les pasa ni a un colegial”. En “De alguna manera” resumió, como un clásico,  qué se siente cuando llega el desamor. También ahí, claro, “Siento que te estoy perdiendo”.

 …      Ya en su fase más madura,  jamás me cansé de repetir “Quiéreme”,  donde el juego de voces y del amor y sus contrarios nos pone cara a cara ante la naturaleza contradictoria y mágica de la pareja humana. Con ella les dejo, mientras agrupo para mañana algunos recuerdos más de Aute:

***

.

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Diarios para un confinamiento y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.