Los grandes y el resto, según la reflexión de un grande.

…            1.-La aplicación ideal del principio de progresividad tributaria es la denominada progresividad contínua, con divisiones infinitesimales que aseguren el avance implacable  de los tipos sobre las cada vez más extenuadas bases fiscales. No suele ser así. Más bien, se introducen clases o escalas que implican, por tanto, una brusquedad en el salto de una fase a otra: por culpa de ese euro obtenido con desgana, salté a la franja superior. Pero no quería referirme a esa situación, a ese flujo permanente hacia arriba. Por el contrario, me llaman la atención las grandes y tajantes divisiones en dos: los humiliores  y los seres superiores.

*

…      2.-Por ejemplo, la Delegación Central de Grandes Contribuyentes de la Agencia Estatal de Administración Tributaria. A ella se  atan  sólo los contribuyentes más potentes, ya sea por adscripción automática (por ejemplo, las personas jurídicas y entidades que hayan superado los 100 millones de euros durante cada uno de los tres ejercicios anteriores) o bien por adscripción formulada por el Director del Servicio de Planificación y Relaciones Institucionales ante determinadas circunstancias. Ahora bien, en estos casos no cambian los derechos y obligaciones del administrado.

…         Caso diferente es, por ejemplo, el que preveía el art. 5.9 de la Ley catalana 24/2015, de 29 de julio, de medidas urgentes para afrontar la emergencia en el ámbito de la vivienda y la pobreza energética. En dicho precepto sí se clasificaban con una fina línea los “malos” que pasaban a asumir obligaciones y cargas que el resto de administrados no tenían.  En concreto, se consideraban “grandes tenedores de viviendas” las personas jurídicas siguientes:

 ……        -Las entidades financieras, las filiales inmobiliarias de estas entidades, los fondos de inversión y las entidades de gestión de activos, incluidos los procedentes de reestructuración bancaria.

……         -Aquellas que, por sí solas o por medio de un grupo de empresas, sean titulares de una superficie habitable de más de 1.250 m2, con ciertas excepciones.

         Este precepto, por cierto, está ahora suspendido a causa de su impugnación por el Presidente del Gobierno ante el Tribunal Constitucional.

**

 …        3.-Meditaba en lo anterior mientras leía el magnífico libro de Manuel Chaves Nogales, Juan Belmonte, matador de toros. En un fragmento, Belmonte –que traza su autobiografía bajo la pluma de Chaves- describe otra de las grandes distinciones de este mundo: los toreros y el resto. Con consecuencias jurídicas, por cierto (la negrita es nuestra):

…         “Esta preocupación universal por el dinero del torero es lo más enojoso del oficio. Como los tiempos son malos y nadie gana bastante, ganar fuertes sumas a la vista del público y echándole a uno las cuentas todo el mundo es fastidiosísimo. Sobre todo, porque al torero se le ajustan las cuentas de lo que cobra, pero no de lo que paga. El dinero del torero rueda y salta escandalosamente.  A mí no me es lícito, por ejemplo, echar cuentas, regatear ni discutir en ninguna transacción.

¡Pero a usted qué más le da! –me dicen, invariablemente.

Este pintoresco concepto del dinero del torero está tan arraigado que hasta el mismísimo Estado lo comparte. Hace poco quise impugnar unas tarifas de contribuciones que me habían impuesto arbitrariamente. Me quedé estupefacto  cuando oí al recaudador que me decía como todo el mundo:

Pero, hombre, a usted, ¿qué más le da?¡si con torear un par de corridas más tiene todos los problemas resueltos!

-Y por esto sí que no paso. Me niego a que el Estado y el Municipio y la Diputación tengan ese concepto liberal de mi dinero. Pase que haya que torear para ayudar a unos infelices que, en fin de cuentas, forman el pedestal del torero. ¡Pero me niego a dar una sola verónica en beneficio del Estado!”

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Derecho tributario y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.