Ayudas de Estado y reestructuraci贸n bancaria: algunos recordatorios (jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE) (y II).

...1.-Ve铆amos ayer que la Comisi贸n, en aplicaci贸n del Derecho europeo vigente y de sus propias Comunicaciones, viene autorizando ayudas de Estado a las entidades financieras con la condici贸n de que las cargas derivadas del d茅ficit de capital de la entidad han de ser cubiertas por los accionistas y por los acreedores subordinados. De ah铆 se deduce el criterio que ha presidido la acci贸n de la Uni贸n Europea desde la profunda crisis financiera y que se basa en una jerarquizaci贸n de los cr茅ditos delicada e implacable. Ve谩mosla con m谩s detenimiento.

*

2.-Aparecen en primer lugar los titulares de deuda privilegiada. Se trata, en palabras del Tribunal de, particularmente, 鈥dep贸sitos garantizados, dep贸sitos no garantizados, bonos y obligaciones y otra deuda privilegiada鈥. 聽En segundo lugar, aparece la deuda subordinada. Son, en este caso, 鈥instrumentos h铆bridos de capital鈥 y t铆tulos similares que no se integran en la deuda privilegiada. En otras palabras, 鈥los instrumentos subordinados son instrumentos financieros que comparten algunas caracter铆sticas de los productos de deuda y de los t铆tulos de participaci贸n en el capital, lo que implica que en caso de suspensi贸n de pagos del emisor de esos instrumentos los tenedores de 茅stos obtienen en su caso el pago de su cr茅dito despu茅s de los titulares de obligaciones ordinarias pero antes que los accionistas鈥. Podr铆an entrar ah铆, por ejemplo y con algunos matices, las denominadas 鈥渁cciones preferentes鈥.

Pues bien, cuando el banco, ya exhausto, no cumple los requisitos de capital regulador m铆nimo, los primeros en absorber la p茅rdida deben ser los accionistas. Pero, seguidamente, 聽viene la saca para los acreedores subordinados, que sufrir谩n la conversi贸n de sus cr茅ditos en capital (que, como sabemos, est谩 maltrecho) o bien una pura y simple reducci贸n del valor contable de sus cr茅ditos.

**

3.La ayuda de Estado va a ser autorizada por la Comisi贸n si se articula correctamente el 鈥渟ufrimiento鈥, reparto de cargas y correlativa p茅rdida de valor de los accionistas y de los acreedores subordinados. 聽El Tribunal precisa que, contra esta imposici贸n, no pueden los perdedores invocar el principio de protecci贸n de confianza leg铆tima o el de propiedad.

Es m谩s, las ayudas se limitar谩n al m铆nimo necesario, precisamente porque su beneficiario 鈥搇a entidad bancaria- ha contribuido de forma adecuada a los costes de reestructuraci贸n. Hay que a帽adir, por otra parte, que no cabe aprovechar la ayuda de Estado para perjudicar a los acreedores subordinados con cargas superiores a las que hubiesen sufrido en un procedimiento de quiebra sin ayuda de Estado. Adem谩s,聽聽 el Tribunal admite por excepci贸n la autorizaci贸n de ayudas cuando se suavizan las cargas impuestas a los acreedores subordinados a causa de posibles peligros en la estabilidad financiera o en la producci贸n de resultados desproporcionados.

鈥β

En definitiva, ni los Estados miembros ni los bancos est谩n obligados por los criterios de reparto de cargas previstos en la denominada 鈥淐omunicaci贸n bancaria鈥. Ahora bien, deben respetarlos si se dispone alguna ayuda de Estado en favor de la entidad en crisis. En tal caso, el d茅ficit de capital ha de absorberse en primer lugar por los accionistas y, en segundo lugar, por los acreedores subordinados. Ello permite la protecci贸n de la deuda privilegiada (los dep贸sitos de su vecino e incluso los suyos, humilde lector), con aportaci贸n de ayudas de Estado si fuere preciso. 聽Esto ha de evitar, en principio, la temible propagaci贸n de las dificultades de uno o varios bancos a los dem谩s e incluso a otros sectores de la econom铆a.

Sede central del Banco de Espa帽a en la plaza de Cibeles de Madrid / Headquarters of Banco de Espa帽a in Cibeles square, Madrid

Sede central del Banco de Espa帽a en la plaza de Cibeles de Madrid. Fuente: ***聽(web oficial del Banco de Espa帽a).

***

 

Acerca de Joan Amen贸s 脕lamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada ha sido publicada en Derecho bancario y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *