Jueces metomentodo

1.-Habl√°bamos el otro d√≠a con los compa√Īeros sobre ‚Äúla cultura de la corrupci√≥n‚ÄĚ y los l√≠mites que, por tanto, ha de enfrentar la respuesta jur√≠dica. No, no hace falta que el lector piense en los ¬†c√≥digos de la mafia, que han sido una mina para el cine. Se trata, simplemente,¬† de unas reglas de actuaci√≥n compartida basadas en ¬†pactos de apoyo mutuo, en la sabia combinaci√≥n de actuaciones legales e ilegales para alcanzar un fin, en la autolimitaci√≥n prudente (‚Äúagua que no has de beber‚Ķ‚ÄĚ), etc. ¬†Por supuesto, hay diversas culturas ¬†en todo esto -en ciertas zonas, por ejemplo, incluyen el uso de la violencia y en otras, no-. Pero lo cierto es que incluso lo m√°s antiistitucional ‚Äďla corrupci√≥n- necesita un sustrato de creencias por debajo. Con m√°s raz√≥n, tambi√©n las instituciones estructuradas por las normas funcionan mejor con un poso de actitudes e ideas¬† que se¬† reflejan en las actuaciones cotidianas.

*

‚Ķ2.-Tal ocurre, por ejemplo, con la divisi√≥n de poderes, un baluarte central del Estado democr√°tico. No es f√°cil su construcci√≥n real. Por mi parte, tuve la suerte de ser formado con algunos criterios¬† inolvidables. As√≠, por ejemplo, el magistrado don Jes√ļs Corbal nos ense√Ī√≥ a desconfiar de los jueces-estrella, justo cuando nac√≠an. Y recuerdo alguna conferencia brillante de don Ram√≥n Parada donde la regulaci√≥n del Consejo General del Poder Judicial y las asociaciones judiciales coci√©ndose en su propia salsa no sal√≠an muy bien parados.

¬† …¬† ¬† ¬† ¬†Con esos antecedentes, qu√© quieren que les diga, me qued√© de piedra con un ‚Äútuit‚ÄĚ de 12 de noviembre de la asociaci√≥n ‚ÄúJueces para la democracia‚ÄĚ con este contenido: ‚ÄúJuezas y Jueces para la Democracia apoya la conformaci√≥n de un gobierno que sume las fuerzas progresistas y que opte por pol√≠ticas favorecedoras de la igualdad y la garant√≠a de los derechos y libertades.‚ÄĚ

¬†…¬† ¬† ¬† ¬† En un primer momento pens√© que, como no soy muy ducho en estas materias, quiz√°s era un invento del ‚Äúresponsable de la cuenta‚ÄĚ de Twitter. Vete a saber qui√©n est√° al mando. Desde luego, la frase no ofrece desperdicio. No es que la asociaci√≥n salude de forma institucional al leg√≠timo gobierno entrante. ¬†Lo que pretende es jalear un simple acuerdo pol√≠tico (al cual, por supuesto, no hay nada que objetar desde un punto de vista formal). La toma de posici√≥n es aberrante. El magistrado firmante pierde toda apariencia de neutralidad e imparcialidad.

**

…3.-Ya sé que la doctrina vigente en materia de abstención y recusación es restrictiva (y, seguramente, es bueno que así sea). Pero no hablo ahora en el nivel de las reglas jurídicas, sino en el de la cultura previa, en el de la atmósfera que va a permitir que las normas se apliquen rectamente.

El monstruoso tuit no es un verso suelto. Basta consultar la ristra de comunicados de la misma asociaci√≥n (invito al lector a echar un vistazo a las dem√°s) para ver que¬† lo comentan todo, cual tertulia radiof√≥nica. Quiz√° tenga un pase que aporten su perspectiva sobre la organizaci√≥n y mejora de la judicatura, pero lo cierto es que no veo l√≠mites en su incontinencia opinante: la situaci√≥n pol√≠tica en Bolivia y Chile, la violencia en Catalu√Īa, el Open Arms, el primero de mayo, los √ļltimos resultados electorales, etc. Otras veces, se zarandean resoluciones judiciales ya tomadas o se entra tranquilamente en procesos en marcha.

…¬† ¬† ¬† ¬† ¬†Por supuesto, los jueces ‚Äďen cuanto ciudadanos- tambi√©n tienen derecho a la libertad de pensamiento y expresi√≥n¬† (y, en un entorno acad√©mico, ¬†por ejemplo, sus comentarios cr√≠ticos son siempre relevantes). Adem√°s, soy consciente de que ‚Äďafortunadamente- esas doctas manifestaciones no se hallan en los fundamentos jur√≠dicos de ninguna sentencia. Pero lo cierto es que los magistrados asumieron ¬†existencialmente una alta misi√≥n con sus derechos y tambi√©n con sus cargas. Se impone, pues, la sabidur√≠a de la mujer del C√©sar y su perfumado aliento, necesario para que las instituciones respiren.

***

 

Acerca de Joan Amen√≥s √Ālamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada ha sido publicada en División de poderes y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *