La sorpresa de David.

…… ¬† ¬† ¬† 1.-Cuando estudiaba la licenciatura en Derecho, ya se anunciaba que la reci√©n estrenada normativa comunitaria iba a iba a imponer un mercado √ļnico de la contrataci√≥n p√ļblica. Se a√Īad√≠a que ven√≠an malos tiempos para los contratistas de ¬† estas tierras, ¬†ya que la publicidad, la transparencia y la tutela de las leg√≠timas posiciones de los licitadores s√≥lo pod√≠an precipitar el desembarco y triunfo de los potentes constructores europeos¬† y de otras empresas for√°neas del sector.

 

¬†…… ¬† ¬† ¬†Sin embargo, el tiempo ha pasado y jam√°s nos cubrieron tales tinieblas. M√°s bien, sucedi√≥ lo contrario. En los √ļltimos a√Īos, ¬†se ha desarrollado un vigoroso enjambre de compa√Ī√≠as espa√Īolas en el tri√°ngulo de oro mundial de la arquitectura, la ingenier√≠a y la gesti√≥n de ciertas infraestructuras p√ļblicas. Por lo que respecta a la arquitectura, ya hab√≠amos hecho alguna incursi√≥n en este cuaderno (* y **). Incluso, algunos se atreven a decir que s√≥lo una futura entrada masiva de los operadores chinos podr√≠a dar al traste con estas posiciones de honor. Es cada vez m√°s dudoso, en el capitalismo actual, afirmar que las empresas tienen propiamente una nacionalidad (s√≠ la tienen desde el punto de vista jur√≠dico, por supuesto). Pero lo cierto es que por nuestros lares residen las primeras espadas del gremio a nivel global.

*

¬†…… ¬† ¬† ¬†2.-Comentaba el otro d√≠a con los alumnos este vuelco de perspectivas y los rostros denotaban incredulidad. Tampoco se hicieron esperar algunos comentarios mal√©volos. Sigue siendo un sacrilegio poner en duda nuestra imagen de naci√≥n reseca y aturdida. No sali√≥ el crony capitalism y la caricatura del palco del Bernab√©u, pero casi. Ya se sabe, por otra parte, que estas abejas mandevillianas suelen caer en vicios y virtudes p√ļblicos y privados. ¬†Desde luego, poco se nos ocurri√≥ pensar en los miles de puestos de trabajo vinculados‚Ķ

**

…… ¬† ¬† ¬† 3.-Hace ya muchos a√Īos, cay√≥ en mis manos un libro del franc√©s Jean-Luis Servan-Schreiber ‚ÄďLe m√©tier de patron– que inclu√≠a (entre otros temas) un listado de retratos, m√°s o menos hagiogr√°ficos, de los patronos m√°s relevantes de Francia. Creo sinceramente que ese libro no ser√≠a posible aqu√≠ (por much√≠simas razones, que ahora no vienen al caso). Por¬† cierto, por all√≠ aparec√≠a Bouygues, un Goliat en el campo del BTP (B√Ętiments-Travaux Publics), ahora en pugna con los conglomerados espa√Īoles.

 

……. ¬† ¬† ¬† Por supuesto, todo lo dicho no niega riesgos y desequilibrios, pero me limit√© a exponer un dato objetivo, la constataci√≥n de que no se ha cumplido ¬†la profec√≠a que ¬†se nos imparti√≥ en nuestros a√Īos mozos.

***

Acerca de Joan Amen√≥s √Ālamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada ha sido publicada en Contratatos del sector p√ļblico, Contratos administrativos, Diarios de un profesor disperso y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *