Prensa y proceso. A prop贸sito de una sentencia del Tribunal Constitucional de Andorra.

1.-鈥Uno de mis h茅roes cinematogr谩ficos de categor铆a m谩s entra帽able es Dutton Peabody, el periodista borrach铆n y palabrero que interpreta el gran Edmund O鈥橞rien en El hombre que mat贸 a Liberty Valance, de John Ford. Quiz谩 la palabra 鈥渉茅roe鈥 no sea la m谩s adecuada, porque no es precisamente un bravo entre los bravos como el personaje de John Wayne, ni siquiera un valiente accidental por pura dignidad como el abogado que encarna James Stewart. No, el director y 煤nico redactor del Star se pasa gran parte de la pel铆cula asustado, soportando los desmanes de los bravucones sin intervenir y d谩ndose ocasionalmente 谩nimos para soportarlos con largos tragos de whisky. Pero cuando la democracia llega al peque帽o pueblo atemorizado, no vacila en poner su peri贸dico al servicio de los ciudadanos aunque ello le enfrente con la banda de pistoleros. Poco tardan 茅stos en hacerle una visita nocturna, durante la cual destrozan las oficinas del diario y a 茅l le dejan medio muerto de una tremenda paliza. Pero semejante vapuleo se convierte para Dutton Peabody en carta de nobleza. A quienes le encuentran luego all铆 tirado, literalmente machacado, a煤n tiene fuerzas para decirles: 鈥Le he hablado a ese Liberty Valance de la libertad de prensa鈥. Lo asegura sangrando pero triunfante. En efecto, en cuanto se empieza a hablar de libertad de prensa y a practicarla aunque peligre la integridad f铆sica, el final de Liberty Valance est谩 pr贸ximo.鈥 (Fernando SAVATER, Mira por d贸nde. Autobiograf铆a razonada).

*

2.-Siempre estuvo ah铆, pero es evidente que el papel de la prensa como denunciante de posibles delitos ha crecido 煤ltimamente y goza de un futuro prometedor. En este sentido, es interesante la reciente sentencia del Tribunal Constitucional de Andorra de 25 de enero de 2017 (Causa 2016-28-RE), relativa a las impugnaciones de la familia Pujol contra diversas resoluciones judiciales que admit铆an la comisi贸n rogatoria del Estado espa帽ol relativa a ciertos datos y en aplicaci贸n de la Ley andorrana de cooperaci贸n internacional (y de los Tratados internacionales relacionados). El Tribunal deneg贸 el amparo porque no hall贸 vicios de inconstitucionalidad que 聽implicasen una vulneraci贸n del derecho a obtener una decisi贸n fundamentada y un proceso debido (art. 10.1 de la Constituci贸n andorrana) o una violaci贸n del derecho a la presunci贸n de inocencia (art. 10.2 de la Constituci贸n andorrana).

**

3.-Uno de los argumentos usados por los recurrentes se refiere a las 鈥apreciaciones de naturaleza pol铆tica que habr铆an tenido lugar en Espa帽a鈥. Ahora bien, el Tribunal considera que 鈥inferir de la campa帽a de prensa espa帽ola contra los recurrentes la naturaleza pol铆tica de la comisi贸n rogatoria no es un argumento jur铆dico鈥.

Es verdad, no obstante que 鈥el Tribunal Constitucional no ve ning煤n elemento prima facie que pueda dejar suponer que las jurisdicciones ordinarias no han otorgado a los recurrentes todas las garant铆as propias de un proceso equitativo鈥.聽 Es decir, se trata de argumentos que ya pudieron ser ventilados en sede de jurisdicci贸n ordinaria y, por tanto, no se aprecia defecto de inconstitucionalidad. Curiosamente, pues, mientras la prensa se desangra desde el punto de vista econ贸mico y de modelo de negocio, crece su relevancia cuando se trata de concretas acusaciones (a partir de las cuales pueden iniciarse posteriores investigaciones).

***

Esta entrada ha sido publicada en Libertad de prensa y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.