Congreso de la AEPDA: «La ciudad del siglo XXI: transformaciones y retos».

,,,1.-Si algo quedó claro en el congreso, fue la explosión del evanescente “derecho a la ciudad”. Áspero y agreste, por cierto, en la faceta normativa del discutidísimo derecho a la vivienda. López-Ramón y Sánchez Morón polemizaron  con calma sobre el tema. Nuestro presidente enarboló su optimismo positivista, nacido quizás al calor de sus luchas y victorias en el campo del patrimonio natural y del medio ambiente. Sánchez Morón, en contacto con  esa  clase especial que son y somos los funcionarios públicos, echó un poco de agua en el vino aludiendo a los defectos en la efectividad del derecho citado. Por mi parte, después de oír a Judith Gifreu, tuve extrañas pesadillas con usurpadores que recibían ramos de flores de los especuladores.

 …      Mientras Leopoldo Tolivar recordaba aquella vieja canción de las áreas metropolitanas, Tomás Font  se entusiasmaba con las funciones estatales de las grandes ciudades. Lástima que la anulación del Mobile, unos días después, nos remitiera al aviso de Manrique: ”así que no ay cosa fuerte”.

*

2.Cerrillo, el rey del algoritmo, nos presentó las luces y las escasas sombras del invento (tranquilos, sé que todo va a ir bien). Gamero se puso nervioso y mentó la  bicha de las tenebrosas integrales que gobiernan  los planes de la Inspección de Hacienda.

     …  Es ya legendaria la frase atribuida a Josep Pla al  ver por primera vez la grandeza de Nueva York: “això, qui ho paga?”. Lo  apuntó Alegre Ávila mostrando las escasas pesetillas que aportaban la compensación, la cooperación y la expropiación para apuntalar las casas viejas de la ruinosa  ciudad interior, cuyos planos y bosquejos  había levantado Antonio Alfonso Pérez Andrés. Por cierto, Alegre Ávila citó a Bassols, el  narrador de la historia de nuestro urbanismo y que nos dejó hace pocos meses.

**

     ...3.-No voy a entrar en el terror urbano de borracheras y gamberretes que nos dejó Ana María Socías, porque soy un hombre de orden. Espero que la legislación que nos presentaba tenga éxito y ponga coto a tales desmanes. Susana Galera volvió a meter en el Derecho Administrativo -que nunca fue individualista, ahora que lo pienso- la gestión bajo fórmulas más o menos colectivas o corporativas de la energía.

Con Gardini recobramos algo de orgullo patrio, ya que parece que nuestra legislación urbanística muestra más unidad y modernización que la italiana (bueno, uno siempre critica lo propio, es cierto). Volvieron a aparecer los bienes comunes (una presencia estelar en todo el congreso) y al profesor Tornos se le iluminaron los ojos explicándonos la experiencia de Labsus . En fin, vi al profesor Parejo Alfonso especialmente atento a los aspectos ambientales de la ciudad, aligerando con franjas de tierra virgen el pesado mazacote urbano. La visita a un yacimiento púnico nos recordó que  pisábamos  el estrato último de la ciudad, el más fino, el que  presiente su desaparición.

***

 

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Derecho urbanístico y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.