Carlos G贸rriz L贸pez

Month: August 2018

Construcci贸n de buques en r茅gimen de arrendamiento financiero: STJUE 25.7.2018

Cuando se piensa en el Derecho mar铆timo, normalmente no vienen a la mente las normas de competencia. Y sin embargo, su combinaci贸n puede tener gran trascendencia. As铆 lo demuestra el caso de las normas tributarias espa帽olas aplicables a la construcci贸n de buques en r茅gimen de arrendamiento financiero, respecto del que el Tribunal de Justicia se ha pronunciado a finales de julio en 2018. Tiene su origen en la Decisi贸n 2014/2000/UE, de 17 de julio de 2013 (SA.21233 C/11 (ex NN/11, ex CP 137/06). En ella la Comisi贸n Europea consider贸 que algunas de las normas tributarias espa帽olas aplicables a los acuerdos de arrendamiento financiero para la adquisici贸n de buques constitu铆an una ayuda p煤blica ilegal y exigi贸 a Espa帽a que le pusiera fin. El Tribunal General anul贸 esta decisi贸n en su sentencia de 17 de diciembre de 2015 al estimar, esencialmente, que faltaba el requisito de la selectividad: las medidas no eran selectivas sino que cualquier empresa pod铆a acudir a ellas. La Comisi贸n recurri贸 contra el fallo y el Tribunal de Justicia le ha dado la raz贸n en su sentencia de 25 de julio de 2018 (C-128/16P), Comisi贸n Europea contra Reino de Espa帽a, Lico Leasing, SA, Peque帽os y Medianos Astilleros Sociedad de Reconversi贸n, S.A. et al. Sin embargo, no resuelve definitivamente el litigio. Considera que no tiene elementos de juicio suficientes y devuelve el asunto al Tribunal General.

El Derecho espa帽ol permit铆a que las empresas navieras adquirieran buques construidos por astilleros espa帽oles con un descuento de entre el 20% y el 30%. Para ello era necesaria una estructura harto compleja en la que interven铆a una naviera, un astillero, un banco, una sociedad de arrendamiento financiero, una agrupaci贸n de inter茅s econ贸mico (AIE) constituida por el banco y diversos inversores que adquir铆an participaciones en ella. La Comisi贸n consider贸 que se trataba de un montaje destinado a generar ventajas fiscales para los inversores, una parte de las cuales se trasladaba a las navieras en forma de descuentos sobre el precio del buque. A su entender, era producto de la combinaci贸n de cinco medidas normativas: 鈥淓stas medidas consist铆an en la amortizaci贸n acelerada de activos arrendados prevista en el art铆culo 115, apartado 6, de la Ley del Impuesto de Sociedades; en la aplicaci贸n discrecional de la amortizaci贸n anticipada de los activos arrendados resultante de los art铆culos 48, apartado 4, y 115, apartado 11, de la Ley del Impuesto de Sociedades y del art铆culo 49 del Reglamento del Impuesto de Sociedades; en las disposiciones relativas a las AIE; en el r茅gimen de tributaci贸n por tonelaje establecido en los art铆culos 124 a 128 de la Ley del Impuesto de Sociedades y en las disposiciones del art铆culo 50, apartado 3, del Reglamento del Impuesto de Sociedades鈥. Y Espa帽a lo hab铆a puesto en pr谩ctica desde el 1 de enero de 2008.

La clave del caso reside en la identidad de los beneficiarios de la ayuda. Mientras que la Comisi贸n consider贸 que era las agrupaciones de inter茅s econ贸mico, el Tribunal General estim贸 que eran sus inversores, dada la transparencia fiscal de esas personas jur铆dicas. Eran ellos quienes se beneficiaron de las medidas y a quienes iba dirigida la orden de recuperaci贸n impuesta por la Decisi贸n. El Tribunal de Justicia considera err贸nea esta interpretaci贸n. Afirma que las AIE tienen la consideraci贸n de 鈥渆mpresas鈥 a los efectos del art. 107 TFUE, porque ejerc铆an una actividad econ贸mica: adquir铆an buques mediante arrendamiento financiero para fletarlos a casco desnudo y, despu茅s, venderlos. Subraya que solicitaban y disfrutaban del beneficio de la amortizaci贸n anticipada de activos arrendados. Asimismo, renunciaban al r茅gimen ordinario del impuesto sobre sociedades para optar por el de tributaci贸n por tonelaje. Aunque las ventajas se transfer铆an a sus socios, 鈥溾as medidas fiscales controvertidas se aplicaban a la AIE y 鈥 eran las beneficiarias directas de las ventajas derivadas de dichas medidas鈥.

Hay otros tres temas relevantes en esta sentencia. El primero es el concepto de 鈥渆mpresa鈥 a los efectos del art. 107 TFUE. El Tribunal de Justicia reitera la concepci贸n amplia que ya hab铆a mantenido con anterioridad. As铆, afirma que 鈥溾omprende cualquier entidad que ejerza una actividad econ贸mica con independencia del estatuto jur铆dico de dicha entidad y de su modo de financiaci贸n鈥 (p谩rr. 34). En otras palabras, cualquier entidad que ofrezca bienes o servicios en un mercado.

