Responsabilidad del suministrador por producto defectuoso

El Tribunal Supremo aclara diversas dudas sobre la responsabilidad del suministrador por productos defectuosos (art. 138.2 TRLGDCU) en su sentencia 34/2020, de 21 de enero. El caso versaba sobre una pr√≥tesis de cadera que hab√≠a sido reemplazada y que hab√≠a generado da√Īos. Interesa subrayar que hab√≠a una cierta confusi√≥n entre el fabricante y el suministrador, puesto √©ste utilizaba un anagrama en el que se hac√≠a referencia al productor.

Tras explicar que la responsabilidad del suministrador es excepcional y subsidiaria, subraya que la finalidad de los arts. 3.3 Directiva 85/374 y 138.2 TRLGDCU es facilitar la indemnidad de la v√≠ctima en el supuesto de que el productor no puede ser identificado. De ah√≠ que no sea precisa una imposibilidad absoluta de identificaci√≥n del √ļltimo para que el primero responda, sino que baste con que a la v√≠ctima no le sea razonablemente f√°cil hacerlo. En segundo t√©rmino, el suministrador est√° obligado a informar sobre qui√©n es el fabricante. No es suficiente que afirme no ser √©l para excluir su responsabilidad. Debe especificar qui√©n es el productor o qui√©n le ha suministrado el producto. ‚Äú‚Ķ el requisito de proporcionar tal informaci√≥n en un ‚Äėplazo razonable‚Äô, en el sentido del art√≠culo 3, apartado 3, de la Directiva 85/374, implica la obligaci√≥n, a cargo del suministrador demandado por un perjudicado, de comunicar a √©ste, por iniciativa propia y de manera diligente, la identidad del productor o de su propio suministrador‚ÄĚ. En cuanto al plazo de tres meses de que el art. 138.2 establece para identificar al fabricante, el Tribunal Supremo niega que sea necesaria un requerimiento previo y fija el inicio del lapso en el momento en que el perjudicado entra en contacto con el suministrador para informarle de que un producto que ha comercializado le ha producido da√Īos.

Aplica este razonamiento al caso y confirma la sentencia recurrida, que había condenado al suministrado demandado puesto

“… que la demandante no conoc√≠a la identidad del fabricante como consecuencia de la confusi√≥n entre entidades que reflejaba toda la documental existente; que la demandada, ante los requerimientos que recibi√≥ de la demandante no actu√≥ correctamente, no indic√≥ a la demandante cu√°l era la empresa fabricante de la pr√≥tesis, y contribuy√≥ a mantener dicha confusi√≥n, dando por v√°lidas las comunicaciones que se le hac√≠an, sin indicar que no era la fabricante y expresar la identidad de quien lo era; que la demandada comunic√≥ la identidad del fabricante al contestar a la demanda, cuando ya hab√≠an transcurrido tres meses desde que recibi√≥ la primera comunicaci√≥n de la v√≠ctima.”

About Carles Górriz López

Professor Titular de Dret Mercantil. Aficionat al cine, a la literatura i a fer esport.
This entry was posted in Empresario and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.