En la sentencia 104/2018, de 1 de marzo, el Tribunal Supremo afirma:

“…por definici贸n, las personas f铆sicas representantes de personas jur铆dicas administradoras de unas sociedades no pueden ser calificadas de administradores de hecho, pues precisamente desarrollan las funciones de su cargo con arreglo a una聽representaci贸n expresamente prevista en la ley.”