Diarios para un confinamiento (XIII).-La salud es algo secundario.

Algunos alcaldes y particulares de Cataluña solicitaron hace unos días a la Unidad Militar de Emergencias la realización de ciertas actividades en las cuales el ejército ha demostrado una enorme efectividad. Principalmente, se trataba de hospitales de campaña y desinfección de residencias geriátricas. 

Según parece, algunas autoridades -por activa y por pasiva- se han dedicado a obstruir tales actuaciones. Así parece confirmarse en los casos de Sabadell y Sant Cugat. Si así fuese, se habrían alcanzado cotas de podredumbre moral inimaginables.

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Diarios para un confinamiento. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.