Diarios para un confinamiento (VI). No sólo normas.

…            1.-Curiosamente, ha coincidido estos días la materia que tenía que explicar en  clase –la actividad limitadora de la Administración Pública- con la declaración de alarma y las normas posteriores. Por tanto, me he enfrascado ya en estos temas, tal como ocurre con muchos de mis compañeros. Las normas nacidas a causa del COVID-19 afectan de manera global al juego de derechos y deberes regulado por el ordenamiento. Se observan diversas perspectivas: la limitación del ejercicio de derechos, la suspensión de plazos y el aplazamiento de obligaciones, las primeras relajaciones en materia de  ayudas públicas y ejecución presupuestaria y un largo etcétera que vamos a tener que ir desgranando en estos días.

*

…      2.-En este contexto, hay que saludar la publicación  del último número de El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho, la revista dirigida por el profesor Muñoz Machado, que ha elaborado un “pdf” que se distribuye estos días gratuitamente por internet. Es un compendio de  artículos de enorme utilidad y posiblemente el primer estudio  urgente y profundo de varios de sus aspectos jurídico-públicos (encaje constitucional, responsabilidad, contratación…). También me ha sido muy provechoso el informe de los profesores ALEGRE ÁVILA y SÁNCHEZ LAMELAS, publicado en la web de la Asociación Española de Profesores de Derecho Administrativo, que plantean que la forma jurídica adecuada hubiera sido la declaración del estado de excepción.

**

…      3.-Pero no quiero aburrirles con estas cosas. Me llama la atención un párrafo de ÁLVAREZ GARCÍA, uno de los grandes especialistas en la regulación de las situaciones de necesidad (las negritas son mías):

…      “La lucha contra las crisis, aprendí a comienzos de los años noventa del pasado siglo, es cosa de todos. Pero las poblaciones necesitan líderes con una extraordinaria fortaleza moral (con  una “auctoritas” indiscutible) que las dirijan, mientras aquéllas se desarrollan, para poder superarlas de la manera menos dolorosa posible, teniendo en cuenta que todas las crisis severas provocan daños –a veces verdaderamente tremendos-.”

…         Tiempo habrá de seguir comentando esta idea.

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Diarios para un confinamiento y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.