Carlos G贸rriz L贸pez

Month: August 2020

Gran retraso provocado por un pasajero conflictivo (LE vs. Transportes A茅reos de Portugal SA)

La 茅poca estival es propicia para descansar, viajar, disfrutar de los amigos, sufrir la familia 鈥聽entradas sobre conflictos relacionados con el transporte a茅reo de personas, de ah铆 que en la presente explique sucintamente la sentencia del Tribunal de Justicia de 11 de junio de 2020 (C-74/19), LE y Transportes A茅reos Portugueses SA. Tiene su origen en un vuelo entre Fortaleza (Brasil) y Olso (Noruega), con escala en Lisboa. El pasajero que lo hab铆a reservado lleg贸 con un retraso de 24 horas porque la aeronave que iba a hacer la segunda parte del viaje arrib贸 con demora al haber tenido que desviarse para desembarcar a un pasajero conflictivo. El demandante exigi贸 una compensaci贸n de 600 euros y la aerol铆nea se neg贸 alegando que exist铆a una circunstancia extraordinaria que la exim铆a de pagar la indemnizaci贸n. El tribunal portugu茅s que conoc铆a del caso plante贸 diversas cuestiones prejudiciales que la instituci贸n judicial europea aglutina en tres temas.

En primer lugar, el Tribunal de Justicia tiene que decidir si el comportamiento de un pasajero conflictivo puede constituir una 鈥渃ircunstancia extraordinaria鈥 que exima al porteador a茅reo de pagar la compensaci贸n por retraso. Responde afirmativamente, pues el comportamiento de un pasajero ebrio, violento o indisciplinado puede constituir un riesgo para la seguridad de un vuelo y no es inherente al ejercicio normal de la actividad del transportista. Ahora bien, es necesario que la compa帽铆a a茅rea no haya provocado, contribuido o podido prever ese comportamiento.

La segunda cuesti贸n es si, para tener eficacia liberadora, la 鈥渃ircunstancia extraordinaria鈥 debe afectar necesariamente al vuelo cancelado o retrasado. La instituci贸n europea contesta negativamente, puesto que ni los considerandos 14 y 15 del Reglamento 261/2004 ni el art. 5.3 lo exigen. El porteador a茅reo tambi茅n puede exonerarse cuando la circunstancia extraordinaria afecta a un vuelo anterior 鈥溾iempre que exista una relaci贸n de causalidad directa entre el acaecimiento de la circunstancia extraordinaria y el retraso o la cancelaci贸n del vuelo posterior 鈥︹ (p谩rr. 55).

El tercer extremo es la diligencia del porteador a茅reo. Cabe recordar que, para eximirse de pagar la indemnizaci贸n por retraso, no es suficiente con que haya existido una 鈥渃ircunstancia extraordinaria鈥. Tambi茅n se le exige la adopci贸n de las medidas razonables posibles para evitar que la 鈥渃ircunstancia extraordinaria鈥 produjera el retraso. En el caso, Transportes A茅reos Portugueses SA embarc贸 al pasajero demandante en un avi贸n de la compa帽铆a, de modo que lleg贸 al destino final con veinticuatro horas de retraso. El Tribunal de Justicia estima que prima facie (pues es el 贸rgano judicial nacional quien debe decidir el caso) no cumpli贸 con sus obligaciones: un transportista diligente debe utilizar todos los medios disponibles para asegurar un transporte alternativo, razonable, satisfactorio y lo antes posible, aunque sea con otras compa帽铆as a茅reas.

鈥溾 (脷)nicamente si no existe plaza disponible en otro vuelo, directo o con escala, que permita al pasajero afectado llegar a su destino final con un retraso menor que el del siguiente vuelo del transportista a茅reo de que se trate o si la realizaci贸n de ese transporte alternativo supone para el transportista a茅reo un sacrificio insoportable en relaci贸n con la capacidad de su empresa en el momento pertinente, deber谩 considerarse que el transportista a茅reo ha utilizado todos los medios de que dispon铆a al ofrecer al pasajero un transporte alternativo en el siguiente vuelo operado por 茅l mismo.鈥 (p谩rr. 60).

Clasificaci贸n de buques y competencia judicial internacional

驴Son competentes los tribunales del Estado del domicilio de la sociedad de clasificaci贸n para conocer de la acci贸n de indemnizaci贸n planteada por las v铆ctimas del naufragio del buque certificado? 驴Incluso cuando la sociedad de clasificaci贸n actu贸 por delegaci贸n de un Estado tercero?

El Tribunal de Justicia ha respondido afirmativamente en la sentencia de 7 de mayo de 2020 (C-641/18), LG y otros y Rina SpA y Ente Registro Italiano Navale. Se trata de la contestaci贸n a una cuesti贸n prejudicial sobre la interpretaci贸n de los arts. 1.1 y 2 del Reglamento 44/2001 y 47 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Uni贸n Europea. Considera que la acci贸n de indemnizaci贸n interpuesta contra personas jur铆dicas de Derecho privado que ejercen la actividad de clasificaci贸n y certificaci贸n de buques entra en el concepto de materia civil y mercantil a efectos del Reglamento 44/2001. Subraya que el fundamento de la demanda es la responsabilidad contractual y extracontractual de las sociedades de clasificaci贸n y niega que 茅stas estuvieran ejerciendo prerrogativas de poder p煤blico.

鈥溾 (C)arece de relevancia que determinadas actividades se hayan llevado a cabo por delegaci贸n de un Estado, pues el Tribunal de Justicia ha declarado a este respecto que el mero hecho de que determinadas facultades hayan sido delegadas por un acto de poder p煤blico no implica que estas facultades se ejerzan iure imperii (鈥)鈥 (p谩rr. 39).

Por otra parte, priva de eficacia, en el caso en cuesti贸n, al principio de Derecho internacional consuetudinario de inmunidad de jurisdicci贸n invocado por las sociedades demandadas. Afirma que no tiene un valor absoluto, sino que se aplica cuando el litigo se refiere a actos de soberan铆a realizados iure imperii. No concurre esta exigencia en la actividad de clasificaci贸n de buques por parte de personas jur铆dicas de Derecho privado que act煤an por delegaci贸n de un Estado tercero.

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén