La debida protección a los contratados temporales, con independencia del nomen iuris, cuando, de facto, se revela una relación estable (TJUE)

1.-El asedio del Tribunal de Justicia de la Unión Europea a la contratación temporal abusiva se cierra, por ahora, con dos sentencias. La primera es la de 14 de septiembre de 2016, relativa al asunto C-596/14, conocido ya como caso “De Diego Porras”. Se describen en él los cumulativos contratos de interinidad firmados entre el Ministerio de Defensa y la señora De Diego Porras. El último de ellos tenía por objeto sustituir a una trabajadora en situación de dispensa de obligaciones laborales a causa de su condición sindical.

Pues bien, el Tribunal considera que se opone a la Directiva 1999/70/CE (que recoge el Acuerdo Marco sobre el trabajo de duración determinada) una normativa nacional que deniega cualquier indemnización por finalización de contrato al trabajador con contrato de interinidad, mientras que permite la concesión de tal indemnización a trabajadores fijos comparables. Es decir –por expresarlo con mis propias palabras- la calificación de “temporal” a una situación de facto estable o fija no es una excusa admisible para denegar ciertas tutelas propias del personal  fijo. En especial, la indemnización.

*

2.-Más exigente aún desde el punto de vista conceptual es el auto de la Sala Décima del  TJUE  de 21 de septiembre de 2016. En este supuesto, el Tribunal entiende que el Acuerdo marco sobre el trabajo de duración determinada –que figura en el anexo de la Directiva 1999/70/CE – debe interpretarse en el sentido de que  se opone a una norma nacionalcomo la controvertida en el litigio principal, que reserva, sin que exista ninguna justificación por razones objetivas, la participación en el Plan de evaluación de la función docente y el incentivo que se deriva de ella, en caso de evaluación positiva, únicamente a los profesores cuya relación de servicio es por tiempo indefinido, al ser funcionarios de carrera, excluyendo a los profesores cuya relación de servicio es de duración determinada, al ser funcionarios interinos”.

Por tanto, el Principado de Asturias ha de incluir en su plan de evaluación de los funcionarios docentes a aquel humilde funcionario interino, Sr. Álvarez Santirso, que se dejó dieciséis años de su vida como profesor interino de educación sanitaria en diferentes destinos (una figura entrañable, pues, que muchos de mis alumnos recordarán también en su instituto).

**

…       3.-La cascada de sentencias del TJUE que estos días hemos comentado y que brillantemente ha ido diseccionando el profesor Eduardo Rojo, plantea diversas cuestiones de índole laboral en las cuales ahora no vamos a entrar. Ahora bien, hay entre todas ellas un nexo común: se penaliza el abuso de formas diversas de contratación temporal en la medida en que implican de hecho una relación reiterada y constante y, por tanto, han de beneficiarse de las fórmulas de protección a las contrataciones o relaciones que sí son fijas. En concreto, se citan como ejemplos la indemnización en el momento del final definitivo de la dilatada relación y la inclusión del afectado en planes de evaluación (y aún podríamos hablar, sin mayores problemas, de planes de formación, de complementos en materia de pensiones acordados con la empresa o Administración, de ciertas mejoras acordadas para los trabajadores o funcionarios estales, etc.). Entramos, pues, en un tiempo apasionante que obligará al legislador a reaccionar y a la Administración a plantearse desde la pura realidad si está o no ante una situación temporal.

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Función publica. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.