Caso De Gea: STS 61/2018

Hace poco m谩s de una semana, la p谩gina web del CGPJ anunciaba la sentencia del caso De Gea, el que fuera portero del Atl茅tico de Madrid y actual guardamenta del Manchester United. Evidentemente, el morbo me pudo y le铆 la decisi贸n del Tribunal Supremo (61/2018, de 5 de febrero). El resultado no es tan interesante como pudiera parecer, aunque s铆 hay alg煤n aspecto que merece rese帽arse. En primer lugar, el Tribunal Supremo no se pronuncia sobre la naturaleza jur铆dica del contrato de representaci贸n deportiva; se remite a sus anteriores sentencias 127/2017, de 24 de febrero y 9/2015, de 21 de enero. Pero s铆 afirma que debe prestarse atenci贸n a los Reglamentos de la FIFA:聽鈥溾unque se trate de normas de naturaleza privada, sirven de referencia para la interpretaci贸n de los contratos sometidos a su 谩mbito objetivo de aplicaci贸n鈥.

Segundo, aplica el criterio exeg茅tico contra proeferentem; es decir, mantiene que debe interpretarse el contrato a favor del jugador y en contra del representante (U1ST SPORT SA) porque 茅ste era un profesional y el primero carec铆a de asesoramiento legal cuando se perfeccion贸 el contrato. Me sorprende que el guardameta no tuviera asesoramiento jur铆dico, pues se trataba de uno de los jugadores de mayor proyecci贸n del f煤tbol europeo. Pero si el TS as铆 lo afirma…

Tercero, U1ST SPORTS SA no ten铆a derecho a la remuneraci贸n pactada en el contrato, sino a la indemnizaci贸n de da帽os y perjuicios. Es cierto que el guardameta incumpli贸 el contrato, y dolosamente seg煤n el m谩ximo 贸rgano judicial espa帽ol. Pero la relaci贸n hab铆a terminado cuando De Gea fich贸 por el Manchester United.

En cuanto a la compensaci贸n de los da帽os y perjuicios, el Tribunal Supremo afirma que debe resarcirse “la p茅rdida de oportunidad”. Es decir, el hecho de que el representante pudiera haber obtenido unos ingresos si el jugador no hubiera incumplido sus obligaciones. Confirma la decisi贸n de la AP.

El 煤ltimo extremo relevante son los intereses derivados de la indemnizaci贸n. Aplica la doctrina del Acuerdo de los Magistrados de la Sala Primera del Tribunal Supremo de 20 de diciembre de 2005:

No debe aplicarse de forma absoluta y como principio el brocardo jur铆dico 鈥渋n illiquidis non fit mora鈥, sino contemplar la razonabilidad de la discusi贸n del deudor; si 茅sta no es razonable, ello implicar谩 la imposici贸n de intereses moratorios al deudor est谩ndose al canon de razonabilidad.

En la sentencia que nos ocupa, el TS asevera que hay que tener en cuenta la razonabilidad del fundamento de la reclamaci贸n, las razones de la oposici贸n, las conducta de la parte demandada en orden a la liquidaci贸n y pago de la deuda y dem谩s circunstancias concurrentes. Concluye que no se devengan intereses moratorios desde la demanda sino desde el pronunciamiento judicial que cuantifica la indemnizaci贸n.

About Carles G贸rriz L贸pez

Professor Titular de Dret Mercantil. Aficionat al cine, a la literatura i a fer esport.
This entry was posted in contractes mercantils and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.