El elefante herido sigue su camino: sentencia del Tribunal Constitucional sobre la LRSAL.

… ¬† ¬† ¬† ¬†1.-He le√≠do algunas alharacas en torno a la reciente sentencia del Tribunal Constitucional sobre la LRSAL, que declara la inconstitucionalidad de algunos de sus preceptos, pero mantiene inc√≥lume su filosof√≠a.

 

… ¬† ¬† ¬† ¬†En primer lugar, el Tribunal asienta una interpretaci√≥n amplia del 149.1.18 CE, que atribuye al Estado la competencia sobre las bases del r√©gimen local. Esta competencia) ‚Äúampara sin lugar a dudas normas b√°sicas tendentes a introducir criterios de racionalidad econ√≥mica en el modelo local espa√Īol‚ÄĚ, con el fin de cumplir los principios constitucionales de eficiencia (art. 32.1 CE) y eficacia (art. 103.1 CE), as√≠ como ‚Äúla estabilidad presupuestaria como norma de conducta a la que est√°n sujetas las entidades locales (art. 135.2 CE)‚ÄĚ. Como ¬†aclara la nota explicativa publicada por el Tribunal, ‚Äúesta doctrina es, en t√©rminos generales, la que aplica la sentencia para avalar la constitucionalidad de la mayor parte de las previsiones impugnadas por la Asamblea Extreme√Īa‚ÄĚ.

*

… ¬† ¬† ¬† ¬†2.-As√≠, en primer lugar, el fallo apuntala las normas estatales para dise√Īar el modelo municipal espa√Īol y establecer mayores exigencias de poblaci√≥n y territorio para la creaci√≥n de municipios, as√≠ como para facilitar fusiones voluntarias. Estas reglas promov√≠an ‚Äďde una manera francamente suave- la reducci√≥n del mapa municipal. ¬†Tambi√©n mantienen su constitucionalidad las normas estatales para limitar la creaci√≥n de entidades locales menores.

 

… ¬† ¬† ¬† ¬†Lo √ļnico que queda fuera de la Constituci√≥n es, seg√ļn el Tribunal, la regla que se empe√Ī√≥ en ‚Äú‚Äúpredeterminar el √≥rgano de la Comunidad Aut√≥noma que ha de acordar la disoluci√≥n y la forma que ha de revestir esta decisi√≥n‚ÄĚ, ya que ¬†son ‚Äúcuestiones de organizaci√≥n administrativa‚ÄĚ de la Comunidad Aut√≥noma.

 

¬† ¬† ¬† ¬†En materia de competencias, caen tambi√©n algunas previsiones concretas sobre la recentralizaci√≥n en las Comunidades Aut√≥nomas de servicios de asistencia social y de atenci√≥n primaria a la salud (que se inclu√≠an en determinadas disposiciones transitorias y adicionales).¬† Sin embargo, la clave es el principio general establecido, seg√ļn el cual el dominus de la competencia es qui√©n ha de decidir si se asigna o no a las corporaciones locales. En consecuencia, el Estado ‚Äús√≥lo podr√° atribuir competencias locales espec√≠ficas, o prohibir que √©stas se desarrollen en el nivel local, cuando tenga la competencia en la materia o sector de que se trate‚ÄĚ. Por el contrario, ‚Äúen materias de competencia auton√≥mica, s√≥lo las Comunidades Aut√≥nomas pueden atribuir competencias locales o prohibir que el nivel local las desarrolle; sujet√°ndose en todo caso a las exigencias derivadas de la Constituci√≥n‚ÄĚ.

 

… ¬† ¬† ¬† ¬† En ¬†punto a competencias, hay que a√Īadir que el Tribunal realiza un arduo debate respecto a los servicios educativos de los entes locales pero, a trav√©s de una interpretaci√≥n sistem√°tica, mantiene las previsiones de la LRSAL.

**

3.-Por √ļltimo, no ve nada objetable el Tribunal en la regulaci√≥n ‚Äďimportant√≠sima- del plan econ√≥mico-financiero que deben ejecutar los entes locales cuando incumplen los objetivos de estabilidad presupuestaria o de deuda p√ļblica o de regla de gasto. No ocurre lo mismo, sin embargo, con la retenci√≥n que, a la manera de Robin Hood, practicaba el Estado sobre las Comunidades Aut√≥nomas cuando √©stas incumpl√≠an sus obligaciones de pago frente a los entes locales. La LRSAL preve√≠a que el Estado deb√≠a poner las cantidades deducidas de la cifra de transferencia a la Comunidad Aut√≥noma (seg√ļn la LOFCA) a disposici√≥n del ente local acreedor. Opera aqu√≠ el Tribunal con motivos sustanciales, pero no me queda muy claro si en el futuro podr√≠a imponerse la misma regla, siempre que se hiciera de forma correcta. Esto es, a trav√©s de Ley Org√°nica, tal como exige el art. 157.3 CE.

 

Como vemos, pues, el planteamiento básico en materia de competencias y de control económico-financiero sigue en pie, pero es probable que se generen conflictos constitucionales respecto a algunas competencias concretas de articulación neblinosa.

***

 

 

 

Acerca de Joan Amen√≥s √Ālamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada ha sido publicada en Derecho local. y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.