Hackerville

…            1.-Desde hace algún tiempo, me llama la atención la relación entre la ciudad física y lo que podríamos llamar “la ciudad virtual” o informática. La clave de la ciudad ha consistido, desde siempre, en mantener y multiplicar las relaciones humanas gracias a la proximidad. Esta proximidad se ha ido modulando y, gracias a la proliferación de los medios de transporte, es posible la comunicación o intercambio diarios con personas y cosas situadas a unas decenas de kilómetros.

…   La “ciudad virtual” articula relaciones que ya no se basan en la proximidad, sino en la trabazón  telemática. Puedo vivir aislado en una montaña y, gracias a la magia de internet, hablar cada día con varias personas, que  vienen así a constituir una auténtica barriada más o menos estable, un vecindario invisible pero operativo. A través de él se concretan  acuerdos comerciales, se hacen amigos, aparecen amores…

*

…   2.-En principio, ambas realidades seguirían vías paralelas. Sin embargo, hay puntos evidentes de contacto. Así, la ciudad física es ya imposible si no tiene a su servicio una red de conexiones informáticas cada vez más exigente. Por el otro lado, parecería que la “ciudad virtual” no necesita base física reconocible. Se trataría de aquella frase de que «usted ya puede trabajar en cualquier sitio, con su terminal a mano». Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que también internet suele exigir una base material real, un territorio que pueda pisarse.

**

…   3.-Un ejemplo espectacular de lo anterior es la ciudad de Râmnicu Vâlcea, en Rumania. Advertí su existencia gracias un video de Sin filtros, cuyos contenidos capitanea Melchor Miralles. Se trataba, en concreto, del documental Hackerville. Es breve y muy recomendable.

Bienvenidos a Hackerville

 

En el video se explica que la precitada población rumana, de unos 120.000.- habitantes, se ha convertido en uno de los más reputados centros del cibercrimen. No sé hasta qué punto es cierto y tengo dudas sobre el volumen real de su impacto. Pero si ustedes consultan los artículos periodísticos que corren por internet, se darán cuenta de la relevancia del fenómeno.

…   Mirando un poco por encima el tema, se da algún elemento especialmente interesante, reseñado por el destacado sociólogo Michel Macy: Râmnicu Vâlcea es posible porque este tipo de crimen es demasiado artesanal para delincuentes aislados. La cosa va mejor si, entre el vecindario de carne y hueso, aparecen expertos en matemáticas, informática, traducción…Es un pequeño Silicon Valley del ciberdelito. Por otra parte, Macy añade que  también ayuda otro elemento físico y palpable: una cierta connivencia o debilidad policial. Éste es un punto que genera muchos interrogantes si uno lee los artículos periodísticos o los abundantes “agentes del FBI” (!?) que aparecen en todos los reportajes (aunque es cierto que el número de procesos judiciales se ha disparado en Rumania).

…   Desde  sus inicios, el comercio  (y las poblaciones costeras) han tenido que lidiar con las turbas de piratas (a veces apoyados por los poderes instituidos). Es probable que Râmnicu Vâlcea sea un pequeño refugio de piratas, con ese tono de oscura preorientalidad que da lo rumano, aunque mitificado por su condición de nodo de internet y, a la vez, de hábil concentración  industrial.

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Urbanismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.