Suplemento por segundo bulto de mano: SJM 13 Madrid 373/2019, 24.10.2019

El Juzgado de lo Mercantil n√ļm. 13 de Madrid ha considerado abusivo cobrar 20 euros por transportar un maleta como equipaje de mano al no disponer la pasajera de una tarifa priority (sentencia 373/2019 de 25 de octubre). Interesa destacar que se trataba de una segunda maleta, pues la demandante viajaba con otro peque√Īo bulto. El inter√©s del caso reside en la contraposici√≥n entre dos normas jur√≠dicas. La primera es el Reglamento CE 1008/2008. Su art√≠culo 22.1 permite a las compa√Ī√≠as a√©reas fijar libremente las tarifas de los servicios a√©reos. La segunda norma es el art√≠culo 97 LNA. Obliga a las compa√Ī√≠as a√©reas a acarrear el equipaje de mano sin ning√ļn coste adicional al precio del billete.

El JM recorre a la doctrina del TJUE para resolver la cuestión; en particular a la sentencia 18.9.2014 (C-487/12), Vueling Airlines, SA e Instituto Galego de Consumo de la Xunta de Galicia. La corte europea distingue el equipaje facturado del de mano (cabina). El primero puede ser objeto de un suplemento adicional al precio del transporte, pues así lo permite el art. 23.1 del Reglamento 1008/2018. No sucede lo mismo con los bultos de mano, cuyo transporte es obligatorio para el porteador y debe ser considerado incluido en el precio del billete. Así, los párrafos 39 y 40 rezan:

‚Äú39 ‚Ķque el precio que debe pagarse por el transporte del equipaje facturado de los pasajeros a√©reos puede constituir un suplemento opcional de precio, en el sentido del art√≠culo 23, apartado 1, del Reglamento n¬ļ¬†1008/2008, dado que tal servicio no puede considerarse obligatorio o indispensable para el transporte de dichos pasajeros.

40¬†¬†¬†¬†¬†¬†En cambio, por lo que se refiere al equipaje no facturado, es decir, el equipaje de mano, debe se√Īalarse, con objeto de ofrecer una respuesta completa al √≥rgano jurisdiccional remitente, que tal equipaje debe considerarse, en principio, un elemento indispensable del transporte de los pasajeros y que su transporte, por consiguiente, no puede ser objeto de un suplemento de precio, siempre y cuando dicho equipaje responda a las exigencias razonables relativas a su peso y dimensiones y cumpla con los requisitos de seguridad aplicables.‚ÄĚ

Apoya esta distinci√≥n en el r√©gimen de responsabilidad. El Convenio de Montreal establece una soluci√≥n diferente seg√ļn que los da√Īos recaigan sobre el equipaje facturado o el de mano. El art. 17 responsabiliza al porteador de los da√Īos sufridos por el primero cuando √©ste se hallaba a bordo o bajo su custodia. En cambio, s√≥lo responde del equipaje de mano si √©l o sus auxiliares han sido negligentes.

En base a esta definici√≥n, califica como abusivo el suplemento que el porteador cobr√≥ por el segundo equipaje de mano, ‚Äú‚Ķal cercenar los derechos que el pasajero tiene reconocidos por ley (art. 97 LNA), ‚Ķ‚ÄĚ En base a los arts. 82.1 y .4, 86.7, 87 y 89.5 LGDCU, lo anula y obliga a la compa√Ī√≠a a√©rea a devolver la suma percibida indebidamente. No sucede lo mismo con los da√Īos morales. Desestima su indemnizaci√≥n al considerar que el malestar (‚Äúrabia e impotencia‚ÄĚ) que sufri√≥ la pasajera al tener que pagar los 20 euros mencionados ‚Äú‚Ķno alcanza la entidad suficiente como para ser elevado al rango de ‚Äôda√Īo moral‚Äô indemnizable‚ÄĚ.

About Carles Górriz López

Professor Titular de Dret Mercantil. Aficionat al cine, a la literatura i a fer esport.
This entry was posted in contractes mercantils and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.