El segundo aspecto relevante es la valoraci贸n de la selectividad de las ayudas p煤blicas en el 谩mbito tributario. La corte europea sigue la doctrina que mantuvo en su fallo de 21 de diciembre de 2016 (C-20/15 P y C-21/15 P), Comisi贸n contra World Duty Free Group. En el apartado 37 de la sentencia califica de ventajas fiscales selectivas aquellas medidas que colocan a los beneficiarios en una situaci贸n financiera m谩s favorable que a los restantes contribuyentes. Explica que 鈥溾 no es necesario que las autoridades nacionales competentes dispongan de una facultad discrecional para concederlas鈥 (p谩rr. 55). Basta que la medida tributaria en cuesti贸n suponga una excepci贸n al r茅gimen com煤n aplicable en el Estado miembro en cuesti贸n. Decide que concurre ese requisito en el caso, puesto que las agrupaciones de inter茅s econ贸mico no habr铆an disfrutado de los beneficios fiscales que impulsaron la creaci贸n r茅gimen tributario aplicable a la construcci贸n de buques en r茅gimen de arrendamiento financiero.

La 煤ltima cuesti贸n que cabe destacar es la interpretaci贸n del requisito de la afectaci贸n a los intercambios comerciales. El Tribunal de Justicia contin煤a con la interpretaci贸n ampl铆sima que ha hecho del requisito. Concurre cuando las empresas beneficiarias participan en el mercado intracomunitario o, sencillamente, 鈥溾o puede excluirse que compitan con operadores establecidos en otros Estados miembros鈥 (p谩rr. 85). Adem谩s, 鈥溾 no es necesario acreditar la incidencia real de la ayuda sobre los intercambios comerciantes entre los Estados miembros y el falseamiento efectivo de la competencia, sino 煤nicamente examinar si tal ayuda puede afectar a dichos intercambios y falsear la competencia鈥 (p谩rr. 86).

 

EL TJUE CONFIRMA LA NULIDAD DE LA MARCA TRIDIMENSIONAL CON FORMA DE UNA TABLETA DE CHOCOLATE (MONDELEZ VS NESTL脡)

 

La sentencia del Tribunal de Justicia de 25 de julio de 2018 (C-84/17 P, C-85/17 P y C-95/17 P) tiene por objeto la marca europea tridimensional

 

La corte europea confirma el fallo del Tribunal General de 15 de diciembre de 2016 que anul贸 el registro de este signo distintivo. En otras palabras, Mondelez ha ganado la batalla a Nestl茅. En efecto, la 煤ltima sociedad registr贸 la marca en la EUIPO en 2006. Cadbury Schweppes plc (actualmente Mondelez) solicit贸 su nulidad en virtud del art. 7.1.b) del Reglamento 207/2009 del Consejo, de 26 de febrero de 2009, sobre la marca comunitaria. La Divisi贸n de Anulaci贸n de la EUIPO le dio la raz贸n en 2011. Pero la Segunda Sala de Recurso de la oficina europea se posicion贸 a favor de Nestl茅 al considerar que hab铆a probado que el signo hab铆a adquirido car谩cter distintivo por el uso. Mondelez recurri贸 contra esa decisi贸n ante el Tribunal General en 2013 y obtuvo una respuesta afirmativa. Esta instituci贸n anul贸 el registro al considerar que no se hab铆a probado que la marca solicitada, que no ten铆a car谩cter distintivo ab initio, lo hubiera adquirido por el uso en todo el territorio comunitario. Ahora el Tribunal de Justicia confirma esa interpretaci贸n.

El TJUE declara que el car谩cter unitario de una marca europea exige que tenga car谩cter distintivo en el conjunto de la Uni贸n Europea para obtener su registro y disfrutar del derecho de exclusiva. El art. 7.1.b) del Reglamento 207/2009 obliga a denegarle esa protecci贸n si carece de fuerza distintiva en una parte de la Uni贸n. Ahora bien, ese requisito puede ser intr铆nseco al signo o ser adquirido posteriormente a consecuencia de su uso (art. 7.3). En el caso se discut铆a precisamente la 煤ltima posibilidad: si la marca tridimensional hab铆a adquirido fuerza distintiva por su uso. El TJUE lo niega, puesto que no se hab铆a demostrado que hubiera conseguido car谩cter distintivo en todo el territorio comunitario. Subraya que no basta que lo haya hecho en una parte significativa del mismo, como pretend铆an Nestl茅 y la EUIPO:

鈥… en lo que respecta a una marca que carece de car谩cter distintivo ab initio en el conjunto de los Estados miembros, tal marca solo puede registrarse en virtud de dicha disposici贸n si se demuestra que ha adquirido car谩cter distintivo por el uso en todo el territorio de la Uni贸n鈥.

Respecto de la prueba, el Tribunal concede que no es necesario acreditar la adquisici贸n de car谩cter distintivo en cada uno de los Estados miembros, considerado individualmente. Tambi茅n es v谩lido demostrar que se ha conseguido ese objetivo globalmente con respecto a todos ellos.

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén