Nuevo curso

De mis anteriores artículos sobre el inicio del curso [ *  , **,   ***] –que ahora quizá reeescribiría o matizaría- me voy a quedar, porque estoy muy contento con mis nuevos y magnificos alumnos de tercero,  con un fragmento que escribí  en el inicio del año 2015:

“De nuevo, la pesada tarea de “motivar”, que es ya una consigna desleída y ridícula. Por el contrario, cada día me parece más certera la observación de Claudio Naranjo: el niño aprende de forma natural cuando percibe algo más grande que él, algo sustancial y verdadero que fascina por sus proporciones. No sé si podré yo transmitirlo.”

***

Esta entrada fue publicada en Diarios de un profesor disperso, Docencia.. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.