Sobre bibliotecas y libreros.

… 聽 聽 聽 聽1.-El reciente adi贸s definitivo de la bibliotecaria de la Universidad Aut贸noma Carme Farr茅 Fiol me ha tra铆do algunos recuerdos sobre la posici贸n fundamental que ocup贸 su gremio hace ya muchos a帽os. Lo anotaba Umberto Eco en su imprescindible C贸mo se hace una tesis doctoral:

… 聽 聽 聽 聽鈥Hay que superar la timidez; frecuentemente el bibliotecario os brindar谩 consejos seguros que os har谩n ganar mucho tiempo. Hab茅is de pensar que (exceptuando los casos de directores demasiado ocupados o neur贸ticos) un director de biblioteca, especialmente si es peque帽a, es feliz si puede demostrar dos cosas: la calidad de su memoria y de su erudici贸n y la riqueza de su biblioteca. Cuanto m谩s apartada est茅 del centro y menos frecuentada sea, tanto m谩s le duele que sea desconocida. Una persona que pide ayuda hace feliz al director.鈥

聽… 聽 聽 聽 De un planteamiento muy diferente hab铆a partido mucho tiempo antes Pedro Salinas, en uno de sus cap铆tulos de El defensor, dedicado a la lectura. Despu茅s de denunciar el lamentable y s贸rdido estado de las bibliotecas del primer tercio del siglo XX en Espa帽a, enciende un 鈥par茅ntesis paneg铆rico de la biblioteca norteamericana鈥 que, hace ya setenta y cinco a帽os, dispon铆a de las ventajas que hoy consideramos normales: amplias facilidades de pr茅stamo, posibilidad de ver y tocar los libros en sus estantes (al menos, como regla general), amplios horarios, constante edici贸n de gu铆as de lectura鈥nolvidable, por cierto, la descripci贸n de una humilde biblioteca local:

… 聽 聽 聽 聽鈥淸鈥no se me olvida la encantada sorpresa al llegar una noche, en autom贸vil, a un pueblito del Nordeste del pa铆s, todo nevado, de desparramado caser铆o, y reducido a casas de antiguo estilo colonial, en madera, y ver una, ni m谩s grande ni m谩s distinta de las dem谩s, derramando luz sobre la nieve, por sus ventanas, toda encendida, como en fiesta, a las ocho de la noche. La Biblioteca Municipal, me dijeron. Parec铆a f谩brica de cuento, morada de mu帽ecas o seres imaginarios, all铆 toda luminosa, como t茅rmino ansiado de 谩speros caminos por los bosques de abetos.鈥

*

聽… 聽 聽 聽聽2.-Algunos de mis lectores menos j贸venes que yo podr铆an explicar an茅cdotas de bibliotecarios que les dieron una pista clave. A煤n me acuerdo de aquel bibliotecario 鈥渁ut茅ntico鈥 (con una bata para evitar el polvo de los vol煤menes) que, en una biblioteca ubicada en la Ciutadella, nos descubri贸 el Carreras Candi a unos muchachos despistados que esper谩bamos encontrar por all铆 alguna pista fundamental para un trabajo de historia del arte (el Carreras Candi es una especie de vadem茅cum arquitect贸nico de Catalu帽a). Algo parecido me ocurri贸 luego con el Majada para los primeros embates con el Derecho Procesal. Por aquel entonces, aquella bibliotecaria conoc铆a al claustro de la Facultad y a bastantes de sus alumnos鈥

**

聽 … 聽 聽3.-Algo parecido ha ocurrido con las librer铆as. Hace unos lustros, una librer铆a jur铆dica era un lugar relevante. Hab铆a libreros que eran pozos de ciencia. A煤n tenemos por ah铆, por cierto, a Ram贸n Mart铆nez, de la Marcial Pons de Barcelona, que dice que lee todo lo que le va llegando (y yo me lo creo).

… 聽 聽 聽 聽Mundos ya devastados por los buscadores inform谩ticos. Ciertamente, nada que objetar ante la m谩quina sabelotodo pero, cuando la cosa se complica, me acerco por Provenza y comento 鈥hola, Ram贸n, 驴sabes si hay algo de鈥?鈥

***

 

Acerca de Joan Amen贸s 脕lamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada ha sido publicada en Diarios de un profesor disperso, Llenguatge jur铆dic, Orden argumental. y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *