Los sotos contraatacan.

1.-En la ya vieja y bella película “La selva esmeralda”, los miembros de una tribu del Amazonas señalaban metafóricamente, ante la destrucción de sus bosques, que “el límite del mundo cada vez está más cerca”. Es, realmente, una franja en una situación delicada. Sin embargo, son recurrentes las noticias que hablan de un crecimiento sostenido de la superficie forestal en diversas zonas del planeta. Esta conclusión se basa en datos captados por los satélites, cada vez más precisos.

       Entre las causas de este aumento se citan el abandono de las tierras agrícolas, el incremento de la temperatura del planeta –que permite a los árboles penetrar en zonas anteriormente más frías- y la ejecución eficaz de políticas de reforestación –con China a la cabeza, comme d’habitude-. Incluso la FAO, tan políticamente correcta, admite que se ha ralentizado la disminución de las espesuras verdes en el período 1990-2015 y que, de hecho, los bosques se han expandido en las regiones de Europa y América del Norte y de Asia Oriental y Sudoriental. Curiosamente, se trata de las áreas de mayor desarrollo económico.

*

2.-Por supuesto, hay que poner todas estas referencias en cuarentena. No conviene fiarse de resúmenes de agencia hechos aprisa y corriendo, máxime teniendo en cuenta que esas informaciones  serán golpes en el cuadrilátero de los debates sobre ordenación del espacio. Por otra parte, sería absurdo paralizar ahora las políticas de protección y salvaguardia.

Recuerdo ahora un interesante estudio dirigido por Oriol Nel·lo Colom titulado  La luz de la ciudad. El proceso de urbanización en España a partir de las imágenes nocturnas de la Tierra (2016). En este texto se analizaba la información obtenida gracias a las imágenes nocturnas captadas por satélite sobre el territorio español. De ahí se extraía una información sutil y transparente sobre la extensión efectiva de los procesos de urbanización y las formas de vida urbana. Ahora bien, me llamó la atención un apartado específico que valoraba las pruebas obtenidas, evaluaba críticamente la metodología, advertía sobre posibles incoherencias –“inconsistencias” en el lenguaje científico-, etc. O sea, la serena cautela de los científicos.

**

3.-El maestro Martí Boada dice a menudo que Cataluña es un país forestal, pero no nos damos cuenta. Es cierto que han florecido el uso turístico y la frecuentación de las silvas. Pero, lógicamente, son actividades de fin de semana, de “puente”, de “mini-vacaciones”, artificiales en la máxima expresión…Nos cuesta creer que –más allá de las tradicionales pesadillas apocalípticas- los zarzales, los arbustos y los primeros pinos siguen implacables su propio camino.

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Ordenación del territorio y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.